jueves, 30 junio 2022 18:31

Mercedes González se prepara para ser alcaldesa liderando la agrupación que Lobato creó para ella

Mercedes González tiene el ojo puesto en el despacho de la alcaldía de Madrid. Lo tiene desde que era concejala pero ahora está más cerca de materializar su sueño en política ya que lidera la Agrupación Socialista Madrid Ciudad, un órgano creado ad hoc para impulsar a González hasta la alcaldía de la capital. Tras hacerse con la secretaria general del PSOE en la Comunidad de Madrid, Juan Lobato, decidió reforzar la estructura interna del partido en Madrid y crear esta nueva agrupación que fue a parar a manos de Mercedes González como moneda de cambio por apoyar a Lobato durante la campaña para liderar el PSOE-M. Cabe destacar que González fue la única candidata que se presentó a liderar este puesto en un proceso de primarias fugaz donde armar una candidatura alternativa a la de Mercedes fue casi misión imposible.

Los militantes pusieron al frente de esta nueva agrupación a Mercedes. No fue una empresa difícil ya que se presentaba solamente ella, no había rivales. Así la actual delegada del Gobierno en Madrid volvió a ejercer política municipal con un cargo en el partido en vez de como edil de Cibeles. De este modo, Mercedes González compagina la secretaría general de la agrupación con el importante cargo de la delegación de Gobierno.

Mercedes González está centrada en la agrupación de su partido a pesar del importante puesto que tiene dentro del Gobierno de España ya que la delegación debe ocuparse de mantener la seguridad dentro de la región. Este órgano de Gobierno debe aminorar los conflictos, organizar las manifestaciones o tratar de eliminar cualquier tipo de agresión que cause inseguridad, entre otros asuntos.

Pero a pesar de liderar la delegación, González sueña con ser alcaldesa de la capital de España. Mercedes ya lo hizo público en una rueda de prensa celebrada en octubre en la que aseguró que “lo más bonito que le puede pasar a una persona que se dedique a política es ser alcalde de su municipio”, en este caso el de Madrid capital. Y es que desde la nueva agrupación ya está cultivando el terreno para llegar a ser regidora.

“lo más bonito que le puede pasar a una persona que se dedique a política es ser alcalde de su municipio”

No obstante, González no ha desplazado a nadie en el cargo ya que esta agrupación es de nueva creación. La secretaria de Organización del PSOE-M, Marta Bernardo, explicó que la Agrupación Madrid Ciudad no elimina ninguna de las 22 agrupaciones que el PSOE de Madrid tiene en la capital, pero se constituye como un órgano nuevo con el objetivo de “buscar la confluencia entre esas 22 agrupaciones que, muchas veces, estaban solo centradas en sus temas propios. Y se quiere poner en común las políticas para Madrid”. El objetivo final es que actúen de forma coordinada.

MERCEDES GONZÁLEZ PRESUME DE SU AMISTAD CON SÁNCHEZ

Todas las miradas apuntan a Mercedes González para ser la candidata a la alcaldía de Madrid por parte del Partido Socialista Obrero Español. Según fuentes socialistas, González presume de tener una estrecha amistad con el presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, que ha sido quién le ha colocado al frente de la Delegación de Gobierno en Madrid. González presume de su buena relación con Ferraz, algo muy importante a la hora de llegar a ser nombrada candidata.

Mercedes González y Pedro Sánchez (PSOE)

Y es que el PSOE a nivel nacional ha influido de forma notable a la hora de nombrar a los cabeza de lista dentro de los comicios autonómicos. Madrid es una región estratégica para los socialistas aunque no hayan cosechado grandes resultados en las urnas. Pedro Sánchez fue el encargado de poner al frente del grupo municipal socialista a su íntimo amigo Pepú Hernández que acabó abandonando sin pena ni gloria el Ayuntamiento de Madrid. También lo hizo con el propio Ángel Gabilondo que se presentó a alcalde y sacó los peores resultados de la historia de los socialistas en la Comunidad de Madrid. No obstante, tras el batacazo electoral, Sánchez decidió premiarle y nombrarle Defensor del Pueblo, un cargo muy cómodo en el que seguir cobrando del erario público.