viernes, 20 mayo 2022 05:44

Margarita Robles intenta sacar dinero a los españoles adoptando pingüinos

Los pingüinos y su bienestar son un tema que preocupan. El cuidado y concienciación con el medioambiente influyen en a supervivencia de estos animales. Por eso, el Ministerio de Defensa, capitaneado por Margarita Robles se ha volcado en este asunto y cuentan con una campaña que permite a todos los usuarios que quieran apadrinar un pingüino de la Isla Decepción, situada en la Antártida. Una iniciativa para sacar dinero a los españoles camuflada con una buena causa, ayudar a los pingüinos y garantizar su supervivencia a través del ciudadanos del hábitat.

El Ejército de Tierra del Gobierno de España, que depende del Ministerio de Defensa, es el responsable de dicha iniciativa, que tiene como protagonistas a los pingüinos. El objetivo de este plan es transmitir el compromiso de los militares con la Antártida y con el medio ambiente y hacer participe a los españoles en dicha cuestión. Desde el departamento que dirige Robles considera que el cambio climático y la contaminación son un problema sobre el que es necesario concienciar a la población para preservar el planeta. Eso sí, todo ello a golpe de cartera de los españoles, quienes pueden contribuir con la campaña a través de donativos.

Para llevar a cabo la iniciativa, las tropas de Tierra cuentan con una delegación en la Isla Decepción que se llama Base Antártica Española «Gabriel Castilla». Esta unidad lleva a cabo misiones en colaboración con un grupo de científicos pertenecientes al Ministerio de Ciencia e Innovación español que están desarrollando en dicho entorno distintas investigaciones y estudios. Además, los militares que trabajan en la Antártida también se encargan de preservar, controlar y hacer cumplir la legislación internacional sobre medioambiente, incluyendo la monitorización del impacto ambiental provocado por actividades humanas como el turismo. Y para involucrar a los ciudadanos en esta misión cuentan con la campaña de apadrinamiento de los pingüinos con quien comparten habitat.

Así, la página web del Ministerio de Defensa cuenta con un apartado dentro de la sección del Ejercito de Tierra que se llama «Apadrina un pingüino«. Los usuarios pueden adoptar un padrino de forma totalmente gratuita, únicamente es necesario facilitar unos datos básicos y puede dar nombre al pingüino, posteriormente se recibe en el correo electrónico facilitado un diploma del apadrinamiento. Esta iniciativa permite, según explican desde Defensa y el Ejército de Tierra, «hacer del planeta Tierra un lugar más limpio, saludable y equilibrado con la naturaleza». Además, «el pingüino que apadrine conseguirá sobrevivir y convertirse en un pingüino adulto, capaz de procrear y cuidar de sus polluelos cumpliendo así una de las fases de su ciclo vital». Pero, detrás esta campaña gratuita está un sistema de donación para contribuir con «la causa», así la ministra Margarita Robles y sus pingüinos buscan sacar dinero a los españoles a través de la campaña de apadrinamiento.

Este proyecto lleva desarrollándose varios años, con la colaboración de distintas organizaciones. Así, la institución que ha decidido unirse a la campaña este año es Asociación Tutelar Aragonesa de Discapacidad Intelectual (ATADES), cuya misión es la asistencia e integración de personas con discapacidad intelectual a lo largo de su vida. Por ello, este año la campaña de las aves de la Antártida lleva por nombre «Campaña de pingüinos por la integración». Margarita une fuerzas con dicha organización y busca rascar el bolsillo de los ciudadanos en busca de donativo en favor de la supervivencia de los pingüinos y el ciudadanos del medioambiente y el hábitat de estos animales frente a la contaminación y el cambio climático.

Los pingüinos sí, pero cuando se trata de las propias tropas de militares la cosa cambia. Así, Robles prioriza la supervivencia de dicho animales frente a sus unidades, ya que ha comenzado una campaña para desahuciar a los militares de sus alojamientos de tropa. Una situación que ha sido denunciada por la Asociación de Tropa Y Marinería Española (ATME), quienes alertaron de una nueva norma que llevará a «una precarización todavía mayor» de la situación de las tropas que se alojan en dichas unidades. La nueva normativa a la que se refiere la ATME es la Instrucción Técnica 17/11 del Ejército de Tierra, en ella se establece la limitación de tiempo máximo de permanencia en los alojamientos de tropa a seis años, cuando exista personal en lista de espera.

Y es que, las asociaciones de militares parecen no estar nada contentos con la titular de defensa con quien han batallado en múltiples ocasiones, ante quien también denunciaron que dejara empantanada la ley de derecho y deberes de las Fuerzas Armadas que lleva años sin actualizarse. Dicha normativa ha permanecido invariable desde su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 27 de julio de 2011, a pesar de que asociaciones militares han reclamado su actualización. Entre los derechos que reclaman estas asociaciones profesionales de militares se encuentra el de poder acceder a los cuarteles para informar sobre el derecho a asociación que tienen los miembros de las Fuerzas Armadas.