miércoles, 10 agosto 2022 17:16

La Generalitat de Cataluña cierra los bosques para evitar incendios en vez de cuidarlos

Los incendios han puesto en jaque mate a España. Como cada verano, numerosos fuegos asolan el país y miles de hectáreas se calcinan cada año. Para evitar estas desgracias medioambientales, es fundamental que los bosques españoles se mantengan limpios con las debidas tareas de desbroce pertinentes que son capaces de evitar incendios o al menos su rápida propagación. Sin embargo, algunos montes yacen con suciedad por todas partes. Este es el caso de los bosques de Cataluña donde la suciedad está a la orden del día. No obstante, en vez de tomar cartas en el asunto, el Govern catalán ha decidido cerrar los bosques para evitar incendios en vez de mantenerlos cuidados.

Desbrozar los bosques es esencial para evitar la propagación de fuegos. Un monte limpio sin restos de paja favorece a la extinción de incendios. Sin embargo, los bosques catalanes yacen con restos de podas que propician la propagación de las llamas en plena naturaleza. Actualmente, la Generalitat de Catalunya ha decidido prohibir llevar animales a desbrozar. Tampoco se puede utilizar maquinaria y por tanto la maleza crece sin más provocando que durante una ola de calor arda con fuerza.

Desbrozar los bosques es esencial para evitar la propagación de fuegos

Además, los bosques de Cataluña también yacen con suciedad de restos humanos que tras su visita a la naturaleza no son capaces de recoger sus residuos. La gente tira mucha basura y montes cercanos a las ciudades yacen en muy malas condiciones. Esta es el caso del Parc Natural de la Serra de Collserola, la montaña de Barcelona, que yace lleno de restos humanos que favorecen la suciedad del bosque cercano a la ciudad condal. Con estos ejemplos, queda latente que la educación medioambiental es una asignatura pendiente en España.

Fuentes vecinales han denunciado a MONCLOA.com el mal estado de los bosques que tal y como se puede apreciar en las fotografías no están en su mejor momento. Estas mismas fuentes afean la dejadez de las Administraciones a la hora de limpiar estos parajes naturales de los que deberían encargarse los guardias forestales y las instituciones municipales de cada zona. “Cuando preguntas a los payeses no les dejan tocar el monte, incluso en algunos lugares no les dejan pastar a los animales, todo está prohibido“, denuncia Jaume Serra, un vecino de la zona. Jaume también alerta de que no se está retirando la paja para quemar en estufas provocando que se queme solo y echando culpas al cambio climático.

El mal estado de los bosques ha alertado a muchos vecinos de la Comunidad Autónoma del norte de España. Los restos humanos, la paja abandonada, la maleza y el escaso mantenimiento ha llamado la atención de muchos vecinos. Sin embargo, la Generalitat de Catalunya aún no ha decidido tomar cartas en el asunto y enviar a forestales que se encarguen de mantener el bosque en condiciones.

LA GENERALITAT CIERRA LOS BOSQUES POR RIESGO DE INCENDIOS

La Generalitat de Catalunya ha decretado el cierre de 11 sierras desde el viernes y hasta el lunes incluido para prevenir incendios ante la ola de calor que afecta a Catalunya, y por la que también ampliará de 275 a 357 municipios de 27 comarcas. “Se trata de la mayor activación que se ha hecho nunca en cuanto a número de municipios, comarcas y control de accesos a macizos forestales”, ha subrayado el Govern en un comunicado remitido a los medios el pasado jueves 21 de julio.

Las sierras con accesos cerrados serán los montes del Montgrí, Cap de Creus, l’Albera, les Gavarres, Montsec d’Ares, Montsec de Rúbies, Baronia de Rialp, Montserrat, Sant Llorenç del Munt i Ubach, Montsant y Montmell-Marmellar. La Generalitat de Catalunya ha decidido prohibir las acampadas, rutas y actividades deportivas de educación en el ocio que se desarrollen en el medio natural y se restringen pruebas deportivas, marchas ciclistas, filmaciones y otros usos excepcionales de las redes interurbanas. También se prohíbe el uso de maquinaria agrícola entre las 12 y las 18 horas –a excepción de la recogida de fruta y productos de huerto-– y las obras en la red interurbana que conlleven la maquinaria con riesgo de incendio, y se limita la circulación de transporte dentro del bosque entre las 12 y las 19 horas.

El Govern capitaneado por Pere Aragonés ha recordado que la activación del nivel 3 del Plan Alfa implica la suspensión de todas las actividades con riesgo de incendio forestal y pide prudencia a la ciudadanía, además de exhortarla a tomar precauciones ante las elevadas temperaturas. De este modo, los bosques catalanes permanecen cerrados por riesgo de incendio.

En vez de cuidar los bosques, la Generalitat de Catalunya ha decidido cerrarlos al público en plano verano. Mantener un buen cuidado de los mismos para que puedan ser disfrutados con responsabilidad no es una opción para el Govern catalán. Pere Aragonés ha decidido cerrarlos para evitar que los fuegos se propaguen por unos bosques mal cuidados donde podrían producirse daños irreversibles.