lunes, 24 junio 2024

Irene Montero y Raquel Sánchez se unen para instaurar más «puntos crucis»

Irene Montero ha encontrado nueva aliada para seguir extendiendo su feminismo. La ministra de Igualdad lleva tiempo imponiendo puntos violeta por distintas zonas, territorios y regiones de toda España. Se trata de lugares seguros para todas las mujeres, según afirma Irene Montero. Es decir, parece una especie de punto donde el agresor no puede hacer nada para atacar a la víctima, como «casa» en los juegos infantiles, o una especie de «crucis», donde una vez entras ya estas a salvo. Para seguir extendiendo estos puntos violeta o «puntos crucis» la ministra de Igualdad ha decidido unirse a la titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Raquel Sánchez. Todo ello para seguir extendiendo este tipo de puntos y que existan en todos los transportes públicos disponibles para los ciudadanos españoles. Así, Irene Montero y Raquel Sánchez se han unido para instaurar más «puntos crucis».

La titular de Igualdad tiene un nuevo objetivo, defender a todas las mujeres durante este verano y para ello quiere convertir los transportes públicos estatales en puntos violeta. Por este motivo, Irene Montero ha decidido unirse a la ministra de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y firmar un contrato con las principales empresas de transportes públicos de España. Se trata de Adif, Aena, Renfe y Puertos del Estado con el fin de que los puntos violeta o «puntos crucis» lleguen a las estaciones, trenes, aeropuertos y puertos del Estado para luchar juntos contra la violencia machista también en el transporte.

Irene Montero ha anunciado esta medida a través de cuenta de Twitter, donde ha detallado que se han firmado un protocolo con distintas empresas de transporte para hacer este verano de los transportes públicos estatales Puntos Violeta, lugares seguros para todas las mujeres que sufran algún tipo de violencia machista en nuestro país. Además, ha añadido: «Gracias a este compromiso conjunto, los transportes públicos estatales contarán con la señalización propia de los Puntos Violeta, para que estas mujeres puedan obtener toda la información que necesiten, y que también se puede consultar en la web». Por su parte, la titular de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana también ha compartido esta información a través de su cuenta en la red social del pajarito y ha asegurado que «las mujeres debemos sentirnos seguras en el espacio público y ejercer su uso con plena libertad».

Además, en la cuenta de Twitter del Ministerio de Igualdad han elaborado todo un hilo detallando la «utilidad» de estos puntos. Se trata de un acuerdo que tendrá una duración de 4 años y, en todos los puntos, estará disponible una ‘Guía de actuación frente a la violencia machista’. Además, han recordado que estos «puntos crucis» son una herramienta no solo para las víctimas, sino para que cualquier persona de su entorno sepa cómo actuar ante la violencia. Se trata de una medida que recuerda en cierta medida a los juegos de niños y sus «casas» como punto de salvación o los «crucis», un tiempo en el que el juego se paraliza, y los puntos violeta se asemeja a esta cuestión. Estos espacios para unos lugares donde el agresor no puede tocar a la víctima. A pesar de esta cuestión, Irene Montero está empeñada en seguir situando estos puntos por todo el territorio español y seguir extendiendo su feminismo a través de estos puntos violeta. Un feminismo que no convence lo más mínimo a las mujeres españolas y suspende en las encuestas realizadas. Ni puntos violeta o «puntos crucis», ni el todos, todas, y todes, ni, en general, el feminismo que promueve Irene Montero gusta a las mujeres de España.

EL FEMINISMO DE IRENE MONTERO SUSPENDE ENTRE LAS MUJERES

El feminismo que propone Irene Montero no representa a la mayoría de las mujeres. Según datos proporcionados por Metroscopia, el 65% de la mujeres considera que el feminismo actual no la representa. Esta mayoría aplastante confronta con el 31% de las mujeres que sí se sienten representadas aunque es una tendencia a la baja ya que esta percepción ha caído 14 puntos respecto a 2020. Además, el último sondeo de Sigma Dos también refleja que dos tercios de las mujeres suspenden la gestión de Irene Montero en el Ministerio de Igualdad. Según los datos proporcionados por Metroscopia, la mitad de la población, un 54%, considera que hay que avanzar más en cuanto a políticas feministas. 

A pesar de los esfuerzos del Gobierno por impulsar la paridad entre géneros la percepción social captada por Metroscopia es que aún queda mucho por hacer. En cuanto a los textos legislativos propuestos por el Ejecutivo, el 61% de los entrevistados por Metroscopia creen que la ley de violencia de género desprotege a los hombres pero favorece a las mujeres. Por su parte, el 37% de los encuestados considera que esta ley protege a las mujeres, y no desprotege a los hombres.