sábado, 28 mayo 2022 00:51

Los fiscales se revuelven contra la «impuesta» Dolores Delgado: «está sola»

Se avecinan cambios en la cúpula de la Fiscalía. Las elecciones del Consejo Fiscal están a la vuelta de la esquina y los aspirantes están esperando que suene el pistoletazo de salida que de comienzo a la campaña electoral, que será el próximo 18 de abril. Sin embargo, la fecha señalada es el 4 de mayo que supondrá un gran cambio en seno del Ministerio Fiscal. Y, sobre todo, podría suponer una gran variación para la fiscal General del Estado, Dolores Delgado. Parece ser que, desde que llegó al cargo, la fiscal General del Estado ha tomado una serie de medidas que no han gustado demasiado. Esta gestión podría decantar la balanza dentro de la cúpula Fiscal hacia el lado de los conservadores que podrían conseguir un número mayoritario de integrantes en el Consejo Fiscal. Es decir, los Fiscales se están revolviendo contra las imposiciones de Delgado y dejando totalmente sola a la fiscal.

El consejo está formado por doce vocales que son elegidos entre sus compañeros de carrera. Además, el día elegido para seleccionar a los nuevos integrantes de la cúpula fiscal es el próximo 4 de mayo. Una fecha que muchos ya tienen bien marcada en el calendario, entre ellos Dolores Delgado. Hasta ahora, la fiscal gozaba de apoyos mayoritarios dentro del Consejo, pero esto puede cambiar con la llamada a las urnas de la carrera fiscal. Actualmente, la mesa está formada por cuatro miembros de la asociación Unión Progresista de Fiscales (UPF). Una institución a la que en su día perteneció Delgado y una parte importante de sus apoyos en el Consejo.

A ellos se unen la teniente fiscal del Tribunal Supremo, María Ángeles Sánchez Conde, y la fiscal inspectora jefe, María Antonia Sanz, que le permiten conseguir la mayoría de apoyos en la toma de decisiones. Una mayoría que podría llegar a su fin el próximo 4 de mayo con la elección de la nueva cúpula del Consejo Fiscal. Y la culpa será de Dolores y de las decisiones que ha tomado desde que llegó al cargo, que ha conseguido despertar el malestar dentro de la carrera de fiscales. Estos profesionales no aprueban las medidas que ha ido tomando, casi de forma impuesta, la fiscal General del Estado. Desde que entró por las puertas de la Fiscalía, sus compañeros de carrera no han parado de cuestionar las decisiones que ha ido tomando, esto ha llevado a que ahora, a punto de celebrarse las elecciones, Delgado esté sola.

DOLORES DELGADO ESTÁ SOLA

De esta forma, la UPF podría perder dos de los vocales con los que actualmente cuenta en la mesa del Consejo. Esto permitiría elevar la mayoría de los que pertenecen a la Asociación de Fiscales (AF). Esta institución está compuesta principalmente por la mayoría de integrantes de la carrera de fiscales y, además, suponen la oposición a Delgado, ya que integran la bancada conservadora del Consejo. Así, la AF podría conseguir más vocales y con ello la mayoría dentro de la cúpula de la Fiscalía. Es decir, a partir de ahora, las medidas y decisiones que salgan adelante podrían ser muy distintas a las que se venían tomando hasta ahora.

El Consejo Fiscal tiene como principal función asistir en sus funciones al Fiscal General del Estado, ya que se trata de un órgano consultivo que asesora a la fiscal en la toma de decisiones. Algunas de estas competencias son elaborar los informes para ascensos de los miembros de la carrera fiscal e informar de las propuestas pertinentes respecto al nombramiento de los diversos cargos. Asimismo, también deben resolver los expedientes disciplinarios y de mérito que sean de su competencia, instar las reformas convenientes al servicio y al ejercicio de la función fiscal y conocer e informar los planes de formación y selección de los fiscales.

Delgado, además de decisiones en diversos casos, ha nombrado a algunos cargos dentro de la cúpula que están más basados en decisiones ideológicas que en otras cuestiones. Este es el caso de María Ángeles Sánchez Conde, un movimiento que permite a la fiscal General asegurarse el control de los procesos legales contra el Gobierno de Pedro Sánchez en los que ella debería abstenerse. La teniente fiscal del Tribunal Supremo pertenece a Unión Progresista de Fiscales (UPF), la misma asociación de la que forma parte su «jefa», Dolores Delgado. Además, es la «protegida» de Cándido Conde-Pumpido, el magistrado del Tribunal Constitucional, muy vinculado con el PSOE, ya que fue la formación que hoy dirige Pedro Sánchez quien sugirió a Conde-Pumpido para su actual puesto.

Un nombramiento que no sentó nada bien a los fiscales y que se suma a la larga lista de decisiones de Dolores Delgada que no han sentado nada bien a sus compañeros de carrera. Esto ha dejado sola a la fiscal, que esta perdiendo todos los apoyos entre la carrera de fiscales y ahora también podría perderlos dentro de Consejo Fiscalía. Todo se decidirá el próximo 4 de mayo, pero todo apunta que la situación no pinta nada bien para la fiscal General del Estado.