miércoles, 25 mayo 2022 00:43

Ribera asciende a altos cargos de Seguridad Nuclear mientras destruye las centrales nucleares

La energía nuclear tiene los días contados en España. La ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, tiene un objetivo claro, acabar con las centrales nucleares que se encuentran distribuidas por el territorio español. Para ejecutar este plan va a invertir 26.000 millones de euros para poner en marcha el Séptimo Plan General de Residuos Radiactivos (7º PGRR) y apagar el botón nuclear antes de 2035. Sin embargo, la ministra ha decidido ascender a un alto cargo en materia de seguridad nuclear. Se trata de Juan Carlos Lentijo Lentijo que ha sido nombrado como nuevo presidente del Consejo de Seguridad Nuclear, quien hasta ahora era el director Técnico de Seguridad Nuclear. Una decisión un tanto extraña dado que con el que objetivo que se ha marcado Ribera de acabar con las nucleares, este profesional podría disfrutar de su nuevo puesto durante muy poco tiempo. Y parece ser que la nuclear está llegando a su fin en España, con ella podría llegar también el cese de Lentijo.

El Boletín Oficial del Estado (BOE) ha publicado este miércoles los nuevos nombramientos y ceses dentro del Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico. En total han sido dos los profesionales que han sido cesados de que sus puestos, pero no han perdido sus puestos. Lentijo ha sido ascendido y, a partir de ahora, pasará a dirigir el Consejo de Seguridad Nuclear como nuevo presidente. Además, Javier Dies Llovera ha sido revalidado en el cargo como consejero del Consejo. Unos nombramientos propuestos por la ministra de Transición Ecológica y aprobados por el Consejo de Ministros.

Ribera quiere acabar con las centrales nucleares antes de 2035

Lentijo es ingeniero industrial y cuenta con una larga trayectoria dedicada a la energía nuclear desempeñando diversos puestos dentro de este sector. Así, ha sido jefe de proyecto de centrales nucleares, inspector residente de la central de Cofrades (Valencia), jefe de oficina de Emergencias y subdirector de Emergencias y posteriormente, de Protección Radiológica Ambiental, donde finalmente asumió el cargo de director técnico. Además, ostentó el cargo de director general adjunto del Departamento de Seguridad Nuclear en el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Por su parte, Dies fue nombrado por primera vez consejero del Consejo de Seguridad Nacional en el año 2016 y, ahora, seis años más tarde ha conseguido revalidar su cargo. Y es que, este consejero también cuenta con una larga trayectoria en el sector nuclear. Ha sido vicepresidente de la European Nuclear Education Network (ENEN) y secretario de la Cátedra Argos de Seguridad Nuclear auspiciada por el Consejo de Seguridad Nuclear, y Subdirector de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Industrial de Barcelona. Asimismo, ha colaborado en 13 misiones de la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) para diferentes países y ha participado en diferentes proyectos de I+D de España y de la Comunidad Europea en materia de ingeniería nuclear. Unos perfiles muy preparados con los que cuenta del Consejo de Seguridad Nacional, aunque podrían durar poco.

Ribera tiene claro que España debe apostar por energías renovables, dejando de lado las nucleares, que no están consideradas como energías verdes en España, pero sí por la Comisión Europea. Así, la ministra pretende acabar con todas las centrales nucleares que se encuentran distribuidas por el territorio español antes de 2035. Es decir, tanto Lentijo como Dies han sido designados para unos cargos que, dentro de unos años, tendrán poca utilidad en territorio español. A no ser que la titular de Transición Ecológica cambie de opinión y decida mantener las centrales nucleares. Una cuestión que parece un poco difícil, debido a que ya se ha puesto manos a la obra para comenzar a derruir estas infraestructuras.

central nuclear

Actualmente, España cuenta con cinco centrales nucleares, dos de las cuales disponen de dos reactores cada una por lo que suman siete reactores de agua ligera. Sin embargo, estas infraestructuras tienen los días contados, ya que Ribera ha invertido 26.000 millones de euros para poner en marcha el Séptimo Plan General de Residuos Radiactivos (7º PGRR). Esta medida dará cumplimiento al Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 (PNIEC) y al Protocolo de cese ordenado de explotación de las centrales. El plan contempla el inicio del desmantelamiento de las instalaciones nucleares a los tres años de su cese de operación definitivo. Según lo recogido en el documento sujeto a información pública por parte del departamento ministerial que lidera Teresa Ribera, los costes de apagar la energía nuclear en España podrían alcanzar los 26.500 millones de euros hasta el año 2100.

Tanto Lentijo como Dies podrían quedarse sin trabajo más pronto que tarde. Por ello, sorprende que la ministra haya decidido ascender a dos cargos en materia nuclear mientras ella ya ha puesto en marcha un plan para acabar con este tipo de energía. Entre tanto el presidente y el consejero del Consejo de Seguridad Nuclear disfrutarán de sus cargos, aunque no está claro hasta cuando podrán hacerlo.