jueves, 26 mayo 2022 01:13

La academia de la Guardia Civil de Baeza se infecta de nuevos inquilinos: larvas, moscas y gusanos

La academia de Baeza de la Guardia Civil se ha llenado de nuevos inquilinos. La Asociación Mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil (JUCIL) ha denunciado la situación en la que se encuentra el centro formativo situado en la localidad andaluza, ya que los agentes se han encontrado todo tipo de insectos en estas dependencias. Y es que, según ha alertado la asociación, han detectado distintos tipos de insectos, larvas, moscas y gusanos, en las raciones de comida que reciben los alumnos. Una situación que JUCIL ha puesto en conocimiento tanto a la Dirección General de la Guardia Civil como a las autoridades sanitarias de la Junta de Andalucía. Unas «graves irregularidades» que están sufriendo los aspirantes a agentes de la Guardia Civil y que consideran que se debe poner remedio cuanto antes.

JUCIL ha denunciado a través de su página web la situación en la que se encuentra de la academia de la Guardia Civil situada en Baeza, Jaén. Así, a través de un comunicado han denunciado que el centro de formación está infectado de insectos, que han aparecido principalmente en la cocina y comida. Los alumnos de la academia ha informado de las «graves irregularidades» a la Dirección General de la Guardia Civil, para que su directora María Gámez tome medias y trate de solucionar esta situación. Además, han puesto en conocimiento de este asunto a las autoridades sanitaria de la Junta de Andalucía para que también intervengan y tomen medidas al respecto.

academia guardia civil

El instituto armado contrató a una empresa externa como adjudicataria del servicio de comidas del centro. Sin embargo, parece que los alumnos han encontrado larvas, moscas y gusanos en las raciones de comida que reciben diariamente, así como resto de alambres. Unas situación que llevan sufriendo varios meses. Además, no solo han encontrado insectos en la comida, sino que también han aparecido cucarachas entre la vajilla de la academia que en la que sirven las raciones. Por este motivo, la asociación profesional ha denunciado la situación que viven en el centro formativo los alumnos, dado que lo consideran unas «gravísimas irregularidades» e instan tanto a la Dirección General como a la Junta de Andalucía a tomar medidas cuantos antes.

Se trata una problema que está muy lejos de pasar la inspección sanitaria y que puede perjudicar a la salud de los aspirantes a guardia civil. Además, no se trata de un caso aislado ya que desde la academia han emitido varias quejas en las que denuncian la situación de las raciones de comida que suministra la empresa externa contratada por el instituto armado. JUCIL incluso ha compartido diferentes imágenes en las que puede apreciarse los insectos que se encuentran en las comidas.

Y es que, desde hace tiempo los agentes de la Guardia Civil están sufriendo la «mala gestión» de su directora general, María Gámez. Y en repetidas ocasiones, a través de diferentes asociaciones profesionales, han denunciado la situación que sufren los agentes de este cuerpo policial en distintas instancias. La situación en la que se encuentra la academia de Baeza es solo otro problema más que afecta a los guardias civiles. Una cuestión más para seguir tensando la relación entre los agentes y Gámez, ya que los guardias civiles están siendo «ninguneados» continuamente por su directora general. La directora del cuerpo tiene en pie de guerra a gran parte de los policías que entienden que no se están cuidando sus demandas. Desde abajo buscan desesperadamente hacer llegar sus demandas a los altos mandos. La desconexión está muy pronunciada, o al menos es lo que se deja ver en los en los comunicados lanzados por las asociaciones de la Guardia Civil.

FALTA DE UNIFOMES Y RENUNCIAS A LOS DESCANSOS

María Gámez, según consideran las asociaciones de la Guardia Civil, está realizando una «mala gestión» y así se lo han dejado ver en diversas ocasiones. La Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) ha denunciado a través de su página web la situación que viven los agentes. Así, ha alertado de que Gámez está obligando a los guardias civiles a «buscarse la vida» ante la falta de uniformes, quienes tienen que reciclar los uniformes de sus anteriores destinos hasta que finalmente consigan el de su nuevo lugar de trabajo, que puede ser dentro de tres meses o más.

A esto se suma que la Dirección General de la Guardia Civil quiere que los agentes renuncien a sus días de descanso.  Es decir, dan la opción de que el personal que lo «desee» pueda renunciar de forma total o parcial a los descansos generados por la superación de la jornada laboral. Un mensaje que también ha sido denunciado por AUGC y que lleva circulando desde mediados del mes de marzo. La asociación considera que esta no es forma de hacer frente a la falta de personal y que desde el Ministerio de Interior están tratando de taparlo eliminando los descansos.