miércoles, 22 septiembre 2021 20:33

Podemos difunde falsedades y hace de oposición para fundir la subida de la luz

Los altos precios de la luz han desenmascarado a Podemos. El socio del PSOE en el Gobierno, culpa a las eléctricas y a las políticas del PP de la situación en el mercado eléctrico. Para ello, los ‘morados’ de Ione Belarra han plagiado un vídeo para explicar la subida de la luz, un infantil ejemplo basado en la comparación del complejo mercado eléctrico con una pescadería, donde se vende todo el género a «precio de percebe«.

«Antonio tiene una pescadería y se le ha ocurrido una pedazo de idea», inicia el vídeo la formación dirigida ahora por Ione Belarra. ¿En qué consiste? básicamente en cobrar todos los productos al precio más caro ofrecido, una burda comparación con el sistema marginalista impuesto en España desde hace décadas.

esta estafa se podría impedir mañana con Real Decreto-ley

Este pescadero «va a cobrar todos los productos de su tienda a precio de percebes«. Que un consumidor quiere merluza, pues la abona a precio de percebes; que quiere boquerones, a precio de percebes… Y así con todos los tipos de pescado que se venden en el establecimiento. Sin embargo, este argumento es una falsedad. El motivo es que todos los tipos de pescado son el mismo producto: electricidad, independientemente de su procedencia.

Para Podemos, Antonio, representado como una eléctrica, es un tipo «tan listo, tan listo como los de las grandes eléctricas con su oligopolio«. Todo para «acabar ya con el timo de los beneficios caídos del cielo y así bajará la factura de la luz».

LA BURDA EXPLICACIÓN DE PODEMOS OLVIDA LOS IMPUESTOS Y OTROS COSTES

La explicación del partido político es una burda manipulación del por qué los altos precios de la luz. No se hace mención ni a los derechos del CO2, impuestos por Bruselas, como tampoco a los conceptos incluidos en la factura eléctrica y que nada tienen que ver con el consumo. Además, tampoco se entendería, bajo el criterio de la formación morada, por qué existen horas valle y picos en los precios, si todo se cobra al precio más elevado.

Lo único claro es que el partido que forma parte del Gobierno aún no ha actuado tras año y medio en el poder, y eso que llevaban en su programa electoral varias medidas sobre el precio de la electricidad. Sin embargo, ahora se quejan, como si fueran parte de la oposición. Gobierno y oposición al mismo tiempo. Ni ellos mismos se aclaran.

Independientemente de su desnortada posición política, el sistema eléctrico es un verdadero laberinto, donde el Gobierno tiene la potestad para poder rebajar la factura directamente, sin esperar a que otros actúen antes. La simplificación de Podemos elude el gran listado de impuestos que se añaden en la factura y la responsabilidad política. Si fuera por la política del PP, ¿por qué ha mantenido el mismo sistema desde que pactaron con los socialistas su entrada en el Ejecutivo? ¿Por qué no se ha bajado el IVA hasta hace tan sólo unas semanas tras año y medio en el poder? ¿Por qué no se han bajado los impuestos y retirado de la factura costes que no corresponden con el consumo de la energía? Son respuestas que ni el Gobierno ni Podemos como partido han respondido hasta ahora.

PODEMOS ATRIBUYE TODOS LOS BENEFICIOS DE LAS ELÉCTRICAS POR SU ACTIVIDAD EN ESPAÑA

Otra de las falsedades de Podemos es atribuir a las eléctricas el 100% de sus beneficios mundiales a su actividad en España. Así, aseguran que han obtenido miles de millones de euros únicamente en España, pese a que la inmensa mayoría de las grandes corporaciones tiene la mayoría de su actividad fuera de este país. Iberdrola, por ejemplo, genera beneficios en EE UU, Reino Unido y otras áreas geográficas, lo mismo que Naturgy. Según Pablo Echenique, secretario de Programa de Podemos, «esta estafa se podría impedir mañana con Real Decreto-ley«. ¿A qué espera entonces si están en el Gobierno? Una nueva bravuconada para culpar a las energéticas de todos los males.

Sin embargo, Echenique no explica que el 70% del total de la factura de la luz de los consumidores son impuestos y costes regulados. Asimismo, dentro de la tarifa eléctrica hay múltiples partidas que nada tienen que ver con el consumo de energía. Es decir, el consumidor abona por costes e impuestos que nada tienen que ver con su consumo.

El problema es que cuando el precio mayorista se ha mantenido en precios bajos, los consumidores apenas notan la caída debido a la excesiva recaudación de impuestos. Tanto es así, que en la factura eléctrica se llega a pagar el IVA de gravámenes. Un sinsentido.

Asimismo, cada una de las fuentes de generación de electricidad tiene sus propios impuestos. En el caso de la nuclear, un 60%; mientras que la hidráulica contabiliza un 25%. Asimismo, todas ellas llevan el IVA, bajado de forma excepcional por el Gobierno al 10% frente al 21% anterior. En el programa de Podemos se estipula un ingreso mínimo por la generación de energía nuclear, como en Francia, pero tras año y medio en el poder no lo ha cumplido.

LOS BENEFICIOS CAÍDOS DEL CIELO PARA HACIENDA

Por otro lado, la formación tampoco ha abierto el debate sobre si procede a bajar los impuestos inherentes en la factura, a excepción del IVA y el 7% de la generación de la electricidad. Una vía que la ministra de Energía, Reyes Maroto, trata de explorar tras dos meses con los precios de la luz por las nubes. Además, la tendencia apunta que el recibo será cada vez más caro en los próximos meses debido también a la especulación con los derechos de emisión de CO2.

Por el momento, el único que ha salido ganando con esta subida vertiginosa ha sido el propio Ejecutivo. Pese a la bajada del IVA, los precios se han disparado tanto que el Estado recauda aún más. Un beneficio caído del cielo para Hacienda, y que Podemos se niega a repartir entre los consumidores.

El Estado ha recaudado un 33% más por el IVA respecto al pasado año. Aún así, con tan sólo 10 puntos únicamente a los consumidores, el IVA en España continúa siendo el más elevado de toda la Unión Europea. Y es que, restaurantes, bares y hoteles continúan abonando el 21%, casi cuatro veces más que en Alemania o Francia. En total, Hacienda se ha embolsado 8.500 millones frente a los 6.350 del pasado año únicamente por la energía.