jueves, 28 octubre 2021 10:51

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias dejan sin influencia política a Jaume Roures

El empresario mediático más favorecido por el zapaterismo, Jaume Roures, está caído en desgracia desde que el PSOE recuperó el poder en 2018. Y es que el mandamás de Mediapro, muy asustado porque su gigante audiovisual ha entrado en pérdidas, no ha conseguido los favores políticos que esperaba.

Este hecho se evidenció cuando Roures denunció que La Moncloa maniobró en favor de Prensa Ibérica en la subasta que se abrió por los medios del Grupo Zeta, que poseía el influyente El Periódico de Catalunya.

El productor también está cariacontecido al advertir que Mediapro ya no es reclamada para hacer los espacios favoritos del Gobierno en TVE. Y es que LaCoproductora de José Miguel Contreras se quedó ‘Las cosas claras’, que fue un encargo directo de Iván Redondo en su particular pulso contra el Grupo Planeta.

PABLO IGLESIAS SE DISTANCIA DE ROURES

Pablo Iglesias trabajó muchos años para Roures con el espacio de entrevistas ‘Otra vuelta de Tuerka’. Pero el exvicepresidente del Gobierno parece haberse distanciado del magnate ya que su vuelta a los medios no ha estado ligada a Mediapro.

Iglesias ha fichado por medios como la Cadena SER (Prisa), RAC1 (Godó) y los pequeños Ara, Gara y Ctxt. El fundador de Podemos ya no escribe para Público ni realiza espacios televisivos para Público TV.

LA ESTRATEGIA DE IGLESIAS

Iglesias ha regresado a los medios apostando porque Unidas Podemos haga pinza con las fuerzas nacionalistas para hacer frente a la intención del PSOE de no cumplir las medidas más sociales de su acuerdo programático con la formación morada.

El politólogo dice que «las izquierdas diferentes al PSOE en todo el Estado deben aumentar su colaboración y compartir espacios de reflexión estratégica. Creo que deben asumir que la alianza de gobierno con el PSOE es, en esta coyuntura, necesaria para proteger la democracia e implementar la justicia social mediante políticas públicas«.

Y asegura que «frente al proyecto reaccionario que, de llegar al gobierno, combinará el más feroz neoliberalismo con el asalto a las competencias autonómicas y la persecución de los independentistas, la izquierda debe explorar vías confederales para la re-organización de un Estado compartido, más acordes con la plurinacionalidad y la voluntad de los distintos pueblos del Estado«.

«Aunque algunas de estas fuerzas políticas puedan competir electoralmente, pienso que deberían acordar una hoja de ruta común en la negociación con los socialistas», afirma.

ERREJÓN SE BORRA DEL PACTO

En ese acuerdo progresista podría no estar Íñigo Errejón, que en su libro ‘Con todo’ echa pestes de Podemos: «Llegó un día en el que el camino es una espiral descendente de mierda. Las ejecutivas eran los lunes. Del tiempo que pasé en América Latina se me jorobó el estómago. Pues me levantaba cada lunes con arcadas. Tenía auténtico rechazo físico a ir a la sede».

El líder de Más País también se ha mostrado muy crítico con los más fieles hacia su antiguo amigo y hoy enemigo político: «Se pegan a Pablo, le acompañan, asienten. Comienzan a decir que no está cuidado y que ellos le cuidan. No hay sistema caudillista sin corte».

El diputado dejó claro en una entrevista concedida a ‘El Intermedio’ de La Sexta que le gustaría que Más País continúe su camino en solitario de cara al futuro: «Me gustaría ser capaz de construir una fuerza política verde y de futuro, que tenga capacidad de disputar el concepto de libertad a las derechas, y ser militante de esa fuerza».

Errejón asegura que Podemos «se desangra en los territorios, ha perdido la mitad de su peso en el Congreso en tan solo tres años y ya no es en modo alguno el faro intelectual y cultural de la vida política española que fuese. Pero sus dirigentes se sientan en el Consejo de Ministros, y pocas cosas generan tanto poder como la apariencia de poder«.