sábado, 2 julio 2022 07:16

El comisario Cirilo suplanta a la RAE, se lía con el diccionario y deja a 300 opositores sin plaza

En el Ministerio del Interior la ortografía parece ser una asignatura pendiente. Los opositores a Policía Nacional están muy descontentos con la gestión del Ministerio de Interior sobre sus exámenes y, en particular, están muy molestos con el examen de ortografía. Se trata de una de las pruebas que deben superar los aspirantes a agentes del instituto armado. Han sido varias las ocasiones en las que los opositores han presentado varios recursos contra las correcciones de los exámenes de ortografía y contra el Ministerio del Interior. Los últimos test ortográficos llevados a cabo este año 2022 también presentan irregularidades a la hora de corregirlos. Y es que, el departamento que capitanea Fernando Grande-Marlaska, ha corregido estos exámenes saltándose las normas de la Real Academia Española (RAE). Así, el comisario Cirilo Durán ha suplantado a la RAE, se ha liado con el diccionario y ha dejado a 300 opositores sin plaza.

Al parecer el examen de ortografía al que se han enfrentado los aspirantes a Policía Nacional este año ha suscitado la polémica, poniendo el foco en tres de las palabras que aparecían en el test. Los opositores deben decir si las palabras están recogidas o no en el diccionario. «Stent», «software» y «majorette» han sido el foco de las reclamas impuestas por los opositores, ya que muchos de ellos respondieron que no. Una respuesta que tomaron ya que entendían que estas palabras debían aparecer en cursiva o entre comas al tratarse de una palabra extranjera. Sin embargo, parecer ser que el departo que dirige Grande-Marlaska no estaba de acuerdo con este argumento, ni con la propia RAE.

En las plantillas de correcciones a las que ha tenido acceso MONCLOA.com dieron por buenas las palabras, asegurando que era correcto escribirlas en redonda, es decir, sin cursiva, comillas ni ningún tipo de distintivo que de a entender que se trata de un extranjerismo. Sin embargo, la Real Academia de la Lengua promulga que estas palabras tienen que ir en cursiva por lo que se habría incurrido en un error de corrección por parte de los examinadores. Pero no solo la máxima institución lingüística española ha dado la razón a los aspirantes a agentes, también una doctora en Filología Hispánica llamada Gelsys María García Lorenzo elaboró un informe stent en el que se recoge que estas palabras deben ir en cursiva.

“Lo que están haciendo es terrorífico, no están rectificando su mala corrección y esta nos afecta a muchos aspirantes que llevábamos años intentando sacar adelante la oposición a Policía Nacional”, lamenta un portavoz de los afectados. Y es que los perjudicados por esta mala corrección del examen ascienden a más de tres centenares de personas que han visto su futuro truncado por una prueba de ortografía mal corregida.

“Lo que están haciendo es terrorífico, no están rectificando su mala corrección”

Ante tal injusticia, el grupo de opositores afectado ha decidido presentar un recurso de alzada denunciando la mala corrección. MONCLOA.com ha tenido acceso a este documento en el que piden “la suspensión del acuerdo del Tribunal calificador por el que califica la prueba de ortografía hasta la resolución de este recurso de alzada y, en consecuencia, que quede suspendido el procedimiento selectivo”. La razón de esta suspensión, prosiguen los opositores, “es la producción de perjuicios de difícil reparación a la multitud de aspirantes que van a impugnar esta prueba y, que a la vista de la respuesta de la Real Academia Española, interpondrán recurso contencioso-administrativo contra la desestimación del recurso de alzada“. No obstante, antes de llegar a interponer el recurso, los aspirantes piden que se rectifique la forma de corrección para evitar llegar a estas instancias legales.

YA EXISTE UNA SENTENCIA QUE CONDENA A INTERIOR POR LA ORTOGRAFÍA

Desgraciadamente, lo ocurrido en las oposiciones al Cuerpo Nacional de Policía de la promoción 38 en torno a la ortografía no es la primera vez que ocurre. Hace tan solo dos años, en la promoción 36, los aspirantes interpusieron un recurso contencioso administrativo contra el Ministerio del interior por la prueba ortográfica que el departamento de Fernando Grande-Marlaska diseñó en el examen de acceso al cuerpo. Los opositores denunciaron que cuatro palabras del examen oficial eran incorrectas y la Real Academia de la Lengua les dio la razón.

Tras dos años de litigio judicial, la sentencia judicial ha dado la razón a los aspirantes a agentes. Por primera vez en la historia, los tribunales han tumbado la oposición que preparó Interior y ahora el departamento que dirige Fernando Grande-Marlaska tendrá que indemnizar a los afectados que vieron su futuro truncado por una mala corrección.

Al ver este debate en cuanto a la ortografía del examen de acceso al Cuerpo Nacional de Policía, Interior decidió cambiar la prueba de ortografía. En vez de identificar si 100 palabras estaban registradas o no en la RAE, ahora la prueba ortográfica consistiría en que los aspirantes respondieran si están 100 vocablos están o no en el diccionario. Este nueva prueba supondría que los aspirantes a Policía Nacional tendrían que estudiarse las 96.000 palabras que existen en el diccionario español, una ardua tarea prácticamente imposible para la mente humana. No obstante, los opositores han tenido que hacer frente a esta nueva prueba ortográfica que ha sido mal diseñada puesto que se enumeraron tres extranjerismos crudos sin su correspondiente cursiva. Es por ello que los aspirantes se han puesto en pie de guerra para denunciar esta mala corrección tal y como hicieran aquellos opositores de la promoción 36. “Queremos ser readmitidos en un proceso del que fuimos injustamente apartados”, zanja el portavoz de los afectados en una conversación con MONCLOA.com