miércoles, 28 septiembre 2022 14:45

Carrefour inicia su «caza de brujas» tras el fiasco de la cesta y pone a su jefa de marketing en el punto de mira

Carrefour vive una auténtica tormenta mediática, algo que no había visto la marca en años. Alexandre de Palmas, director en España de la conocida distribuidora, no entiende cómo se ha convertido en objeto de críticas de un día para otro. Y dado que Carrefour vive un auténtico infierno en los medios, han decidido discretamente buscar responsabilidades. Fuentes internas de la multinacional deslizan que una de las que está en el punto de mira es Beatriz Faustino, directora de marketing de Carrefour y una de las que ideó esta campaña que buscaba que la distribuidora se sumara a las exigencias de la vicepresidenta del Gobierno Yolanda Díaz para poner tope al precio de algunos alimentos en una cesta que costaría 30 euros. Pero nada ha salido como esperaban. Ahora, la distribuidora dejará que baje el souffle y se tomarán las medidas oportunas. Y quien suda frío es quien también fue jefa de marketing de Burger King.

Se vio desde el principio como un plan sin fisuras. ¿Qué podría salir mal? Carrefour simplemente limitaría el precio de unos alimentos (entre los cuales no hay ninguno fresco) para hacer una cesta económica de 30 productos básicos que costaría nada menos que 30 euros. Dejando a un lado consideraciones como el hecho de que esa misma cesta con esos mismos productos salga más barata en otros supermercados como Dia, lo cierto es que hay una alta directiva que suda frío debido a las consecuencias de esta campaña de marketing. Todo ha salido mal y los medios no olvidan semanas después ese encuentro entre Alexandre de Palmas y Yolanda Díaz. Si la idea era tener publicidad, podrían haberlo conseguido, pero no precisamente en clave positiva de la marca.

Beatriz Faustino es una de las primeras víctimas que podrían desfilar tras este fallo cometido por Carrefour. No fue un buen plan reunirse con Yolanda Díaz. Desde comunicación lo saben. Pero tampoco está bien ejecutado el ejercicio de marketing de la cesta. No hay productos frescos, sale más barata en otros supermercados y lo más importante: ha conseguido ponerse en contra a todos los compañeros del sector, que han visto cómo Carrefour ha ido por libre y se ha aprovechado de una situación para intentar adelantarse al resto; pero sin éxito.

Beatriz Faustino tiene una larga trayectoria. Pasó por McDonalds, por Burger King y ahora por Carrefour. Su especialidad parece clara. En Burger King de hecho esquivó una bala que golpeó fuerte a la marca en una campaña publicitaria por Semana Santa en la que hicieron un eslogan con poco sentido común y ofensivo para los católicos (“Tomad y comed todos de él. Que no lleva carne. 100% vegetariano. 100% sabor. Big King Vegetal”, decía). Pero en Carrefour no se ha librado de que su nombre vuelva a aparecer en público por una nefasta campaña que no ha salido como se esperaba. La cesta de 30 euros pesará mucho en la conciencia de la empresa. Y habrá consecuencias para quienes formaron parte de la idea de reunir a Alexandre de Palmas con la vicepresidenta del Gobierno y también ministra de Trabajo, Yolanda Díaz.

En Carrefour viven un terremoto porque nunca antes su presidente había salido tantas veces y de forma tan continua en los medios. No hay que olvidar que Alexandre de Palmas llegó a la presidencia de Carrefour en 2020, en plena pandemia. Y desde que ha llegado ha conseguido acercarse mucho al Gobierno hasta el extremo de que ya les ven como unos oportunistas, tanto en la oposición como en su propio sector económico. La estrategia de marketing de Beatriz Faustino, que fue vista con buenos ojos por Alexandre de Palmas, no ha salido como era de esperar para el equipo de Carrefour, pero han tenido un daño colateral con el que no contaban. El tener en contra a los otros profesionales del sector no es algo bueno para el futuro de la compañía internacional, pues el ir por libre hará que su competencia haga lo mismo. Y la competencia desleal no suele ser buena para el negocio.