jueves, 29 septiembre 2022 12:35

Félix Bolaños pone a la Guardia Civil a aprender árabe, alemán y ruso

Los idiomas son importantes en todos los sectores. El conocimiento de lenguas extranjeras te permite comunicarte con los ciudadanos de otros países. Por este motivo, tanto el ministro de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática, Félix Bolaños, como la Directora General de la Guardia Civil, María Gámez, han decidido analizar qué idiomas interesa que la Guardia Civil se ponga a estudiar. Así, Bolaños y Gámez deben ponerse de acuerdo sobre qué lenguaje deben aprender, que puede ser desde inglés, francés o árabe Aunque viendo el panorama actual puede que se decanten por el ucraniano o ruso, debido a la guerra que hay entre ambos países. Lo que está claro es que van a tener que ponerse a estudiar.

El Ministerio de Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática ha aprobado una orden que se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado (BOE). El objeto de esta disposición es «establecer las normas por las que deben regirse los procedimientos para determinar la competencia lingüística en los idiomas extranjeros considerados de interés para la Guardia Civil». Asimismo, sirve para determinar los idiomas extranjeros considerados de interés para este cuerpo policial y las titulaciones, certificados o certificaciones que serán objeto de reconocimiento.

Los agentes podrán elegir entre alemán, árabe, francés, italiano, portugués y ruso

Entre los idiomas de interés para este colectivo se encuentra el alemán, árabe, francés inglés, italiano, portugués y ruso. También serán declarados como tal los que se encuentren en la normativa de las Fuerzas Armadas y los que sean elegidos por la Directora General de la Guardia Civil, es decir, lo que elija María Gámez. Además, el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, podrá retirar aquellos idiomas que no considere adecuados para encuadrarlos en esta lista. Todo ello gracias a Félix Bolaños que ha sido la cabeza pensante en toda esta iniciativa, ha sido él quien ha decido que a la Guardia Civil le hace falta aprender idiomas y por ello ha emitido una orden a través del BOE para que recuperen los libros de texto y los bolis y se pongan a estudiar de nuevo.

Esta orden será de aplicación al personal de la Guardia Civil sujeto al régimen general de derechos y deberes de este Cuerpo y al alumnado de los centros docentes de dicho cuerpo policial. Esta medida permitirá adaptar la normativa del Cuerpo a los cambios producidos en el campo de los idiomas dentro de la OTAN. Es decir, quiere poner a estudiar a todos los agentes de la Guardia Civil, desde el que esté apunto de jubilarse hasta los que acaben de entrar, siempre y cuando estén sujetos a los derechos y deberes del cuerpo policial. Además, a pesar de que hay una lista de los idiomas que pueden resultar más útiles a las tropas, el ministro de Interior podrá realizar variaciones en los idiomas considerados de interés e incluir o descartar aquellos que le sugiera María Gámez.

De esta forma, Gámez podría sugerirle a su jefe Marlaska que considere el ucraniano como idioma de interés en las Fuerzas Armadas. Y es que, con la invasión de Ucrania por parte del ejército ruso, esta lengua podría ser de gran utilidad para los miembros del cuerpo policial. Aunque, dentro de unos meses quizá sea otro el idioma que resulta de más interés para estos agentes. Lo que está claro es que se van a tener que ponerse a estudiar todos los guardias de la Benemérita. María Gámez adelantándose a este anuncio ya «ofreció» a todos los agentes que quisieran la posibilidad de renunciar a sus descansos, un tiempo que podría dedicar a estudiar.

GÁMEZ RECLAMA A LOS AGENTES QUE RENUNCIEN A SUS DESCANSOS ACUMULADOS

La Dirección General de la Guardia Civil quiere que los agentes renuncien a sus días de descanso. A través de un correo electrónico, se está difundiendo una comunicación entre las unidades de guardias civiles en la que les piden que renuncien voluntariamente a los días libres que les corresponden por superación de la jornada laboral. Así, dan la opción de que el personal que lo «desee» pueda renunciar de forma total o parcial a los descansos generados por la superación de la jornada laboral. Un mensaje que ha sido denunciado por la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) y que lleva circulando desde mediados del mes de marzo. A esta comunicación además de pedirle a la tropa que renuncie a sus correspondientes descansos, les adjuntan el documento de renuncia. La asociación considera que esta no es forma de hacer frente a la falta de personal, que desde el Ministerio de Interior están tratando de tapar eliminando los descansos.

La AUGC compartió en su pagina web un comunicado en el aseguraba que la Dirección General debía un total de 234.465 días de descanso a los agentes que prestan servicios operativos, algo que la propia Dirección ha reconocido. Y es que, que pretendan que los agentes renuncien a sus días libres es una actuación que en la asociación han tildado de «poco ética» y «tomadura de pelo». Todo ello a pesar de que la propia María Gámez se comprometió a que ningún agente del cuerpo policial perdería ninguno de los días de descanso que le correspondieran.