miércoles, 1 diciembre 2021 07:30

Inmaculada Sanz recurre a la «técnica del avestruz» con el pufo de las oposiciones a Policía

El trabajo de 112 policías municipales madrileños peligra por un error en las bases de la oposición de 2019. En dicha convocatoria, el Ayuntamiento de Madrid debía reservar un 20% de plazas para los militares, tal y como estaba estipulado en el convenio firmado por la corporación anterior. Sin embargo, tal porcentaje no se hizo efectivo y los militares perdieron sus plazas reservadas que fueron ocupadas por 112 policías municipales cuyo trabajo peligra ya que este asunto ha sido llevado a los tribunales. El Ayuntamiento de Madrid, a través del Área Delegada de Emergencias liderada por Inmaculada Sanz, es la institución encargada de responder y solucionar este conflicto. Sin embargo, Inmaculada ha optado por hacer la «técnica del avestruz» y esconder la cabeza para que sean los jueces los que solucionen este embrollo que podría solucionarse llegando a un acuerdo en alguno de los despachos de Cibeles.

La solución a este conflicto entre los militares y los policías municipales que obtuvieron su plaza en la oposición de 2019 pasa por las manos de las instituciones capitolinas. La Policía Municipal es competencia del Área de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid liderada por Inmaculada Sanz, una de las manos derechas de José Luís Martínez-Almeida. Esta área municipal tiene entre sus competencias la de acordar las bases de las convocatorias de oposiciones a Policía Municipal y es responsabilidad suya velar por el cumplimento de las mismas en la celebración de la convocatoria.

En 2019, con Manuela Carmena al mando de la institución municipal, no se respeto el cupo reservado a los militares en dicha oposición. El Ayuntamiento de Madrid no impuso las condiciones acordadas en el convenio firmado por el Ministerio de Defensa y la institución municipal madrileña. Es por ello que desde la Asociación de la Tropa y la Marinería (ATME) han denunciado ante la Justicia que se han «violentado sus derechos» al no respetar el cupo acordado.

Para solucionar este embrollo jurídico, los militares proponen que se firme un acuerdo de una convocatoria exclusiva y que se respete el cupo acordado en la próxima convocatoria de oposiciones. ATME propone que se firme un acuerdo con las anteriores condiciones en el Ayuntamiento de Madrid y así poner fin al conflicto. «Este problema podría solucionarse con una firma en el despacho del alcalde«, destaca el presiden de ATME, Marco Antonio Gómez. Sin embargo, desde ATME aún no ha recibido respuesta de las autoridades municipales madrileñas a pesar de haberse puesto en contacto con ellas en numerosas ocasiones. Inmaculada Sanz ha optado por la «técnica del avestruz».

LA BATALLA JUDICIAL

Ante la inanición del consistorio madrileño por dar cumplimiento a lo acordado, la Asociación de la Tropa y Marinería Española (ATME) decidió poner en manos de los tribunales este asunto. «Obviaron el convenio firmado y se nos privó de nuestro derecho a optar a esas plazas, se ha incumplido la ley y por ello vamos a mantenernos firmes ya que no nos vamos a dejar pisotear», traslada a MONCLOA.com el presidente de la Asociación de la Tropa y Marinería Española (ATME)Marco Antonio Gómez.

Esta batalla judicial se ha saldado con la victoria por parte de ATME. El Ayuntamiento de Madrid ha perdido tres juicios en los que ha sido condenado en costas. Fuentes de la asociación militar apuntan que no entienden como el consistorio continúa la batalla judicial si solo con voluntad política podría solucionarse el asunto.

A pesar de los tres juicios perdidos, la batalla judicial continúa. Dos de los 112 policías municipales, que obtuvieron la plaza en 2019, han decidido elevar a titulo individual este conflicto al Tribunal Supremo. Ante tal recurso que prolonga la batalla judicial, ATME ha decidido pedir la nulidad de la convocatoria, aunque no era lo que deseaban en un primer momento. Cabe destacar que los militares no quieren perjudicar a las familias de los policías que obtuvieron su plaza en 2019, pero quieren que se cumpla lo acordado entre las instituciones en el que se reservaban el 20% de plazas para los militares.

El cuerpo policial municipal es una salida muy demandada dentro de las Fuerzas Armadas. En la Policía Local existen contratos fijos y los sueldos son más elevados que en la escala militar. Un soldado cobra alrededor de 1.100 euros mensuales mientras que un policía municipal puede llegar a superar los 2.000 euros al mes. Además, la policía es un trabajo idóneo para reincorporarse a la vida laboral tras la jubilación a los 45 de años, que también han sido denunciada por ATME ya que deja sin futuro laboral a los militares reservistas.