miércoles, 27 octubre 2021 22:39

ERC y JxCat colocan a esposas, familiares e históricos en el Govern

Nuevo Govern y la misma vieja política. La Generalitat de Cataluña mantiene el triste honor de ser una gran agencia de colocación para expolíticos, purgados en legislaturas pasadas, familiares con relación directa, cónyuges… Todo es posible en el organigrama de los altos cargos del Ejecutivo catalán, que cuesta la friolera de 25 millones de euros anuales.

Los salarios en esta gran empresa pública ‘familiar’ van desde los 130.250 euros que cobra Pere Aragonés a los 30.398,64 euros brutos anuales que perciben los secretarios. Sin embargo, el salario que más se repite son los 87.456,36 euros que ingresan los directores generales. Los puestos se asignan a dedo, son nombramientos de confianza y no es obligatoria su justificación para el puesto. Es una cultura donde el amiguismo y el enchufismo están a la orden del día.

DOS MUJERES DE EXCONSEJEROS ESTÁN EN EL NUEVO GOBIERNO CATALÁN

La Generalitat comenzó a elaborar su nuevo organigrama el pasado 24 de mayo. Desde entonces, se han designado 238 altos cargos dependientes del Govern, de un total de 324, según los datos de Transparencia consultados por MONCLOA.

EVENTUALES CON MÁS DE UNA DÉCADA EN EL GOVERN

Pese a ser eventuales en su mayoría, hay algunos miembros, como Jordi Menéndez, responsable de la Oficina del expresidente, desde hace más de una década. Este histórico socialista ha asistido a Josep Montilla, Artur Mas, Carles Puigdemont, Quim Torra y lo seguirá haciendo con Pere Aragonés. Su salario es uno de los más elevados del Govern, especialmente por la confidencialidad del cargo. Menéndez se embolsa 105.676,38 euros brutos anuales, 12.000 menos que un consejero.

ERC
Pere Aragonès, presidente de la Generalitat

En esta oficina se encuentra también Maria-Reis Quinzaños, la secretaria mejor pagada del mundo. Su inicio en el Govern data desde 2016, según el citado portal de Transparencia. Pese a ser la secretaria de Artur Mas, el Govern ha decidido mantenerla en ese puesto con el mismo salario que su compañero Menéndez. Ambos responsables perciben más que un director general en cualquiera de los departamentos.

Dentro de este Govern se encuentran otros viejos conocidos de la política catalana, personas que han vivido en su mayoría de los impuestos pagados por los residentes en Cataluña. Algunos de ellos, como Marina Borrell Falcó, nombrada ahora asesora especial en materia de Acción Exterior, fueron fulminados con la aplicación del 155, pero la Generalitat no ha tenido reparo alguno en encontrarle un puesto más adecuado. En el caso de Borrell, 57.466,4 euros son más que suficientes para una eventual.

EL EX JEFE DE PRENSA DE ARTUR MAS CONTINÚA CHUPANDO DEL BOTE PÚBLICO

También aparece Joan María Piqué, el jefe de prensa de Interior de la Generalitat y antes lo fue del mismo Artur Mas. Su lealtad siempre ha tenido premio en la antigua Convergéncia Democràtica de Catalunya (CDC) y ha obtenido el respaldo de los actuales dirigentes de JxCat. Se encarga ahora de la dirección general de análisis y planificación estratégica de la acción exterior, con un sueldo bruto de 87.456,36 eurazos, casi 20.000 más de los que percibe el jefe de prensa de un consejero, con 69.979,32.

Piq es conocido por las barbaridades y exabruptos que suele vomitar en las redes sociales. Su sueldo se iguala prácticamente al del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y ha pasado por otros cargos de confianza, entre ellos asesorar a Ramón Tremosa, uno de los diputados en el Parlament más cañeros en el bloque independentista. Tremosa no ha tenido reparo en difundir datos falsos sobre España, como el supuesto déficit fiscal de 16.000 millones.

LA COLOCACIÓN DE ESPOSAS DE EXCONSEJEROS EN CARGOS DE CONFIANZA DE LA GENERALITAT

Entre los nombramientos actuales también destaca la esposa del exconsejero de ERC Carles Mundó. Anna Marta Roca asesora ahora a Joan Ignasi Elena, consejero de Justicia. Su marido estuvo al frente de la misma Consejería y fue inhabilitado por desobediencia por el Tribunal Supremo. Su nombramiento se hizo público el pasado 1 de julio, según el Diario Oficial de la Generalitat, pero el portal de Transparencia aún no ha actualizado el cargo.

No es la única ‘mujer de’ que ha obtenido el puesto con altos salarios. La Generalitat nombró a dedo el pasado 10 de junio a Cesca Domènech como directora general de Acción Cívica y Comunitaria del Departamento de Derechos Sociales, controlado por JxCat. Domènech es la mujer del exconsejero Miguel Buch, el exconsejero de Interior cuestionado por diversas actuaciones policiales. El sueldo de la mujer de Buch alcanza también los 87.456,36 euros.

En el listado aparecen nombres con los mismos apellidos que expolíticos y exconsejeros. Uno de ellos es Xavier Baiget Cantons, director de Serveis, con un sueldo de 87.456,36 euros brutos. Sus dos apellidos coinciden con el exconsejero de Empresa Jordi Baiget, que estuvo en el cargo entre 2016 y 2017. ¿Casualidad?

Otras coincidencias son los hermanos Antoni y Jordi Font Renom, que trabajan como director general de Memoria Democrática y asesor de planificación estratégica en la Consejería de Justicia. Ambos cargos se nombraron con apenas una semana de diferencia, a mediados de junio de este año. Los dos cobran también 87.456,36 euros.

SUELDOS E HISTÓRICOS DE PARTIDO EN LA GENERALITAT

Los nombres se repiten en los diferentes listados de los altos cargos de la Generalitat, como es el caso de María Matilde Villarroya, ahora en la Secretaría de Economía y antes en la Consejería de Empresa. Curiosamente, el cambio se produce de una Consejería de JxCat a otra controlada ahora también por JxCat. Su jefe es Jaume Giró y su sueldo es de 91.242,4 euros.

Otros cargos los ocupan cargos internos de partido. David Mascort es uno de estos exponentes. El secretario general de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural es también el presidente de la Federación Regional de Girona de ERC.

Por otro lado, hay quienes han desaparecido del listado. La hermana de Josep Guardiola, delegada en la ‘embajadita’ de Países Nórdicos no aparece en el portal de Transparencia. Francesca Guardiola fue una de las enchufadas en estos organismos, algunos de ellos investigados, hace justo dos años. Sin embargo, la Generalitat mantiene abierta dicha embajada, según se desprende de la página web.

Hay más ejemplos de este despilfarro público que cuesta a los catalanes 25 millones al año. El más longevo de todo el personal es José Luis García, quien dirige la Asesoría Jurídica desde 2004. Su sueldo es de 87.456,36 euros.