jueves, 26 mayo 2022 15:27

Alegría negocia un examen para estudiar magisterio con los sindicatos que le piden liderazgo

Pilar Alegría lleva tan solo unos meses al frente del Ministerio de Educación. Su predecesora, Isabel Celaá, había dejado el listón muy bajo y todo parecía indicar que la nueva ministra solo podía hacerlo mejor. Sin embargo, tras medio año al frente del departamento educativo, Alegría ha tenido que hacer frente a numerosas protestas del sector que tratan de reivindicar sus derechos como docentes. No obstante, la ministra Alegría pone de su parte y está impulsado un Estatuto Docente que tratará de mejorar la situación de la profesión. El pasado jueves 27 de enero arrancaron las negociaciones con los sindicatos para la elaboración de este estatuto en el que se propone una prueba específica para poder entrar en la carrera de Magisterio que evalúe las habilidades matemáticas y comunicativas de los aspirantes a maestros. Los sindicatos aún no se han posicionado a favor o en contra de este examen de acceso pero sí han pedido un mayor liderazgo a la ministra y que se abarquen todos los aspectos a mejorar de la profesión, no solo el inicio.

Actualmente, a las personas que quieran estudiar Magisterio sólo se les exige la Selectividad. La calificación de este examen, sumada a la del expediente de bachillerato da como resultado una nota que te posibilita estudiar en una universidad u otra dependiendo de la nota de corte que tenga cada centro. Sin embargo, desde Educación han considerado que esto no es suficiente para identificar la excelencia de los futuros profesores y este ha sido el detonante para que el ministerio se plantee requisitos previos al acceso a los estudios de Magisterio. Para el ministerio este prueba favorecería una mejor selección de los estudiantes. «Se debe valorar el establecimiento de la superación de una prueba específica de acceso a los grados en Educación Infantil y Primaria como requisito previo», ha señalado el Ministerio de Educación que trata de imponer un primer filtro para que sólo estudien Magisterio los que tengan vocación y unos mínimos conocimientos relacionados con habilidades comunicativas y competencias lógico matemáticas.

La prueba de acceso se llamaría PID e incluiría prácticas remuneradas supervisadas por mentores. Además, no se exigirá una prueba idéntica en toda España. La propuesta de este examen se ha hecho pública durante una reunión de la mesa sectorial del ministerio con los representantes sindicales de la profesión. En esta reunión ha estado presente el Subsecretario de Educación y Formación Profesional, Fernando Gurrea Casamayor ante la ausencia de la ministra.

Fernando Gurrea Casamayor (PSOE)

Sindicatos como CSIF han adelantado a MONCLOA.com que «no están ni a favor, ni en contra de este examen» pero sí piden que si se negocia esta prueba «también se mejoren las condiciones laborales de los docentes». «Tiene que haber una negociación total, no solo en la parte inicial», destaca el presidente nacional de educación del sindicato CSIF, Mario Gutiérrez en declaraciones a MONCLOA.com

Cabe destacar que con la remisión de este texto a los sindicatos de profesores, a los Gobierno autonómicos y al propio Consejo Escolar del Estado, el Gobierno cumple in extremis su compromiso recogido en la Ley Celaá de tener lista antes de que acabe enero una propuesta normativa sobre la función docente. Además del examen de acceso, Educación ofrece también revisar los contenidos de los planes de estudio de las titulaciones habilitantes para la docencia e impulsar la evaluación «voluntaria» de los profesores que quieran mejorar sus condiciones laborales, entre otras cuestiones.

LOS SINDICATOS PIDEN LIDERAZGO A LA MINISTRA

Los mismos sindicatos con los que su ministerio se ha sentado a negociar han pedido una mayor liderazgo a la titular de Educación. «Con Pilar Alegría esperamos un liderazgo que no teníamos. Para nosotros el mandato de Isabel Celaá no ha sido productivo para la profesión docente. Esperemos que Pilar Alegría se habrá a negociar otros temas, no solo el inicio y acceso a la profesión» destaca el presidente nacional de educación del sindicato CSIF, Mario Gutiérrez en una conversación con MONCLOA.com

«Con Pilar Alegría esperamos un liderazgo que no teníamos»

Y es que para Gutiérrez la decisiones sobre la comunidad educativa no se deberían tomar en los despachos sino que se debería dar voz a los profesores y profesoras que viven cada día la profesión. «Queremos que se mejoren las condiciones laborales del profesorado, no solo hay que debatir sobre el inicio sino también sobre todos los aspectos que mejorar en la profesión», asevera el presidente nacional de educación del sindicato CSIF.