jueves, 20 enero 2022 20:45

Sopa castellana o de ajo: una receta barata para gozar un día de frío

La sopa de ajo es uno de esos platos que tu mente, y tu estómago, identifica rápidamente con el frío. Y qué mejor momento tras abandonar el calor que zamparse un plato así en estos días tan fríos y lluviosos de otoño. Cuando más apetecen las sopas calientes es en las noches de otoño e invierno en las que el frío aprieta. A diferencia de otras sopas, la de ajo requiere de muy pocos ingredientes para su elaboración, la mayoría, básicos (pan, agua, ajos, huevos). Ni siquiera lleva pasta. Sienta de maravilla y como receta de aprovechamiento, es la mar de económica. Hoy te descubrimos todos los secretos para que puedas elaborar la receta de sopa de ajo y recordar los aromas de la cocina de la abuela.

Como receta, lo tiene todo: sale barata, ya que aprovechas el pan duro o endurecido de los días anteriores, y aunque puedes utilizar caldo de pollo, con el propio agua y buenos ajos, tendrás una sopa calentita que entra sola, sin grasa ninguna. Aprende aquí cómo hacer la sopa de ajo tradicional y cómo aderezarla sin que pierda su esencia.

Cómo hacer las sopa de ajo

asi se hace la sopa de ajo

Si realmente quieres hacer la receta tradicional de sopa de ajo que se tomaba en los pueblos, utiliza una cazuela de barro. En caso de no disponer, cualquiera de acero inoxidable con fondo va bien. En ella, cubrimos con un chorro de aceite de oliva el fondo y lo calentamos mientras cortas los ajos en rodajas. Cuando comienzan a coger color, se repescan del aceite y se reservan para más adelante.

Ahora añades el pan duro, que puedes cortar en rebanadas o en trozos. Hay que pasarlos unos minutos a fuego alto para tostarlos antes de añadir el litro y medio de agua. Salas, y, por último, añades los ajos. Deja que el caldo llegue al punto de ebullición antes de bajar la fuerza del fuego. A partir de ese momento, cuenta unos 20 minutos. Cuando hayan pasado 15 minutos, añades el pimentón y listo.