jueves, 29 septiembre 2022 07:04

Santiago Abascal respira aliviado tras la salida de Macarena Olona de Vox y no contempla su vuelta

En política no existe la amistad sino las lealtades, y de este tema sabe bastante Macarena Olona, quien en este momento lucha por regresar a la vida pública, pero ha recibido un portazo por parte de VOX, pues desde el partido lo que dicen es que el propio Santiago Abascal respiró aliviado cuando la ex candidata a la Junta de Andalucía decidió dejar su curul en el parlamento andaluz y salir de la formación política, alegando problemas de salud.

La ex diputada de la tolda verde está de nuevo en Panamá y desde allá concedió una entrevista a una cadena radial donde dejó muy claro que su retorno a la vida política dependerá de una conversación que pretende tener con Santiago Abascal a su regreso a España.

Al final, todo parece indicar que Olona ha sido una víctima de su propio partido, pese a que en su entrevista radial dijo que ella fue quien había tomado la decisión de irse como candidata a Andalucía, fuentes de VOX han dicho que la enviaron a esa región para aplacar sus ínfulas de poder dentro de la formación verde, pues estaba alzando demasiado vuelo y su actitud estaba reñida con lo que es la formación como tal.

Para VOX está siendo muy confuso este acercamiento de Olona, a tan solo dos meses de haber anunciado que dejaba la política por problemas de salud y un par de sus portavoces han hecho comentarios sobre su rápida recuperación, con cierta sátira y uno de ellos ha sido justamente Santiago Abascal, que en su más reciente declaración dejó muy claro a los medios de comunicación que la ex diputada ya no formaba parte de su partido.

Sin embargo, la exdiputada ha insistido en medio de la entrevista, en reiteradas oportunidades, en que, pese a haber presentado su dimisión, ella no ha dejado de pertenecer a VOX y que su corazón está del lado de los votantes del partido.

Olona destacó que ella sabe muy bien que volver al Parlamento andaluz es completamente inviable, porque la renuncia era irrevocable, al igual que sucedió cuando decidió dejar su cargo como diputada del Parlamento de los Diputados, que renunció, sabiendo claramente que no había ninguna posibilidad de regresar.

La exdiputada sabe que ella tiene poder y que arrastra seguidores dentro del partido, a pesar de las trabas que le han puesto Iván Espinosa de Los Monteros y Javier Ortega Smith, que han logrado convencer a Santiago Abascal de sumarse al combo para neutralizar a Macarena Olona.

Todos estos movimientos dentro del partido evidentemente se están produciendo porque VOX también están preparando el terreno para presentar sus listas, de cara a las próximas elecciones municipales y autonómicas que se celebrarán en España en mayo del próximo año.

Su intempestiva salida de la política a finales de julio dejó sorprendido a más de uno, pero solo fue una consecuencia de los nervios de los machos alfa de la organización política, que vieron el crecimiento que la ex diputada estaba teniendo; fue por ello que la enviaron como candidata a Andalucía, donde sabían que no tenían la más mínima posibilidad de superar en votos al Partido Popular, pero era una manera de sacarla de Madrid, elegantemente.

Lo cierto es que ahora la líder está buscando alternativas, pero ante el saboteo interno en Vox, lleva un rato manejando la opción de armarse un partido propio con miras a fortalecerlo en pocos meses, al mejor estilo de Yolanda Díaz, con su organización SUMAR. Olona quiere presentarse a las generales y lo quiere hacer a lo grande y es por eso que ha dedicado sus últimas semanas a levantar polvo y generar titulares, que aunque no hayan estado relacionados con actos políticos directamente, han sido actos de masa para atraer simpatizantes.

Olona reconoció en la entrevista radial que se había enterado que desde el propio seno del partido habían filtrado informaciones sobre la situación y que esa movida le había dolido, pues lo último que esperaba de la formación política a la que perteneció hasta hace un par de meses es que la vendieran.

A todo esto se le suma lo parco que ha sido Santiago Abascal en relación con la posible vuelta de Olona a VOX. Por un lado, ella insiste en que sostendrá una reunión con él y él ha dicho en público que ella puede volver al partido o que también tiene la opción de regresar a su cargo público como abogada del Estado, dejándolo caer como quien no quiere hablar del tema, porque sabe que detrás de una afirmación suya saldrán los demás machos alfas de la formación de derechas a recordarle por qué fue que Olona acabó como candidata en Andalucía.