domingo, 19 septiembre 2021 21:26

Trucos para enfriar un coche que ha estado aparcado en el sol

En verano, es muy normal que las temperaturas sean altas, incluso mayores a 30 grados. Cuando esto sucede, se puede convertir en todo un martirio el tener nuestro coche aparcado en el sol, pues el interior se convertirá en un horno y será muy complicado de enfriar. Sin embargo, no es imposible hacerlo si conocemos los trucos adecuados.

Si vives en una ciudad en las que las cocheras son demasiado caras o has salido de visita, a un centro comercial, etc. y no has podido llevarlo al garaje, es muy probable que hayas tenido que estacionar tu vehículo justo en el exterior, donde el calor es mucho más fuerte y más palpable cuando nos montemos en el coche.

Cuando lo vivimos, echamos mano del aire acondicionado, aunque existen alternativas. Descubre algunos trucos para enfriar un coche que ha estado aparcado en el sol.

La temperatura del coche cuando lo aparcamos al sol

temperatura coche

¿Conoces el efecto invernadero? Es el que se produce en el interior de nuestro coche cuando lo hemos tenido expuesto a altas temperaturas. Estas se pueden considerar las que superan los 30 grados en el exterior, algo demasiado común en el verano y contra lo que poco podemos hacer. En el interior de nuestro vehículo, de hecho, se sentirá como si estuviéramos a 10 grados más de lo que marca el termómetro, por lo que es necesario enfriar el habitáculo antes de ponernos en marcha.

Para hacerlo, podemos abrir las ventanillas con movimiento de las mismas. Sí, uno de los trucos es abrir la ventanilla del lado derecho y, más tarde, abrir la del izquierdo. Mientras tanto, debemos agitar unas cinco veces la puerta de forma muy rápida, con el objetivo de succionar el aire frío que se encuentre en el exterior. Después, repetimos un par de veces y notaremos cómo va descendiendo la temperatura.

Esta acción produce un efecto por el que llega aire frío al interior de nuestro coche, mientras este expulsa el aire caliente que se ha quedado concentrado. El fin es enfriar el metal interno, así como los plásticos. Si vas acompañado, se puede repetir la acción en la parte trasera para mejorar los resultados.