viernes, 7 octubre 2022 18:40

Pedro Sánchez vende el fin de las centrales de carbón mientras Teresa Ribera las colapsa de trabajo

La energía se ha convertido en todo un problema para toda Europa y también para España. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, está obcecado con apagar todas las centrales de carbón, ya que considera que suponen un gran impacto para el medio ambiente. Sin embargo, hay una persona de equipo que no está de acuerdo con esta cuestión. Se trata de una política que forma parte del Gobierno y ha decidido apostar por la quema de carbón como solución rápida para evitar que el precio de la factura de la luz se eleve demasiado a partir del otoño. Se trata de Teresa Ribera, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, quien ha decidido elevar los niveles de quema de carbón hasta unas cifras que no se registraban desde hace años. Ni siquiera en plena nevada con Filomena se alcanzaron los porcentajes que actualmente se están registrando. Así, mientras Pedro Sánchez asegura que España está trabajando por apagar todas las centrales de carbón, Teresa Ribera no de incrementar la quema de este producto a pesar del impacto que supone para el medio ambiente y las promesas del presidente del Gobierno.

Desde que Pedro Sánchez llegó a La Moncloa, el Gobierno ha sido un abanderado del ecologismo. Medidas, iniciativas o leyes han sido aprobadas con el Consejo de Ministros con el fin de preservar el medio ambiente y luchar contra el cambio climático. Pero, sobre todo, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha sido la encargada de trabajar en esta misión. Una de las iniciativas que está en la agenda del Gobierno es tratar de eliminar todas las centrales que no produzcan energía verde, o lo que España considera electricidad ecológica, entre ellas la nuclear o la que se produce con la quema de carbón. Respecto a la primera ya han comenzado a trabajar y han destinado elevadas inversiones de dinero en favor de esta medida. Pero cuando se habla del carbón la cosa cambia.

TERESA RIBERA AUMENTA LA QUEMA DE CARBÓN A NIVELES SUPERIORES A LOS REGISTRADOS EN FILOMENA

Y es que, Teresa Ribera no está por la labor de acabar tan pronto con este tipo de centrales, dado que considera que son una buena alternativa con la que continuar produciendo energía. Sin embargado, lo que resulta más sorprendente es que haya decidido emplear esta alternativa que es sumamente contaminante y que va en contra de las promesas de Pedro Sánchez. Pero, si algo caracteriza a la ministra de Transición Ecológica es su mal carácter y si se empeña en algo ni el propio presidente cambiará su decisión. Así, ha conseguido llevar los niveles de quema de carbón hasta unos porcentajes que no se registraban en años.

Tal es el aumento en quema de carbón que ha potenciado que incluso se han registrado niveles que se encuentran por encima de las cifras que se anotaron cuando se produjo la nevada de filomena. De esta forma, Teresa Ribera da a entender que le importa poco o nada el medio ambiente. Ella tiene claro que la factura de la luz no puede aumentar de cara al otoño, ya que supondría un duro mazazo de cara a las próximas elecciones. Y es que, el hecho de que el precio de la electricidad aumente tras el verano sería podría llevar al PSOE a una pérdida del apoyo de los ciudadanos y con ellos del números de votos. Por este motivo, Teresa Ribera ha decidido sacrificar el medio ambiente y potenciar la quema de carbón, mientras Pedro Sánchez continúa defendiendo que es necesario eliminar todas las centrales de carbón que se encuentran en España. Es decir, todo un desmarque de la ministra para la Transición Ecológica a las promesas del presidente del Gobierno.

EN LO QUE SÍ ESTÁN DE ACUERDO PEDRO SÁNCHEZ Y TERESA RIBERA ES EN ACABAR CON LA ENERGÍA NUCLEAR

Teresa Ribera gastará millones de euros en acabar con la energía nuclear. Nada más y nada menos que 26.000 millones es la cifra que prevé invertir el Ejecutivo para poner en marcha el Séptimo Plan General de Residuos Radiactivos (7º PGRR). Este plan es la hoja de ruta para gestionar los residuos radiactivos y desmantelar las centrales nucleares que están presentes en España. El Ejecutivo pretende apagar el botón nuclear antes de 2035. Actualmente, en España se encuentran en funcionamiento cinco centrales nucleares, dos de las cuales disponen de dos reactores cada una por lo que suman siete reactores de agua ligera.

Ubicadas alrededor de la península ibérica, estas centrales nucleares parecen tener los días contados. Y es que la central nuclear de Santa María de Garoña se encuentra en cese definitivo de explotación y otras dos centrales nucleares, José Cabera y Vandellós I, se encuentran en desmantelamiento. El futuro de las restantes está en manos del ministerio liderado por Teresa Ribera que ya ha marcado una nueva hoja de ruta para tratar de erradicar este tipo de energía en nuestro país.