sábado, 28 mayo 2022 15:09

Margarita Robles comienza el desahucio de militares de sus alojamientos de tropa

Los militares se ven obligados a hacer el petate y salir de sus alojamientos. El Ministerio de Defensa, capitaneado por Margarita Robles, ha aprobado una medida que permite limitar el tiempo de permanencia de los militares en sus alojamientos de tropa. Esto ha provocado que múltiples soldado se vean obligados a abandonar su hospedaje, tras ser desahuciados. Por ello, la Asociación de Tropa y Marinería Española (ATME) ha denunciado esta nueva norma que, según han asegurado, llevará a «una precarización todavía mayor» de la situación de las tropas que se alojan en dichas unidades. Así, la batalla entre las asociaciones militares contra Robles no deja de aumentar, y la tensión entre ambas partes continúan creciendo.

La nueva normativa a la que se refiere la ATME es la Instrucción Técnica 17/11 del Ejército de Tierra, en ella se establece la limitación de tiempo máximo de permanencia en los alojamientos de tropa a seis años, cuando exista personal en lista de espera. Este reglamenta está provocando una situación de «incertidumbre» entre los militares que están siendo desahuciados, obligados a abandonar su alojamiento y que cuentan con sueldos mileuristas. La asociación recuerda que ya informó que esta iniciativa llevaría a una «precarización todavía mayor de la situación de los soldados que se alojan en las unidades, al tener que alquilar habitaciones que, como en Madrid, pueden rondar entre los 300 y 400 €». A ello se suma que muchos militares están a la vez pagando alquileres o hipotecas en las ciudades donde residen sus familiar y «se verán abocados a pedir destino en otras ciudades, aún a costa de alejarse todavía más de sus familias».

Además, los alojamientos de tropa no son ningún lujo, sino más bien todo lo contrario, ya que se trata de habitaciones compartidas, en muchos casos entre 3, 4 o 5 personas, donde tienen un armario, una cama y una mesa. A pesar de la falta de privacidad y comodidades como las que tendrían, por ejemplo, en una habitación individual, dichas residencias «les permite vivir entre semana para ir el fin de semana con sus familias». La asociación también explica que no hay que olvidar que «la tropa temporal no puede hacer uso de otro tipo de alojamientos, como pudieran ser las residencias logísticas».

La ATME tiene claro cual es el motivo de la subida en las demandas de solicitudes de alojamientos en algunas unidades: la subida de precios de alquileres y vivienda y los bajos sueldos de los soldados. Así, critican que ni los altos mandos de personal de los ejércitos, especialmente el del Ejército de Tierra, ni el ministerio de Defensa no se han parado a pensar en esta situación, ya que los militares son «incapaces» de hacer frente al pago de un alquiler o a la compra de una vivienda, que cada vez están subiendo más, con el salario que tienen como trabajadores al servicio del Ejército. Además, añaden que en vez de buscar soluciones que permitan paliar dicha situación, como podría ser con «la creación de nuevos alojamientos logísticos», desde dichas instituciones se han decantado por una salida más drástica y perjudicial para los militares. Y es que desde el departamento liderado por Robles han optado por el desahucio de los usuarios con más antigüedad.

Por otra parte, también han criticado que los responsables del Ministerio de Defensa, entre ellos Robles «no se cansan de alabar el trabajo de los militares en cuanto se tiene la mínima oportunidad». Y, sin embargo, camuflan las condiciones laborales precarias que dicho departamento mantiene, con «unos servidores públicos ‘low cost’, mal retribuidos» y con unas horas extra, fuera de la jornada laboral, que no les pagan, explican desde ATME. Así, la asociación asegura que no puede más que manifestar la «indignación» que le producen estas actuaciones. Aunque afirman que los militares continuaran acudiendo donde se les demande, pero exigen que se acabe con «los halagos y buenas palabras» y se pase a dar soluciones a sus problemas reales, los cuales afectan también a sus familias.

OTROS RECLAMOS DE LOS MILITARES ANTE ROBLES

Esta no es la única vez que los militares han denunciado ante el Ministerio de Defensa y ante la propia Margarita Robles la situación que viven las tropas. Colectivos militares pidieron en numerosas ocasiones a Robles que actualizara la ley Orgánica de derechos y deberes de los miembros de las Fuerzas Armadas lleva años sin modificarse. Y es que dicha norma ha permanecido invariable desde su publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el 27 de julio de 2011. Entre los derechos que reclaman estas asociaciones profesionales de militares se encuentra el de poder acceder a los cuarteles para informar sobre el derecho a asociación que tienen los miembros de las Fuerzas Armadas.

Cabe destacar que actualmente, los representantes de estas asociaciones profesionales no pueden dar charlas, ni pueden utilizar los canales de comunicación internos para informar sobre su labor. Sin embargo, exmilitares si pueden utilizar estos canales para vender promociones u otros usos que no tengan que ver con el derecho a asociación de estos efectivos.