jueves, 2 diciembre 2021 11:36

Margarita Robles ignora la «justicia salarial» que reclaman los militares

«Silencio total, es una vergüenza», así define un portavoz de la Asociación de la Tropa y la Marinería Española la actitud de la ministra de Defensa, Margarita Robles, que ignora la petición de una reunión con las asociaciones profesionales de los militares que reclaman mejores condiciones salariales. Las agrupaciones militares ASFASPRO, AUME y ATME han mostrado su indignación ante la actitud que la responsable del departamento de Defensa ha adoptado ante la reclamación de unas retribuciones dignas para los militares.

«La Ministra de Defensa, miembro de un gobierno que se consideran garante del diálogo social, sigue sin querer reunirse y escuchar a las asociaciones profesionales representantes del personal militar», alegan desde ATME a MONCLOA.com a la vez que explican que están estudiando nuevas actuaciones de presión. Y es que lo militares reclaman sus derechos salariales ya que a su juicio los efectivos de las escalas más bajas cobran salarios precarios. En España, los militares de base cobran en torno a los 1.000 euros de sueldo mensual, solo aquellos destinados en zonas como Ceuta, Melilla, País Vasco o Navarra consiguen rozar los 1.500 euros.

Para solucionar este problemática de las Fuerzas Armadas, las asociaciones han pedido un encuentro con la ministra de Defensa. Sin embargo, Margarita Robles ha decidido ignorarles y no convocar una verdadera mesa para el diálogo social. Y es que el plazo se agota ya que pronto los Presupuestos Generales del Estado estarán redactados sin previsiblemente contar con una partida más generosa para los militares con condiciones salariales precarias. «Resulta un menosprecio a los militares que como trabajadores tienen todo el derecho a la participación y a ser escuchados en sus justas reivindicaciones. Esto dice mucho de la poca calidad democrática existente en el Ministerio de Defensa», zanjan desde la Asociación de la Tropa y Marinería Española (ATME).

Resulta un menosprecio a los militares que como trabajadores tienen todo el derecho a la participación y a ser escuchados en sus justas reivindicaciones

El pasado 16 de octubre de 2021, las asociaciones militares se manifestaron frente al Congreso de los Diputados para reclamar mejoras en sus condiciones salariales. La respuesta ministerial ha sido mirar hacia a otro lado. Es por ello que ASFASPRO, AUME y ATME identifican a Defensa como «un ministerio que no hace más que enaltecer al personal militar pero que ni le escucha ni le retribuye como en justicia merecen». De este modo, las asociaciones recalcan que están planteándose nuevas actuaciones para denunciar la injusticia salarial que padecen.

«NO HAY DINERO» PARA ACABAR CON LA INJUSTICIA SALARIAL

Y es que la subida salarial de los militares se está resistiendo de cara a 2022. El año pasado, los miembros de las Fuerzas Armadas obtuvieron un pequeña subida salarial que ha sido tildada por las asociaciones profesionales como «insuficiente». Sin embargo, este año la situación es peor ya que los máximos responsables del ministerio de Defensa ya han anunciado que «no hay más presupuesto» a la vez que reconocen que los efectivos de las Fuerzas Armadas se merecen dicha dignificación salarial. «No hay más dinero», alegan fuentes de Defensa en contestación a las reivindicaciones salariales de los militares.

Desde ATME, AFASPRO y AUME critican que no haya dinero para los sueldos de los militares pero que si haya fondos para cientos de subvenciones, convenios, actividades etc. englobadas en ese cajón de sastre que es la “cultura de Defensa”, de las cuales muy pocas de ellas tienen una incidencia directa o indirecta en el desarrollo profesional del militar o en medidas de acción social.

Desde ATME trasladan a MONCLOA.com la necesidad de analizar los gastos y valorar lo que es superfluo y lo que no, máxime cuando muchos militares se juegan la vida diariamente. «El militar realiza una labor callada, estando siempre que le necesitan sus conciudadanos, bien para paliar los daños de desastres naturales o en la defensa de los intereses de España dentro y fuera de sus fronteras; pero esta labor callada no puede significar que el estado les ignore o postergue«, zanjan desde la Asociación de la Tropa y Marinería Española (ATME).