miércoles, 1 diciembre 2021 07:12

Desenchufando la estación de calidad del aire, así lucha Carabante contra la contaminación

El llegar a ser sancionado por la mala calidad del aire es uno de lo grandes quebraderos de cabeza del alcalde de Madrid. Los altos niveles de contaminación que registran las estaciones de medición de calidad del aire suponen un grave problema para la salud de los madrileños que José Luís Martínez-Almeida, por medio de su concejal de Medio Ambiente, Borja Carabante, tratan de solucionar sin mucho éxito. La nueva medida para solucionar este delicado asunto ha sido la posibilidad de apagar la única estación que mide la polución en el Centro de Madrid debido a unas obras de remodelación del entorno en el que se encuentra. De este modo, el distrito Centro se quedaría sin registros de la calidad del aire que respiran los vecinos.

El Ayuntamiento de Madrid está valorando anular la única estación que mide la polución en el interior de Madrid Central durante el tiempo que duren las obras, según ha explicado el delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, durante la comisión de su área. Esta estación se encuentra en la Plaza del Carmen lugar donde Almeida pretende privatizar un párking municipal a través de unas obras. «Se podrían dar tres situaciones: mantenerla como está, moverla unos metros para que no tuviera la afección o anular esas mediciones por las afecciones que pueda tener la ejecución de la obra», ha apostillado el delegado que se ha escudado en los informes técnicos que le preparen desde su área para tomar la decisión.

La posible desaparición de la estación de calidad del aire en esta plaza del centro de la capital, llegaría en un momento en el que acaba de cambiar la legislación que rige la zona de bajas emisiones instaurada por la corporación municipal anterior. Ahora, gracias a la zona de bajas emisiones distrito Centro, creada por el alcalde del Partido Popular, podrán entrar los vehículos de los comerciantes a este espacio, que antes tenían prohibido el acceso. La oposición calcula que serán 50.000 coches más los que se habilita para acceder y advierten que este incremento puede elevar los delicados registros de polución asociados al tráfico. Sin embargo, sin estaciones de medición va a ser complicado medir cuánto ascenderán los niveles contaminantes.

sin estaciones de medición va a ser complicado medir cuánto ascenderán los niveles contaminantes

Más Madrid ha criticado este «apagón» y han exigido al Gobierno municipal que no traten de «ocultar» la contaminación suspendiendo la única estación de Centro. Además, desde la formación liderada por Rita Maestre piden que se instalen dos nuevas estaciones en el distrito en caso de que las obras hagan necesario apagar la ya existente.

Pero no es la primera vez que el acalde de Madrid apaga alguna de las estaciones de medición de calidad del aire. Según ha informado el consistorio, desde 1 enero de 2021 se han dado de baja en la red de vigilancia de la calidad del aire los siguientes equipos: los tres últimos analizadores de hidrocarburos de Escuelas Aguirre, Casa de Campo y Urbanización Embajada; los cinco analizadores de monóxido de carbono que estaban ubicados en las estaciones de Arturo Soria, Casa de Campo, Moratalaz, Barrio del Pilar y Sanchinarro; y los cuatro analizadores de dióxido de azufre situados en Villaverde, Casa Campo, Cuatro Caminos y Vallecas.

LA MULTA DE EUROPA

La amenaza de la multa europea preocupa y mucho al primer edil capitolino según fuentes de Cibeles. No tener registros podría favorecer a que no llegara esta sanción ya que no se sabrían cuáles son los niveles de polución en el aire en caso de apagar esta única estación de Centro. «Hay una normativa europea muy exigente en las estaciones de calidad del aire», ha recalcado Borja Carabante.

José Luis Martínez-Almeida (PP)

El Tribunal de Justicia Europeo ya denunció a España en 2019 por la contaminación que Madrid provocaba entonces. En la capital se superaban con creces los niveles de dióxido de nitrógeno. Es por ello que se decidieron instaurar en la ciudad medidores de contaminación para recabar información sobre la calidad del aire, sin embargo, los datos recabados por estas estaciones en la zona Centro podrían estar en peligro por unas obras.

Asimismo, el pasado 22 de septiembre, la Organización Mundial de la Salud (OMS) actualizó los umbrales de los parámetros del protocolo anticontaminación. La OMS ha endurecido los indicadores de calidad del aire considerados seguros hasta ahora, algo que no favorece a la ciudad de Madrid que acarrea un grave problema de emisiones contaminantes desde hace años. En el caso de dióxido de nitrógeno, el límite establecido por las directivas europeas coincidía hasta ahora con el de la Organización Mundial de la Salud. Ahora, la organización supranacional tendrá que decidir cuáles son los niveles máximos de contaminación e imponer sanciones en caso de que se superen los límites establecidos. Pero sin datos, va a ser complicado multar.