sábado, 1 octubre 2022 19:33

Los reclusos de la cárcel del narco de Algeciras queman los coches de los funcionarios de prisiones

Los narcotraficantes condenados en España tienen una cárcel por excelencia. Se trata de la prisión algecireña de Botafuegos, más conocida como “la cárcel del Narco” debido al elevado porcentaje de presos condenados por delitos que se cometen en el Campo de Gibraltar relacionados con el narcotráfico. Esta prisión tiene capacidad para más de mil reclusos que en su mayoría han trabajado en las redes de narcotráfico españolas que operan en el sur de España. Si bien hasta ahora estos presos no protagonizaban altercados, ahora han empezado a causar momentos de alta tensión en la prisión de Algeciras. En este último grupo se encuentra el incendio de tres vehículos de un par funcionarios de prisiones que trabajan en Botafuegos. Estos hechos han sido denunciados ante la Policía pero desde los sindicatos de funcionarios de prisiones reclaman responsabilidades al ministerio del Interior que yace impasible ante las continuas agresiones que sufre este gremio.

prision botafuegos RjR7M9qGtYV5fO5d8RTDyrO 1240x768@abc Moncloa
Cárcel de Botafuegos

La cárcel del narco es una de las prisiones más importantes de España. Los principales narcotraficantes del país detenidos por la Policía residen provisionalmente en Botafuegos a la espera de juicio o cumpliendo condena. Más de un millar de presos están internados en los quince módulos con los que cuenta esta prisión andaluza. Para tratar de que cumplan con la legislación penitenciaria, casi medio millar de funcionarios de prisiones trabajan en esta cárcel. Sin embargo, los módulos de la prisión y exteriores de la misma son escenario de momentos de tensión entre los trabajadores de las prisiones y los reclusos que se niegan a cumplir con la legislación penitenciaria.

Uno de estos altercados sucedió el pasado 5 de septiembre cuando un incendio provocado calcinó dos vehículos de una trabajadora penitenciaria. Según fuentes internas, esta empleada tiene trato directo con los reclusos y cuenta con voz y voto a la hora de decidir si a un interno se le concede un permiso de salida o puede ser procesado al tercer grado penitenciario. Pero es que estos coches no son los únicos que han sido incendiados en Botafuegos. Hace seis meses el vehículo de otro funcionario que trabaja en la cárcel del narco fue calcinado en circunstancias idénticas. Este trabajador también opera en la misma unidad que la otra víctima de los incendios.

Estos graves incidentes han provocado que la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (Acaip-Ugt) se haya puesto en contacto con la dirección del centro para conocer de primera mano los hechos. En una conversación con MONCLOA.com, los portavoces de Acaip-Ugt aseguran a este medio que el suceso ha sido remitido a la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias del ministerio del Interior. Asimismo, los directores de la cárcel del narco han asegurado que se adoptarán medidas internas. «Desde el Sindicato
entendemos que la solución pasa por el traslado a los presos relacionados con el narcotráfico a otros centros penitenciarios del país«, piden desde Acaip. Además, los representantes sindicales reclaman al ministro del Interior que Botafuegos y su personal estén encuadrados dentro del Plan de Especial Singularidad del Campo de Gibraltar con el que cuentan los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado. Asimismo, desde Acaip-Ugt reclaman más personal para tratar de controlar a estos reclusos que provocan incidentes hasta en el aparcamiento del centro contra las propiedades de los funcionarios.

LA CÁRCEL CON EL MAYOR NÚMERO DE MÓVILES INCAUTADOS DE ESPAÑA

Botafuegos es el lugar custodio de los narcotraficantes que operan de forma delictiva en el Campo de Gibraltar. Su proximidad con Marruecos hace que hasta ella lleguen muchos condenados por narcotráfico que tratan de introducir droga en las numerosas «narcolanchas» que prácticamente a diario cruzan el estrecho de Gibraltar cargadas de fardos. Sin embargo, su reclusión en esta cárcel de Algeciras no supone en muchos casos que los narcos dejen de colaborar en estas actividades. Para ello, los presos se hacen con teléfonos móviles con los que siguen teniendo contacto con el exterior.

Botafuegos es el lugar custodio de los narcotraficantes que operan de forma delictiva en el Campo de Gibraltar

No es casual que Botafuegos sea el centro penitenciario español donde más teléfonos móviles se han incautado. Nada más y nada menos que 690 terminales han sido requisados el pasado año 2021. Estas incautaciones son síntoma del agujero en la seguridad interior de la cárcel de Algeciras. Además, a los móviles hay que sumar los drones donde se han incautado drogas y teléfonos según fuentes consultadas por este medio.

Los incidentes y la brecha en cuanto a la seguridad de las comunicaciones de los presos dejan latente que la cárcel del narco no pasa por su mejor momento. El número de presos duplica con creces el número de funcionarios que desde principio de siglo trabajan en la cárcel andaluza. Botafuegos se ha convertido en la casa de los narcotraficantes que han sido condenados por la Justicia española. Sin embargo, aún existen narcotraficantes que operan en estos puntos calientes desde los que entran miles de kilos de sustancias cada año. «Es imposible incautar toda la droga que entra en el país», zanjan con desconsuelo fuentes policiales consultadas por MONCLOA.com.