sábado, 21 mayo 2022 13:23

En Ferraz «huele a miedo» tras los últimos sondeos y recuperan a Lastra para remontar al partido

Lastra ha vuelto. Las últimas encuestas han dejado al PSOE por los suelos y esto no ha gustado nada en el seno del partido. A pesar de que el grupo socialista se mantiene como la formación política más votada en España le sería imposible alcanzar una mayoría absoluta con su actual socio de Gobierno. Una noticia «demoledora» para el partido que dirige Pedro Sánchez. En Ferraz «huele a miedo», quieren remontar la situación lo antes posible y volver a situarse en los niveles de mayoría absoluta, ya sea en solitario o junto Unidas Podemos. Necesitan volver a respirar tranquilos y para ello ya han comenzado a hacer los primeros movimientos. Por eso, han decidido recuperar a Adriana Lastra y situarla en la primera línea para intentar remontar la situación del partido, mientras que Santos Cerdán y Javier Izquierdo penden de un hilo.

A la situación de los últimos sondeos se une el vaticinio de que el PSOE tiene poco o nada que hacer en las próximas elecciones del 23 de Febrero en Castilla y León. Todos los pronósticos dan como ganador al Partido Popular de Alfonso Fernández «Muñeco». El líder castellanoleonés de los populares conseguiría situar a su partido al frente de la comunidad y continuar manteniéndose como la formación por excelencia de la región. Por si acaso, Mañueco se ha acercado al Ejecutivo de la Comunidad para copiar la estrategia electoral que siguió el PP madrileño para conseguir casi rozar la mayoría absoluta en las elecciones autonómicas.

El panorama que se presenta para el grupo socialista no es nada esperanzador. Por este motivo, ya están poniendo en marcha una estratégica que permita dar la vuelta a la situación, sino en la llamada a las urnas del 23F que se augura muy complicado, sí de cara a las futuras elecciones nacionales. Así, desde Ferraz han comenzado a mover los engranajes para hacer cuadrar las cuentas y situarse en una posición más ventajosa de cara a las votaciones. Su esperanza está en manos de Adriana Lastra que recupera poder en el seno del PSOE y estrena galones en detrimento de Santos Cerdán y Javier Izquierdo que se sitúan en el punto de mira. Pedro Sánchez trastoca los altos cargos del partido y realiza un nuevo reparto de funciones, equilibrando la balanza para que valga victoriosa Lastra.

La política socialista asume la dirección estratégica de los socialistas en el Congreso, el Senado y el Parlamento Europeo y también la política de comunicación del partido, además del cargo que ya ostentaba como de vicesecretaria general, es decir, la número dos de Pedro Sánchez. Sin embargo, este nuevo reparto de competencias tiene un claro perdedor Santos Cerdán. Esto se debe a que la tutela de la acción parlamentaria hasta ahora estaba compartida con el secretario de Organización (Cerdán), que también dirigía la política de comunicación. Así, aumenta la tensión entre ambos políticos por el poder dentro de la formación socialista, una situación que viene de largo.

La lucha entre Lastra y Cerdán se originó debido a la salida de exministro de Transportes y exsecretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos. En ese momento, se auguraba que la vicesecretaria asumiría los poderes del destituido Ábalos, pero los planes de Sánchez eran muy distintos y decidió nombrar como sustituto del exministro a Santos Cerdán. Ahora las tornas han cambiado la remodelación de poderes en la formación sonríe a Lastra que vuelve a la primera línea mediática, con más poder en el seno del partido y estrenando galones. Eso sí, tiene una difícil misión por delante alzar al partido a la gloria. Desde Ferraz cuenta con ella y apuestan porque su número dos sabrá remontar la situación y situar al PSOE, además de como el partido más votado que ya lo es, como la formación que ganaría las elecciones.

Las últimas encuesta revelan que el PSOE sumaría 108 escaños, seguido muy de cerca por el principal partido de la oposición, el Partido Popular, que obtendría 100 escaños. Como tercera fuerza política se situaría Vox, que experimenta una fuerte crecida y otorgaría la victoria a la derecha con sus 66 escaños, en el caso de que Pablo Casado y Santiago Abascal decidieran unir fuerzas y gobernar juntos. Seguidamente se encontraría Unidas Podemos con 31 escaños, así junto a los del PSOE obtendría un total de 139 frente los 166 de la bancada de la derecha. Así, el Gobierno de coalición no obtendría la suma necesaria para gobernar, ni siquiera aunque sumara la formación de Iñigo Errejón, Más País, que contaría con 4 escaños. Ni tampoco, si se diera el hipotético caso de que Inés Arrimadas y su equipo decidieran apoyar a Sánchez y a la formación morada, ya que Ciudadanos obtendría 2 escaños. Las cuentas no cuadran y esa es la nueva misión de Adriana Lastra, conseguir encajar las piezas del puzle para que en las próxima elecciones, que serán en 2023, el PSOE consiga seguir manteniendo su casa, La Moncloa. Todo un año por delante para conseguir su objetivo.