jueves, 5 agosto 2021 18:39

Illa y Sánchez tapan la agenda con ERC: evitan provocar al electorado para hacer el referéndum en 2025

Salvador Illa y Pedro Sánchez cambian el paso en la agenda catalana. Una vez concedidos los indultos, los líderes del PSC y del Gobierno de España tratan de centrar el discurso en la economía.

Lejos quedan las declaraciones sobre las medidas de gracia de Sánchez. Que el PSC de Illa ha ganado un mayor peso con el nuevo Gobierno es incuestionable, especialmente en el núcleo económico y judicial. Y es que, la ampliación de El Prat se ha convertido en un centro de discusión y un buen número de votos dependen de esta infraestructura. Se estima, que esta obra faraónica, rechazada por la Generalitat de ERC, generará el 9% del PIB de Cataluña.

La amnistía y la negociación por traer a los fugados de la justicia, como Carles Puigdemont, quedan en un segundo plano. Los de Illa tratan de sacar de la agenda el espinoso problema de indultar a Puigdemont, cuya figura ha perdido el apoyo de medios de comunicación.

EL PSC TRATA DE RECUPERAR TERRENO EN LAS MUNICIPALES

Sin embargo, será de forma temporal. El PSC la volverá a retomar una vez pasadas las elecciones municipales de mayo de 2023. Lo tendrá fácil para volver a cosechar un buen resultado dentro del constitucionalismo debido a la gran abstención de este bloque. Un hartazgo al que ha contribuido el PSC, que pisotea los derechos de quienes defienden la neutralidad de las instituciones. Sin ir más lejos, los socialistas han evitado apoyar la neutralidad política en las universidades pese a una reciente sentencia condenatoria. Eso sí, los socialistas se escandalizan cuando escuchan “puta Espanya” en TV3.

Pedro Sánchez
Foto: EFE

La nueva hoja de ruta socialista catalana ha dado más peso al PSC en la parte económica del Gobierno, no así en la política, que ha perdido a Miquel Iceta como ministro de Política Territorial y Función Pública. El premio para uno de los principales confidentes de Sánchez ha sido la cartera de Cultura y Deporte, pese a tener ‘sólo’ el título de Bachiller.

Sánchez e Illa han dado más poder a Jaume Collboni. El líder del PSC en Barcelona ahora sí se moviliza y se muestra preocupado por la situación de la economía de Barcelona, pese a aprobar el cobro de impuestos y tasas municipales a bares y restaurantes tras el fin del estado de alarma.

EL PSC EVITA EXIGIR A COLAU EL ACATAMIENTO DE SENTENCIAS JUDICIALES

El primer teniente de alcalde esgrime su agenda pública económica, mientras evita meterse en charcos. Para eso está su fiel escudero Albert Batlle, encargado de la seguridad. Collboni no se pronuncia por la reciente sentencia del Supremo que obliga al Ayuntamiento a colocar el retrato del Rey en el Salón de Plenos, en un lugar preferente y visible. Sin embargo, el PSC no está por la labor de malentonar a su socia Ada Colau.

A cambio, sí mantiene reuniones con el presidente de Aena, Maurici Lucena, y la nueva ministra de Transportes, Raquel Sánchez. La exalcaldesa de Gavà pilotará la ampliación y brindará con sus vecinos al ser uno de los municipios más beneficiados por la faraónica obra.

Por este motivo se ha apartado a Miquel Iceta de las negociaciones con ERC, al menos de forma pública. El exjefe de la oposición en Cataluña fue el artífice de incluir los indultos en la agenda de Moncloa. Ahora, apartado de esta labor, los socialistas buscan un buen resultado electoral en 2023 para conceder después el ansiado referéndum, tal y como hizo Quebec, principal referencia de Iceta.

EL FUTURO DEL PSC, DE LA MANO DE ERC

El PSC, huérfano de poder en los Ayuntamientos pese a mantener algunas alcaldías importantes como la de Barcelona, trata de superar a ERC. Ese es el objetivo a dos años vista. Pero el futuro del PSC y del PSOE dependerán de la movilización ciudadana, más tras los varapalos del Tribunal Constitucional por el confinamiento y las advertencias de Bruselas por tratar de eliminar la independencia del Consejo General del Poder Judicial.

El referéndum pactado no entra en esta agenda debido al problema de comunicar esta decisión a la ciudadanía. El PSC, como ha hecho desde siempre, es uno de los principales problemas de Cataluña. Bajo su mandato se trató de imponer un Estatuto de Autonomía claramente inconstitucional.

Sin embargo, los socialistas no cejan en su empeño de volver a las andadas. Desde siempre, el PSC ha defendido una España federal, con soberanía propia en cada autonomía, pero para ello habría que primero establecer un pacto para modificar la Constitución, un paso que sin el Partido Popular sería prácticamente imposible.

EL GURÚ DEL PSC DESGRANA LA HOJA DE RUTA

Toda esta agenda, ahora pública, la ha dado a conocer Gabriel Colomé, uno de los gurús de Iceta y exasesor del denostado Josep Borrell, exministro de Exteriores. En una entrevista a Catalunya Plural, el profesor ideólogo y exdirector del CIS catalán desgrana la estrategia de Illa y Sánchez para Cataluña. A su juicio, “ERC ha entrado en la lógica de separarse de Junts”. Sin la unidad en el independentismo, el PSC sería el gran beneficiado, además de cargarse políticamente a la denominada derecha catalana.

Antes no pasará. No es posible. No es necesario provocar al electorado

Para este politólogo, ERC es un “partido moderado”, pese a provocar el referéndum del 1-O y mantener la hoja de ruta separatista. El PSC trata de volver a pactar con ellos, pese a renegar de Esquerra en los pactos de Gobierno.

QUIÉN MANDARÁ EN EL NUEVO TRIPARTITO: PSC O ERC

Así, Cataluña se dirige a un nuevo tripartito y la lucha será por conocer si los socialistas tratarán de superar a ERC también en la conculcación de derechos. Cabe recordar que fue con el Gobierno autonómico socialista de 2006 cuando se impusieron las multas a comercios por no rotular en catalán.

Por ello, habrá más prebendas a Cataluña de cara a futuras negociaciones presupuestarias, como se ha hecho hasta ahora. Una de ellas y muy probable, es que sean las autonomías quienes gestionen los fondos europeos de cara al próximo año.

Para este oráculo catalán, la culpa de la situación actual es del Constitucional y su sentencia contra algunos artículos del Estatuto. “La sentencia es, en el fondo, la ruptura del pacto fundacional de 1978“, ha asegurado. Todo ello, sin importar qué se rubricó, con el apoyo explícito del PSC, en ese Estatuto de 2006.

Asimismo, ha asegurado que el independentismo ha alcanzado cotas jamás vistas antes porque el resto de España no quiere a los catalanes. “España nos miraba con admiración, pero todo se rompe en el 2010“, justo en el año en el que el Constitucional llamó al orden a los socialistas.

SÁNCHEZ ABRIRÁ EL MELÓN DEL REFERÉNDUM

Además, ha abierto la puerta a una nueva alianza con ERC. “Cuanto más se consolide Pere Aragonés, menos poder de decisión y influencia tendrá Puigdemont”, ha sentenciado. Y es que, Puigdemont no podrá volver a pisar Cataluña sin una amnistía, mientras Oriol Junqueras y el resto de sentenciados por el ‘procés’ realizan un tour por los pueblos catalanes. De cara a las municipales, esta guerra soberanista se recrudecerá.

Así, el también exconcejal en el Ayuntamiento de Barcelona ha propuesto una nueva votación sobre el Estatuto de 2006, cercenado por su inconstitucionalidad. “El referéndum seguramente será posible cuando Pedro Sánchez revalide la mayoría”, es decir, una vez sea reelegido presidente. “Antes no pasará. No es posible. No es necesario provocar al electorado“, ha afirmado.

“Primero la pandemia y la economía, después la solución catalana”, ha señalado. Más cuando España presidirá la Unión Europea en el segundo semestre de 2023. “Se agotará la legislatura y las elecciones se convocarán para el 2024″, ha augurado.