martes, 6 diciembre 2022 02:00

El chavismo afina sus contactos con el independentismo español a través de la cónsul en Bilbao

La hermana del número dos del chavismo, Diosdado Cabello, Glenna Del Valle Cabello, cónsul de Venezuela en la ciudad de Bilbao, llegó a esta delegación consular con la misión de enmendar la situación provocada por Delcy Rodríguez tras su intento de querer entrar en territorio español en 2020, pero además, le han encargado acercarse a los grupos independentistas vascos, para promover sus ideologías políticas.

Cabello tuvo un encuentro esta misma semana con Eneritz de Madariaga, portavoz de Elkarrekin Podemos Bizkaia en las Juntas Generales de Bizkaia, en el País Vasco, y con la parlamentaria vasca Isa González, con la excusa de abordar el tema de la situación venezolana, la recuperación económica del país caribeño y el impacto de las sanciones impuestas por la Unión Europea contra los funcionarios del régimen de Nicolás Maduro.

Mientras las funcionarias vascas decían que la reunión fue para establecer relaciones diplomáticas y hablar sobre la situación de Venezuela, en la cuenta de la Embajada de Venezuela en España señalaban que hablaron sobre las consecuencias de las sanciones interpuestas.

Durante años, el chavismo ha tratado de vender en todas las tribunas internacionales que la crisis económica que ha vivido el país suramericano ha sido consecuencia de las sanciones impuestas por Estados Unidos y la Unión Europea, asegurando que estas medidas han causado un perjuicio al territorio venezolanos, cuando la realidad es que las sanciones han sido contra funcionarios del régimen y sus recursos, obtenidos de manera ilícita, que han tratado de ocultar en los países de la UE y en Norteamérica.

A esta encuentro también asistió el cónsul Orlando Mijares Blanco, cónsul de primera de la delegación consular de Venezuela en Bilbao, de acuerdo con la imagen que publicaron a través de la cuenta de Twitter, donde aparece la hermana de Diosdado Cabello, junto a las funcionarias vascas.

Mientras la hermana del número dos del chavismo establece estos vínculos durante su gestión como cónsul de Venezuela en Bilbao, hay que recordar que hay organizaciones no gubernamentales españolas que han denunciado que el régimen de Nicolás Maduro mantiene refugiados en su país a por lo menos 26 exmiembros de la organización terrorista ETA y que algunos de ellos tienen todavía cuentas pendientes con la justicia española.

La Asociación Dignidad y Justicia lleva años luchando para denunciar a quienes ellos llaman los huidos de ETA y en especial a quienes están en Venezuela, pues aseguran que desde el Gobierno de Pedro Sánchez no han movido ni un dedo para procurar que las autoridades venezolanas busquen y entreguen a los miembros del grupo terrorista que lograron escapar de España y buscar refugio en Venezuela, logrando la protección del fallecido Hugo Chávez y ahora de Nicolás Maduro.

De acuerdo con la información ofrecida por esta ONG, ha sido el ex militar venezolano Hugo Armando «El Pollo» Carvajal, que está preso en España, quien ha facilitado información que estaba en manos del régimen venezolano, sobre la ubicación de cada uno de los etarras que están en Venezuela, con conocimiento del las autoridades. Este militar venezolano está solicitado por Estados Unidos para ser extraditado y su defensa ha intentado que las autoridades españolas utilicen la información que él tiene en su poder para que no se concrete la entrega a la nación norteamericana.

El diputado de la Asamblea de Madrid, del Partido Popular, Daniel Portero, quien preside esta organización, aseguró a Moncloa.com que han sido formuladas las denuncias correspondientes ante la Audiencia Nacional, para que el Estado se encargue de gestionar la entrega de estas personas a la justicia española, pero que temen que mientras esté Pedro Sánchez en el Gobierno, suceda lo mismo que sucedió en la era de José Luis Rodríguez Zapatero, donde no se hizo absolutamente nada para procurar la extradición de los etarras que tienen cuenta pendiente con la justicia.

El chavismo sabe que para las gestiones más gruesas en España, ahora que busca abrirse las puertas nuevamente, necesitan a una persona de confianza, y quién mejor para ello que la hermana del número dos del chavismo, Glenna Cabello, quien anteriormente estuvo en Francia como cónsul de París, pero que en realidad, quienes la conocían en ese entorno señalaban que tenía más bien responsabilidades de una embajadora y que acumulaba gran cantidad de poder, al igual que el que tiene su hermano, Diosdado Cabello.

La cónsul de Venezuela en Bilbao está en España desde finales del año pasado, cuando quedó encargada de allanarle el camino al chavismo, en esta nueva etapa en la que intentan vender a la comunidad internacional que hay una nueva apertura económica, que es clave justo en este momento en el que el régimen de Nicolás Maduro trata de gestionar la venta de petróleo y gas en el mercado internacional, para suplir el faltante que queda tras las sanciones impuestas a Rusia, tras la invasión militar a Ucrania.