jueves, 19 mayo 2022 11:54

García-Gallardo aprende de los errores de Monasterio y exigirá una vicepresidencia

Vox irrumpe en Castilla y León. El partido dirigido por Santiago Abascal ha dado un gran impulso en las elecciones de Castilla y León y se sitúa como tercera fuerza política en la comunidad castellanoleonesa y como partido decisivo y fundamental para que el grupo popular continúe gobernando en la comunidad. Toda una incursión en Castilla y León, alcanzando los 13 procuradores. Así, el candidato de la formación verde Juan García-Gallardo Frings se estrena por todo lo alto en unos comicios y, encima, como número uno en las lista del partido. Además, lo tiene claro, no quiere repetir los errores Rocío Monasterio y exigirá una vicepresidencia al Partido Popular como condición para darles su apoyo y que Alfonso Fernández Mañueco pueda seguir gobernando en la región.

Las elecciones de Castilla y León han llegado a su fin y los resultados han dado la victoria al Partido Popular y, en particular, a Alfonso Fernández Mañueco. Sin embargo, no han conseguido los números esperados y esa ansiada mayoría absoluta que les permitiría gobernar en solitario. Así, tendrán que buscar apoyo en otras formaciones para conseguir la suma necesaria y continuar liderando el Ejecutivo castellanoleonés y el partido que suena con más fuerza para sumarse al Ejecutivo de los populares es Vox. Pero este salvavidas no saldrá gratis a la formación dirigida por Pablo Casado, ya que Juan García-Gallardo Frings viene pisando fuerte y busca entrar en Gobierno junto al PP. Por ello, la formación verde exigirá a Mañueco una vicepresidencia a cambio de su apoyo, esto supondría que Vox entra, por primera vez, en un Gobierno de coalición. Es decir, todo un éxito de elecciones para los de Santiago Abascal.

Desde que comenzó la campaña electoral la formación verde ha ido ascendiendo en las elecciones poco a poco, sumando puntos y votantes. Ahora, con los resultados de los comicios en la mano, se corrobora lo que se venía vaticinando: una gran irrupción de Vox en Castilla y León. Además de que el partido ha conseguido unos resultados más que satisfactorios pasando de un procurador en las últimas elecciones a 13 en las actuales, se sitúa como un partido fundamental, decisivo, una pieza que podría ser clave para el PP. Y lo saben. Por eso, Juan García-Gallardo Frings tiene claro que no repetirá los errores del pasado, los errores de la diputada y portavoz de Vox en la Asamblea de Madrid, Rocío Monasterio. Y es que, en las pasadas elecciones madrileñas, Isabel Díaz Ayuso consiguió gobernar en la región gracias a Vox. Así, Ayuso fue nombrada presidenta de la Comunidad, dejando fuera a Monasterio, que con su apoyo no consiguió rascar ningún cargo en el Gobierno. Una situación que García-Gallardo no está dispuesto a repetir y exigirá un hueco en la mesa, exigirá un puesto como vicepresidente. De esta forma, el aprendiz supera al maestro.

Santiago abascal: «Qué cara de vicepresidente se le está poniendo a García-Gallardo»

Y es que, el propio Santiago Abascal lo ha dicho durante su intervención de valoración de los resultado: «Qué cara de vicepresidente se le está poniendo a García-Gallardo». Una cara que parece que Monasterio no tenía en 2021. Así, el líder de la formación verde deslizaba su exigencia al Partido Popular para darles su apoyo. Además, ha afirmado que «Vox tiene el derecho y el deber de formar gobierno en Castilla y León». De esta forma, la formación verde se ve con esperanzas de entrar en el Gobierno junto al PP, todo un hito histórico, ya que sería el primer Ejecutivo de coalición para el grupo liderado por Santiago Abascal. Por fin podrían conseguir lo que Monasterio no supo alcanzar en Madrid, un Gobierno, irrumpir en unas Cortes con un golpe en la mesa.

LOS NUEVOS VOTANTES DE VOX: LOS DE CIUDADANOS

Por otro lado, a parte de conseguir unos datos históricos, Vox ha encontrado un nuevo nicho de votantes: los de Ciudadanos. Los de Abascal han conseguido seducir a los votantes del grupo dirigido por Inés Arrimadas, ya que Ciudadanos y Vox parecen que se han cambiado las tornas y los votantes que en los últimos comicios apostaron por la formación naranja, han decidido buscar amparo en la formación de verde. Todo un mazazo para los de Arrimadas, que se hunden aún más, mientras que los de Abascal consiguen un gran ascenso a costa de los naranjas. La tendencia que se venía viendo en otras elecciones desde que nació Vox es que sus votantes procedían del Partido Popular. Así, cuando PP bajaba en las encuestas y votaciones la formación verde crecía. Ahora parece que se ha abierto una nueva posibilidad: los votantes de Ciudadanos apuestan por Vox.

Y es que, si se observan los datos se puede comprobar que en 2019 Ciudadanos obtuvo 12 procuradores, mientras que Vox solo obtuvo uno. Ahora, la formación naranja solo ha sumado un procurador y los verdes 13. Todo un cambio de tornas. Todo un cambio de colores en los votantes de Ciudadanos. Y todo un mazazo para Ciudadanos que se hunde todavía más tras el desastre en los resultados de las elecciones de Castilla y León. El motivo de este debacle nombre y apellidos: Pedro Sánchez. Y es que apoyar al PSOE y su reforma laboral le ha salido muy caro a Inés Arrimadas y su equipo, que ven como el barco continua hundiéndose.