miércoles, 27 octubre 2021 17:06

La Sexta mantiene la purga a los tertulianos conservadores con el exilio a Marhuenda

Si hay algo que se comenta en cualquier rincón relacionado con la política es que no hay miembro de un ayuntamiento, comunidad autónoma o dirigente del Gobierno que no esté pendiente las 24 horas de lo que dice La Sexta. Quizá por eso el Ejecutivo ha puesto el ojo en un programa que llega a millones de españoles llamado La Sexta Noche y quizá por eso la cuota de tertulianos conservadores se ha visto sorprendentemente reducida. La semana pasada, tanto Eduardo Inda, director de OKDiario, como Francisco Marhuenda, director de La Razón, desaparecieron de elenco de periodistas que conforman el programa. Sin embargo, y pese a que el diario El Plural anunció a bombo y platillo que ambos regresarían a la conocida cadena este fin de semana pasado, Marhuenda sigue ausente y sin invitación. Fuentes consultadas por MONCLOA.com aseguran que esto se debería a presiones políticas y a un intento de reducir esta temporada la cuota de comentaristas conservadores en el conocido programa. Una de las señas de identidad de La Sexta Noche habia sido hasta la fecha la confrontación de opiniones entre los tertulianos conservadores y los progresistas. Ante el empate técnico en las encuestas entre PSOE y PP, y el nerviosismo del Gobierno con el caos en el recibo de la luz, la dirección de la Sexta habría optado por mantener la cuota progresista pero reducir drásticamente la conservadora.

Marhuenda, un clásico entre los comentaristas que conformaban el elenco de La Sexta Noche, ha desaparecido. No porque él no tenga ganas de mantener su presencia en los medios, sino porque no tiene invitación alguna por parte de la conocida cadena de televisión. El director de La Razón solo lleva una semana fuera del programa, pero ha sido suficiente para que las fuentes indiquen, valga la redundancia, la razón por la que el periodista ha dejado de ser bienvenido en La Sexta después de años colaborando con varios programas del canal. Estas fuentes deslizan que las presiones políticas estarían detrás de la decisión que han tomado desde la dirección del programa. Y pese a que diarios progresistas como El Plural aseguraran que tanto Inda como Marhuenda volverían al ruedo, lo cierto es que tan solo el director de OKdiario ha regresado al butacón de La Sexta Noche la pasada semana.

Esto no es la primera vez que pasa. Que programas, tanto de radio como de televisión, prescindan de colaboradores no es nada nuevo. Lo que sí ha llamado poderosamente la atención es que se haya prescindido en este caso de tan solo los dos periodistas conservadores más conocidos que conformaban el elenco del programa. Su ausencia en el plató durante la semana pasada desató una oleada de críticas por parte de algunos políticos y otros televidentes que no entendieron que esta ausencia, además, coincidiera con el revuelo causado por la denuncia falsa de un joven que aseguró haber sido víctima de una agresión homófoba para después reconocer que se trató de un acto sexual consentido. «¡Vaya! Justo hoy, que se habla de #ElBuloDelCulo, no veo ni a Eduardo Inda ni a Francisco Marhuenda. Y llevan años los dos allí todos los sábados. ¿A qué están jugando en La Sexta Noche?», se preguntaba la diputada del Partido Popular de Madrid Almudena Negro.

Entonces se habló tanto en las redes sociales como en los pasillos de algunas sedes políticas de censura y de falta de libertad de expresión y La Sexta acudió a frenar los rumores filtrando que volvería a fichar a sus antiguos colaboradores. El problema es que pese a que Marhuenda sigue sin recibir una llamada por parte de La Sexta; algo que llama la atención dada la estrecha relación que ha mantenido el programa con el director de La Razón, pues ya es un conocido tertuliano y comentarista no solo en La Sexta, sino en prácticamente todas las cadenas de televisión.

Según el presentador, la ausencia de Inda y de Marhuenda se debía a que querían «rotar de tertulianos». Parece que la rotación sólo afecta a los tertulianos de derechas.

El programa conducido ahora por el periodista José Yélamo ha salido también a justificar por qué la cadena televisiva ha tomado esta extraña decisión. Según el presentador, la ausencia de Inda y de Marhuenda se debía a que querían rotar de tertulianos para que no fueran siempre los mismos. Un dinamismo que Yélamo no ha debido explicar del todo bien dado que tan solo un par de días después de dar esta explicación ha vuelto a fichar a Inda mientras ha mantenido a Marhuenda en la nevera.

Por el momento, ambos comentaristas han mantenido el silencio respecto a lo ocurrido. Quienes sí han levantado la voz han sido políticos y seguidores del programa que no han dejado pasar la oportunidad de señalar el extraño movimiento que ha hecho La Sexta, pues si se trata de dinamismo, esta rotación solo ha afectado a comentaristas del ala derecha. Los tertulianos progresistas, de momento, no parecen haber sufrido cambios. Craso error ya que el éxito del formato precisamente estaba en la igualdad de fuego entre los bandos que ahora queda muy mermada. Por lo que se entiende, en detrimento de la calidad del producto y la audiencia, que Yélamo solo precisaba de dinamismo en el ala conservadora del plató.

Todo esto no es nada nuevo. De hecho, a pocos les sorprendería este intento por parte del Gobierno de «allanar» el camino, tal y como deslizan fuentes políticas. El Ejecutivo comenzó a principios de verano a urdir un plan para mejorar su imagen. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y su equipo más estrecho entendieron que no podían acabar la legislatura sin el apoyo de los grandes poderes mediáticos. Colocar en el consejo de administración del Grupo PRISA a Miguel Barroso (exmarido de la antigua ministra de Defensa Carme Chacón) fue un claro paso para buscar apoyo en medios como La SER o El País. Y estos movimientos que se dan en La Sexta irían, según las fuentes consultadas, en la misma dirección. La salida de Javier Moreno como director de El País y el nombramiento de Pepa Bueno es fruto de este nuevo giro editorial del diario, tal y como explican fuentes del periódico a MONCLOA.com. Y lo de Marhuenda, especulan, puede ser fruto de lo mismo.