domingo, 25 septiembre 2022 10:25

La Guardia civil malgasta efectivos del Seprona en vigilar carreras de burros en vez de destinarlos a los incendios

La Guardia Civil está malgastando efectivos. El instituto armado que dirige María Gámez cuenta con un Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) encargado de conservar el medio ambiente y durante este verano han estado muy atareados debido a la elevada cantidad de incendios que se han ido produciendo en todo el territorios español. Sin embargo, en lugar de destinar todos los efectivos posibles del SEPRONA a tratar de contener las llamas han decidido utilizarlos para otras tareas como vigilar una carreras de burros o para labores de inspecciones para las comunidades autónomas. Todo ellos mientras no dejan de aumentar el número de hectáreas calcinadas en toda España. Por este motivo, la Asociación Profesional de la Guardia Civil (JUCIL) no ha dudado en criticar estas decisiones, ya que consideran que estos agentes están siendo obligados a abandonar su principal cometido que es la protección de la naturaleza y el medio ambiente. Así, la Guardia Civil ha decidido destinar distintos efectivos de SEPRONA a tareas de inspección o a vigilar carreras de burros en lugar de enviarlos a controlar los incendios.

Desde que comenzó el verano, los incendios en toda España no han dejado de producirse, afectando a distintos prados y bosques de todos el país. Más de 200.000 hectáreas han sido calcinadas por las llamas en todo el territorio español. Sin embargo, parece ser que el departamento que dirige María Gámez tiene mejores planes para los efectivos del SEPRONA que destinarlos a apagar los incendios. Así, muchos agentes de dicha sección del instituto armado se han visto obligados a realizar labores de vigilancia ciudadana en las fiestas de los pueblos, encierros, eventos deportivos o festivales de música. Todo ello mientras dejan desatendida su principal labor, la protección y conservación de la naturaleza y el medio ambiente. Tanto es así que la Guardia Civil decidió enviar a distintos agentes del SEPRONA a las festividades del municipio de O Saviñao, en la provincia de Lugo. Esta medida fue tomada con el fin de que contralaran y vigilaran las carreras de burros que se llevan a cabo en dicha localidad.

Esta decisión ha levantado las criticas de la Asociación Profesional de la Guardia Civil (JUCIL), quienes consideran que hay un “alarmante déficit de efectivos” en el SEPRONA, cuya plantilla está “incompleta”. JUCIL también ha denunciado que esta sección de la Guardia Civil no se ha renovado desde hace 24 años, momento en que se creó la unidad. Además, según destacan que los efectivos del SEPRONA no superan los 1.522 en la actualidad, es decir, representan el 2% del total de la plantilla de la Guardia Civil. Unos datos que consideran insuficientes y que los incendios han dejado entrever que la plantilla del SEPRONA es insuficiente para combatir las llamas en todos el territorio español y más cuando se destinan efectivos a otras labores. En su cuenta de Twitter no han dudado en denunciar la situación y han destacado que los efectivos del SEPRONA están siendo utilizados como meros inspectores abandonado su principal cometido que es la protección de la naturaleza y el medio ambiente.

Que los agentes de dicho departamento de la Guardia Civil no dan abasto para apagar las llamas es un hecho que se ha podido comprobar este verano. Y si encima se destinan los efectivos a tareas de vigilancia ciudadana como a controlar carreras de burros a labores de inspección para las comunidades la situación se agrava todavía más. Y es que, las elevadas temperaturas y las distintas olas de calor que se han producido en España han provocado que los agentes tengan muchas dificultades para contener las llamas. A ello se suma el escaso número de personal y los ineficaces planes para prevenir incendios con los que cuentan distintas comunidades, como es el caso de Galicia

LA GUARDIA CIVIL MALGASTA EFECTIVOS MIENTRAS LOS POLÍTICOS MANTIENEN INEFICACIONES PLANES CONTRA INCENDIOS

Los incendios están poniendo en cuarentena los actuales dispositivos de extinción de incendios con los que cuentan las Comunidades Autónomas. Este es el caso de la Xunta de Galicia, liderada por Alfonso Rueda, donde el dispositivo del Gobierno autonómico para apagar fuegos no está siendo suficiente. De este modo, el Gobierno gallego ha decidido destinar parte de sus fondos públicos a pagar al ministerio de Defensa para que sus efectivos colaboren en las tareas de extinción de incendios. En concreto, serán 469.604,41 de euros los que el Ejecutivo de Alfonso Rueda transferirá al ministerio de Defensa para que sus efectivos colaboren en los incendios que están calcinando miles de hectáreas en la región. Además, esta partida podrá incrementarse en función de los escenarios de riesgo. Así, la Xunta de Galicia pretende dar una respuesta mejorada para apagar incendios.

Al político gallego se suma también el consejero de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio de la Junta de Castilla y León, Juan Carlos Suárez-Quiñones, quien aseguró que “mantener el operativo de incendios todo el año es absurdo y un despilfarro”. Ahora, con un elevado número de hectáreas calcinadas en todo el territorios castellanoleonés, este político se encuentra en la cuerda floja por sus malas decisiones respecto al plan contra incendios de la región.