viernes, 27 mayo 2022 17:37

Fernando Pizarro aprovecha la «crisis de los botones» para asaltar el PP de Extremadura

Fernando Pizarro está a un paso de hacerse con el PP extremeño. Aprovechando la brecha nacional del partido y la crisis de los botones desatada por Alberto Casero, el actual alcalde de Plasencia ha visto el momento perfecto para reforzar su candidatura a presidir el PP extremeño. Desde hace meses, Pizarro ha mantenido su intención de relevar a José Antonio Monago al frente del PP extremeño, sin embargo, el poco apoyo de Génova había hecho peligrar su candidatura. Ahora, con Pablo Casado fuera y tras la polémica que surgió en torno al diputado por Extremadura, Alberto Casero, cuyo error al votar hizo aprobar la reforma laboral, es el momento de Pizarro. De hecho, fuentes internas del partido aseguran que ya se está haciendo con un potente equipo para conseguir este objetivo.

Los últimos acontecimientos han favorecido a Fernando Pizarro. Quien lo diría. A tan solo unas cuantas semanas del congreso regional, Pizarro ya está haciendo fuerte su candidatura. Su mayor baza son las tres mayorías absolutas que ha conseguido en Plasencia, una ciudad de más de 40.000 habitantes de la que es regidor. Pero no le basta con liderar el Pleno placentino y el PP de Plasencia. Pizarro quiere ser el presidente del PP de Extremadura para así poder configurar la lista electoral a su antojo.

Para conseguir tal objetivo, fuentes cercanas al ‘Popular’ aseguran que está buscando un buen equipo para poder aupar su candidatura. Pizarro busca perfiles expertos en comunicación política capaces de posicionar el foco mediático en su candidatura. Según estas mismas fuentes, Pizarro ya tiene algunos profesionales de la información en el punto de mira que le asesoraran en su objetivo de liderar el PP extremeño.

está buscando equipo para poder aupar su candidatura

No obstante, aún no hay prisa para empezar la campaña puesto que el congreso regional aún no tiene fecha de celebración. Eso sí, según el calendario estipulado tendrá que ser tras la celebración del congreso nacional que será el primer fin de semana de abril en Sevilla. El último congreso del PP de Extremadura se celebró en marzo de 2017 y en él se eligió a Fernando Monago como presidente.

Fernando Pizarro (PP)

Tras cuatro años en el cargo, la aventura de Monago al frente del Partido Popular extremeño está a punto de culminar. Pizarro querría ser su sucesor pero es no el único. La concejala cacereña, María Guardiola también se presenta como posible candidata de consenso. Licenciada en Administración y Dirección de Empresas y Diplomada en Ciencias Empresariales por la Universidad de Extremadura, María Guardiola lidera la Concejalía de Economía, Hacienda, Transparencia, Innovación y Desarrollo Tecnológico del Ayuntamiento de Cáceres. Sin embargo, este cargo no es suficiente para Guardiola que quiere hacerse con el PP de Extremadura.

EL «AYUSO» EXTREMEÑO

Por el momento, tanto Pizarro como Guardiola desean hacerse con el control de la división regional. Aunque la edil del Ayuntamiento de Cáceres fue la última en sumarse al carro, era la candidata que contaba con el respaldo de Génova, algo que le hizo escalar posiciones. María Guardiola mantiene una excelente relación con la dirección nacional, algo que hasta hace unos días era una gran ventaja pero que debido a los últimos acontecimientos se ha convertido en un hándicap. Con Pablo Casado fuera de la presidencia del PP nacional, Guardiola ha perdido sus apoyos como candidata oficialista.

Estos movimientos en Génova han favorecido al propio Fernando Pizarro que no contaba con el apoyo de la dirección nacional tal y como ocurrió también con Isabel Díaz Ayuso. Fuentes cercanas al alcalde de Plasencia le identifican como el «Ayuso extremeño», un apodo que a día de hoy podría darle muchas alegrías. Isabel Díaz Ayuso ha conseguido acabar con el liderazgo de Pablo Casado en la formación y es uno de los activos electorales más importantes del PP. Al igual que Pizarro, Ayuso también está intentando liderar el PP en su región, Madrid. Sin embargo, a Fernando Pizarro le falta la popularidad que la presidenta madrileña ha conseguido acaparar entre la población. Es por ello que el alcalde de Plasencia ya se ha puesto manos a la obra para aupar su candidatura rodeándose de un equipo que refuerce su imagen pública y que le coloque en las páginas de los periódicos.