sábado, 2 julio 2022 04:07

Hasta 500 euros en gestoría deben pagar los venezolanos para obtener una partida de nacimiento en España

La situación de indefensión de los ciudadanos venezolanos que han salido de su país, no solo hacia España, sino a todos los países a los que les ha tocado emigrar, a consecuencia de la crisis económica y política que atraviesa el país suramericano, es tal, que la simple obtención de documentos personales que necesitan para hacer trámites es un suplicio. No solo deben esperar hasta un año para poder gestionar y recibir un pasaporte, que es un documento imprescindible fuera de su país, sino que la obtención de otros papeles tan básicos como una partida de nacimiento o los antecedentes penales les puede costar entre 200 y 500 euros.

Si bien en cierto que durante los últimos meses de este año el consulado de Venezuela en Madrid ha organizado jornadas para apostillar documentos, desde hace años los venezolanos han tenido que acudir a los servicios de gestores, que garantizan que, tras una espera de, por lo menos, un par de meses, pueden recibir sus papeles enviados directamente desde este país. Se ofrecen servicios de gestión y apostillado y el costo de cada trámite dependerá de la complejidad de gestionarlo en Venezuela.

Esta alternativa, evidentemente surgió, debido a la imposibilidad e gestionar, a través de los canales regulares, documentos que son de suma importancia para completar gestiones migratorias o educativas. En España existen múltiples compañías que ofrecen el servicio. Sus gestores advierten que todo lo hacen a través de los canales regulares y con total legalidad, pero reconocen que sigue siendo complicado obtener los documentos en Venezuela, pues la precaria institucionalidad que hay en ese país hace sea a través de mafias la única manera de lograrlo.

En el caso del certificado de antecedentes penales, el solo hecho de ingresar a la página del Ministerio de Interior y Justicia, al apartado que redirige para hacer la solicitud es prácticamente imposible; pareciese que lo habilitan solo durante algunas horas al día, para que un determinado número de personas puedan procesar sus solicitudes.

Cuando se trata de la apostilla, la situación no es más sencilla. la página del Ministerio de Relaciones exteriores advierte que el servicio está disponible durante las 24 horas del día y que las personas pueden gestionar su trámite un día específico a la semana, de acuerdo con el número terminal de su DNI (cédula de identidad). El detalle está, como todo lo que se gestiona en Venezuela, en el tiempo que deben esperar para que los documentos sean legalizados, que puede tomar de dos a cuatro meses, por lo canales regulares.

“Tenemos muchos años ofreciendo estos servicios, porque los venezolanos acudían a nosotros preguntando si lo podíamos hacer, pero es un tema delicado, porque había que ubicar en Venezuela a gestores que realmente garantizaran que se podían tramitar, de manera legal, los documentos solicitados”, explicó Daniel González, vocero de una de las compañías que ofrece el servicio en Madrid a través de las redes sociales. González pidió que no se identificara a la compañía, para evitar represalias por parte de las autoridades del consulado venezolano.

El servicio que ofrecen en esta empresa va desde ubicar la partida de nacimiento en cualquier pueblo o ciudad de Venezuela, en los registro civiles más recónditos del país, hasta el envío del papel hasta España, una vez que esté debidamente legalizado por las autoridades del Ministerio de Relaciones Exteriores venezolano.

En España, en cambio, el simple hecho de hacer cualquier gestión dentro de la representación consular de Venezuela, les cuesta a sus ciudadanos 80 euros, pues esta fue la única alternativa que consiguió el régimen de Nicolás Maduro para obtener liquidez en sus delegaciones, para pagar el salario al personal, a raíz de las sanciones internacionales impuestas, que les impedía tener acceso al sistema bancario internacional, y por ende, el cobro por la realización de trámites o gestiones.

“El consulado ahora es más <<ágil>> haciendo este tipo de gestiones; eso ha mejorado muchísimo, porque antes sí era imposible para los venezolanos poder conseguir un documento. En todos los años que llevamos haciendo esto, ahora podemos decir que son menos los que solicitan el servicio, pero todavía hay quienes nos buscan, porque sigue siendo difícil”, comentó el administrador de una empresa de paquetería que tiene más de 20 años prestando servicios a la comunidad latina en España y que pidió no ser identificado.

Esta persona comentó, además, que el panorama en Venezuela ha cambiado mucho durante el último año, pues en algún momento desde su servicio de paquetería llegó a salir una inmensa cantidad de alimentos y medicamentos para paliar la situación de crisis que había en ese país, pero que ahora los usuarios hacen envíos más esporádicos y de muchos productos que ya no son de primera necesidad.

Al final, la dilación en los procesos de obtención de documentos legales, en el país que está sometido por la dictadura de Nicolás Maduro, es solo una de las aristas de la grave situación de violación de derechos humanos a los que son sometidos los más de seis millones de venezolanos que han tenido que abandonar su país.