miércoles, 29 junio 2022 15:02

Feijoo perdona y mantiene a Ana Vázquez en el PP a pesar de su pasado “casadista”

La llegada del nuevo presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijoo, supuso un antes y un después entre los miembros de la formación. No todos sufrieron la misma suerte que Ana Vázquez Blanco. Cuando el exlíder gallego entró por la puerta grande de la sede de Génova como nuevo dirigente de los populares, los “casadistas” se echaron a temblar. Sabían que estaban en la cuerda floja, debido al apoyo y a la lealtad que le brindaron al expresidente popular, Pablo Casado. Entre estos fieles a Casado se encuentra la secretaria y portavoz Nacional de Interior del PP, Ana Vázquez Blanco. Sin embargo, esta política ha conseguido sobrevivir a la purga “casadista” que está llevando a cabo Alberto Núñez Feijoo. Y es que, parece ser que su salvación va más allá de su valía como política popular. Lo que realmente ha mantenido a Ana Vázquez en la formación es su lugar de nacimiento, Galicia.

La secretaria y portavoz Nacional de Interior del PP, Ana Vázquez Blanco, es una de las políticas que siempre se han situado del lado de Casado, que le han apoyado y le han sido fieles. Excepto cuando las cosas comenzaron a ponerse feas para el exlíder de los populares. La diputada es una de las pocas personas que va a sobrevivir a la purga que Alberto Núñez Feijoo está llevando a cabo contra los “casadistas“. Esto se debe a su lugar de origen, a su Galicia natal. Y es que, el actual líder del PP es un acérrimo nacionalista. Él es gallego antes que popular, su tierra es algo muy importante para el político, tiene un sentimiento mucho más fuerte por Galicia del que pueda sentir por las siglas populares.

ANA VÁZQUEZ SE HA MANTENIDO EN EL PP POR SER GALLEGA

Por ello, no ha podido evitar perdonar los pecados del pasado a Ana Vázquez, con quien comparte tierra. No puede castigar a una gallega como él a pesar de que su pasado no sea el que más guste a Alberto Núñez Feijoo. Sin embargo, parece estar dispuesto a perdonarle su lealtad a Pablo Casado. Y el único motivo que le ha llevado a esta decisión es Galicia. Al líder de los populares poco le importa la valía de esta política, dado que está marcada por el sentimiento “casadista”, un grupo con el que Alberto Núñez Feijoo quiere acabar. Aunque es cierto que es una política de peso, ya que personas de su entorno la ven como futura ministra del Interior. Pero por encima de esto, Ana Vázquez es gallega y, por lo tanto, está dispuesto a pasar por alto su pasado.

Y es que, todo era un camino de rosas para la diputada popular, contaba con el beneplácito de Pablo Casado, era una persona de su confianza y ella por su parte no dudaba en apoyarle y brindarle su lealtad. Eso sí, esto se daba cuando el expresidente del PP estaba bien visto en Génova, cuando nadie dudaba de él y todos trabajaban y remaban hacia el mismo objetivo, que Pablo Casado llegara a La Moncloa. Sin embargo, las elecciones de la Comunidad de Madrid catapultaron a Isabel Díaz Ayuso, que pasó a ostentar un papel fundamental entre los votantes populares. Una cuestión que provocó que el presidente del PP y la líder regional protagonizaran un distanciamiento cada vez más evidente. Hasta que finalmente llegó la guerra.

ANA VÁZQUEZ ABANDONÓ A PABLO CASADO CUANDO LAS COSAS SE PUSIERON DIFÍCILES

En este punto, los miembros de la formación tomaron partido y eligieron bando, hubo quienes apoyaron a Pablo Casado y quienes lo hicieron a Isabel Díaz Ayuso. Entre los primeros se encontraba Ana Vázquez, quien no dudó en un primero momento en mostrar su “casadismo”, aunque la cosa cambió cuando la situación comenzó a ponerse difícil para el entonces líder del PP. En este punto, la “guardia pretoriana” de Pablo Casado se prepararon para dimitir y forzar la salida del entonces líder del PP. Y esto es lo que hizo Ana Vázquez, quien presentó su dimisión como secretaria nacional de Emigración del Partido Popular. De esta forma, abandonaba a su suerte a Pablo Casado y se bajada del barco perdedor. Todo ello para salvar su cargo dentro de las filas del PP.

Si se tratara de otra persona, probablemente, Alberto Núñez Feijoo no le habría perdonado esta jugada, pero es una gallega quien la llevó a cabo. Ahora, esta política no duda en compartir todos los mensajes del presidente del PP a través de su cuenta de Twitter. Todo para demostrarle que no es solo la tierra lo que les une. Ana Vázquez quiere que el político gallego sepa que le va a apoyar y le será fiel. Que su etapa como “casadita” quedó atrás y ahora es pro Feijoo. A la vez que continúa trabajando en temas de Interior, manteniendo a raya al actual ministro, Fernando Grande-Marlaska, y a sus “Marlaskadas”, como ella misma denomina. Lo que está claro es que el hecho de ser gallega le ha servido para sobrevivir dentro de las filas del grupo popular.