domingo, 19 septiembre 2021 20:38

El PSOE-M adelantó el congreso a octubre porque Sánchez ya tiene claro a quién se lo dará

Hay unas cuantas candidatas, pero lo curioso es que Pedro Sánchez haya decidido adelantar a octubre el congreso socialista que estaba previsto para diciembre. La salida del exdiputado Ángel Gabilondo (forzada, por supuesto) ha dejado al PSOE de Madrid completamente descabezado. El partido ya lo previó y llevó a Hana (alias Kamala) Jalloul a la lista electoral socialista para recoger el testigo del catedrático cuando abandonara el barco. El problema es que una vez recogió el bastón de mando, parece que no ha convencido a nadie, ni siquiera a los suyos. Y con este fiasco encima de la mesa, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha decidido adelantar el congreso socialista unos meses para afrontar la recuperación y la campaña electoral más larga de la historia sin rencillas internas.

No es casual que Sánchez haya adelantado el congreso. Tener meses de por medio lo único que hacía era alimentar las esperanzas de algunos ambiciosos alcaldes, diputados y dirigentes del PSOE-M. La «telealcaldesa» de Getafe, Sara Hernández, es una de ellos. Pero como ella, hay muchísimos más que se plantean que podrían tener posibilidades para ponerse al frente del PSOE. Y otros, los menos egocéntricos, simplemente se plantean lanzarse a la carrera solo por ver si rascan algo de popularidad en los medios para conseguir más visibilidad y posibilidades de crecer a nivel político. Sea como sea, el que el PSOE-M esté sin un líder claro hace que haya movimientos internos en el partido, conjuras y alianzas y esto no gusta nada a Moncloa.

Sánchez tiene claro quién quiere que lidere el PSOE en Madrid. Al menos es lo que deslizan las fuentes del partido. Hay quien asegura que será la ministra de Industria, Comercio y Turismo, María Reyes Maroto, quien bajará a los infiernos autonómicos para ser la candidata que amenace el imperio de Isabel Díaz Ayuso. Hay algunos aventurados que directamente apuestan por la ministra de Defensa, Margarita Robles, y otros que directamente creen que será la descafeinada Hana Jalloul la que tome las riendas del partido. Sea como sea, lo que sí que tienen claro todos es que será quien elija Sánchez. Y quien elija será una mujer. De esto nadie desliza la más mínima duda.

Que se haya adelantado el congreso de diciembre a octubre es una táctica del presidente alimentada por dos razones. La primera, porque no quiere que haya más movimientos internos ni pretensiones absurdas como la de la «telealcaldesa» de Getafe. Este tipo de rencillas generan enfrentamientos y conjuras que solo perjudican al partido y Sánchez quiere acabar con eso antes de que se enquiste. Y la segunda, porque el presidente socialista tiene absolutamente claro quién debe ganar esa pretensión a liderar el PSOE-M. Con todo esto sobre la mesa, era absurdo a ojos de Moncloa el mantener y prolongar durante tres meses más una decisión que ya está tomada. Solo se deja el verano como respiro.

La mala noticia es que no parece que quien estaba llamada a liderar el PSOE de Madrid y a sustituir a Gabilondo vaya a ser la piedra angular sobre la que se construya el nuevo partido en la capital. Hana Jalloul fracasó en el debate de investidura. «Fue lamentable», declaran algunas fuentes del PSOE. El discurso lleno de clichés de la portavoz socialista no convenció a nadie e hizo correr el rumor de que «así no podrían ganar las elecciones». Hana pierde apoyos por momentos excepto los de aquellos diputados que saben que están en la cuerda floja.

El PSOE, al mismo tiempo, no quiere que haya interferencias en su nueva hoja de ruta. Sánchez ha preparado todo para que estos dos años sean solo de buenas noticias para su electorado. Y cuando dice todo, dice todo. El problema es que tiene algunos flecos sueltos que no se puede permitir, y uno de ellos era la decisión de quién será la elegida para derrocar a la presidenta popular que tanto daño le ha hecho a Sánchez en las encuestas. Sea como sea, el partido no quiere ninguna interferencia por rencillas internas que manche sus buenos titulares y esto implica imponer un liderazgo claro en la Comunidad de Madrid. Sea quien sea, una vez tome el control, no habrá más noticias del PSOE en la capital hasta los próximos comicios.

LA CANDIDATURA DE LA TELEALCALDESA

Presidir el PSOE-M es una batalla que aún queda por librar. Para ello, el próximo otoño los socialistas madrileños elegirán a su líder que encarará la renovación del partido tras el batacazo en las urnas. Y precisamente este es el cargo con el que sueña la regidora de Getafe, Sara Hernández Barroso que desde la alcaldía teletrabajando está intentando hacer campaña para alzarse con el control del partido a nivel regional en vez de ocuparse de lo que ocurre en su ciudad según fuentes municipales.

El Partido Popular en Getafe ha criticado estas pretensiones de la alcaldesa getafense y no han dudado en asegurar que Sara Hernández “hace un uso partidista” de las instituciones municipales y “está muy preocupada por hacerse con las riendas del PSOE-M”. Y es que el objetivo de Hernández es renovar el POSE madrileño a través de la experiencia municipal y que mejor candidata que una alcaldesa de una ciudad madrileña de 185.000 habitantes para hacerlo.

Incluso, la primera edil de Getafe ha lanzado, junto al alcalde de Fuenlabrada, Javier Ayala y la regidora de Alcorcón, Natalia de Andrés, una web titulada ‘Rearmar para Gobernar‘ que trata de dar ideas para liderar la Comunidad de Madrid al igual que se gobierna en estos tres grandes municipios. En esta página de Internet, los tres ediles no esconden sus pretensiones de liderar el partido: “Cuando hayamos diseñado el proyecto con el que vamos a conseguir la confianza de los madrileños y las madrileñas para construir el futuro, podremos hablar de candidaturas. Y deberemos hacerlo tras un debate propio de Madrid, sin tutelas de nadie y construyendo de abajo a arriba, desde las bases y las agrupaciones; solo un proceso que cuente con una amplia participación que ilusione, investirá de legitimidad al equipo que reciba el encargo de dirigir el partido hacia el futuro“, toda una declaración de intenciones que en Sara Hernández se acentúan según fuentes municipales.