jueves, 26 mayo 2022 11:03

María Gámez obliga a los agentes a «buscarse la vida» ante la falta de uniformes

Los uniformes están muy cotizados dentro de la Guardia Civil. Los agentes del cuerpo policial se están viendo obligados a reciclar ropa de otros departamentos, gastada o pequeña porque desde la Dirección General de la Guardia Civil no les dan fondos con los que adquirir ropa de trabajo. Un problema que no han dudado en denunciar en la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) a través de un comunicado difundido en su página web, quienes consideran que deben dotarles de la indumentaria adecuada para realizar el servicio. Y es que, Pedro Carmona, portavoz de AUGC, ha asegurado a MONCLOA.com que se trata de un problema generalizado en todos los departamentos. Además, ha puesto el foco en la Directora General de la Guardia Civil, María Gámez, sobre quien ha afirmado que está obligando a los agentes a «buscarse la vida» para conseguir ropa de trabajo con la que realizar los servicios. «Es un cachondeo», ha sentenciado.

La AUGC ha compartido en su pagina web un comunicado en el que recogen que la Agrupación de Reserva y Seguridad número 4 (ARS4) carece de uniformidad para realizar los servicios. El personal de este departamento ha emitido varias quejas sobre esta cuestión, dado que los nuevos agentes que se incorporan a este destino se encuentran sin ropa, ni nueva ni usada. La asociación conoció esta cuestión gracias a la ARS4, que se sitúa en Barcelona. Sin embargo, según ha detallado Carmona, se trata de un problema generalizado que afecta a otros organismos dentro de la Guardia Civil, como en la Agrupación de Tráfico o en Seguridad Ciudadana. Por este motivo, la AUGC reclama a la Dirección General de la Guardia Civil que dote a todos los miembros de una indumentaria adecuada, que es necesaria durante el desempeño del servicio.

Y es que, el portavoz de AUGC ha descrito que esta situación está obligando a los agentes a reutilizar los uniformes de sus anteriores destinos. Es decir, toda una mezcla de uniformes entre los miembros de un departamento. Ahora, los trabajadores de una misma agrupación lucirán todos los colores del cuerpo policial menos el del lugar en el que trabajan. La ARS4 ya se ha llenado de todo tipo de colores, ahora podría verse en esta sección trabajadores luciendo desde el amarillo de Tráfico, hasta el típico verde de la Guardia Civil. Así, Gámez está provocando que los agentes tengan que reciclar los uniformes de sus anteriores destinos hasta que finalmente consigan el de su nuevo lugar de trabajo, que puede ser dentro de tres meses o más.

En la AUGC han resaltado que «en el cuerpo ni tan siquiera funciona bien el sistema para peticionar prendas de trabajo». El tiempo que transcurre desde que se pide una prenda de ropa hasta que finalmente se recibe es muy amplio, tanto que en ocasiones incluso se producen cambios de temporada antes de que llegue. Carmona ha explicado que la ropa se pide a través de una aplicación y, por ejemplo, «pides un polo para verano y puede llegarte en septiembre o octubre«. Una cuestión que afecta principalmente a las personas destinadas en zonas de «clima riguroso». Se trata de lugares con temperaturas muy frías, que necesitan un equipamiento adaptado a estas condiciones.

lOS AGENTES TIENEN QUE USAR EL UNIFORME DE SU ANTERIOR DEPARTAMENTO

Se trata de una situación es «intolerable» y no es la primera vez que la asociación denuncia este problema. La AUGC recrimina que la Dirección General de la Guardia Civil parece estar totalmente al margen de los problemas y necesidades que sufren los agentes. Asimismo, destacan que viven en una situación de permanente descuido y que ni siquiera hay expectativa de que vaya a mejorar. «Los compañeros de todas las especialidades deben tener la posibilidad de poder utilizar una indumentaria acorde con la climatología, las temperaturas y con el lugar de destino», explican. Además, añaden que ni los Guardias Civiles de la ARS ni los de tantas especialidades afectadas pueden continuar con la falta de abastecimiento de material ni con un sistema de petición que deja «tanto que desear».

Carmona ha asegurado que durante el próximo Pleno, que tendrá lugar en el mes de junio, pretenden trasladar esta situación a María Gámez e instarla a que tome cartas en el asunto. «La directora debe poner una solución a esto, no hay previsión de vestuario. Tiene que dar una solución porque esto es un cachondeo». Mientras tanto, la directora General deja desamparados a los guardias civiles, está obligando a los agentes a que se «busquen la vida» ante la falta de uniforme. Y es que, no es que no tengan indumentaria nueva, es que ni siquiera tienen ropa usada para vestirse con el uniforme del departamento en el que trabajan. La situación ha provocado una mezcla de uniformes entre los departamentos de la Benemérita. Ahora, los uniformes están muy cotizados dentro del cuerpo policial y tener uno nuevo parece todo un tesoro. Otro problema más que tensa aún más la relación de los agentes con Gámez.