domingo, 25 julio 2021 18:11

La inacción de Carabante con Filomena, responsable del incendio de la Dehesa de la Villa

Filomena no acabó en enero. Más de siete meses después del intenso temporal aún quedan restos de vegetación que no han sido retirados y que están favoreciendo la propagación de incendios. La ingente cantidad de vegetación muerta que quedó entonces abandonada en los parques madrileños es este verano gasolina ante cualquier chispa. El departamento responsable de esta limpieza es el área de Gobierno de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid liderada por Borja Carabante “guardia urbano” que aún sigue con restos de la gran nevada desperdigados por la ciudad a pesar de ser un potencial peligro para los incendios veraniegos.

No hay que remontarse mucho para ver como esta vegetación no retirada está provocando importantes fuegos. Este mismo fin de semana, el parque de la Dehesa de la Villa ardió en dos ocasiones provocando la devastación de seis hectáreas. Una gran columna de humo asomó por la ciudad universitaria proveniente de este parque que hacía años que no se incendiaba. “Si hubiera estado limpio, no habría ardido de esa manera”, nos cuenta un efectivo del cuerpo de bomberos del Ayuntamiento de Madrid.

“Si hubiera estado limpio, no habría ardido de esa manera”

Más de 200 días después de la gran nevada, que dejó a la capital enterrada bajo hielo y nieve, algunos terrenos de la región aún no han sido limpiados. La portavoz de Más Madrid en el Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, ha lamentado la “dejadez” del regidor madrileño. “Desoyó las previsiones de los expertos ante la tormenta ‘Filomena’, también ha desoído las críticas de expertos y oposición, que llevamos desde febrero advirtiendo de la necesidad de limpiar la ciudad para evitar incendios dramáticos“, ha replicado la concejala madrileña.

EL AYUNTAMIENTO RECONOCE QUE HACE FALTA MANTENIMIENTO

“La mayor parte de los materiales de ‘Filomena’ sí están recogidos”, ha explicado Begoña Villacís a la vez que reconoce que hay algunos restos de vegetación que aún faltan por limpiar. Y no hay nada más que ver la Dehesa días antes del incendio en la que reinaba la hierba seca alta y la maleza que incrementan el riesgo de incendio, un peligro que podría ser evitado si el ayuntamiento madrileño realizará tareas de desbroce.

Además, la vicealcaldesa de Madrid ha recalcado que “lo que hay que hacer ahora es trabajar en el mantenimiento”. Un mantenimiento que debe llevar el área liderada por Carabante “guardia urbano” para evitar estos incendios capaces de arrastrar hectáreas de zonas verdes urbanas de la capital.

Asimismo, la ola de calor, la falta de humedad, el viento y los restos dispersos de Filomena son el coctel perfecto para estos incendios estivales. Es por ello que la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, ha llamado a extremar las precauciones este verano tras los incendios en la Dehesa de la Villa en este “año difícil” refiriéndose a Filomena.