sábado, 3 diciembre 2022 23:03

Fernando Grande-Marlaska externaliza el control de fronteras y riega a Marruecos con 30 millones de euros

Fernando Grande-Marlaska se lava las manos en materia de seguridad de fronteras. El titular del Interior prefiere no inmiscuirse en estas cuestiones y opta por relevar las competencias en otros órganos o en las instituciones de otros países. Y ahora, ha puesto el foco sobre Marruecos, quiere que sean ellos los que controlen las fronteras y eviten el paso de inmigrantes a territorio español. Para ello, Fernando Grande-Marlaska tramitó una ayuda que asciende a 30 millones de euros para contribuir a pagar los gastos que supone el control de las fronteras. Mientras que para España únicamente pretende destinar 16 millones de euros para Ceuta y Melilla. Es decir, que Fernando Grande-Marlaska prefiere externalizar la vigilancia de estos pasos y cargar todo el peso sobre los agentes y las instituciones extranjeras, en este caso las de Marruecos. Para ello, el titular del Interior ha decidido regar este territorio con 30 millones de euros.

El Ministerio del Interior, capitaneado por Fernando Grande-Marlaska, registró una ayuda en materia de control de fronteras. En este caso, el ministro otorgó una partida que asciende a 30 millones de euros a Marruecos. En el documento, al que ha tenido acceso MONCLOA.com, aparece recogido que el objetivo de esta ayuda es contribuir a sufragar los gastos incurridos en los despliegues operativos, junto con los gastos de mantenimiento de los materiales empleados por los servicios policiales marroquíes en el desarrollo de las actuaciones de colaboración con España en la vigilancia de fronteras y en la lucha contra la inmigración irregular que tiene como destino las costas y territorios españoles.

SE TRATA DE UNA AYUDA PARA SUFRAGAR EL CONTROL DE FRONTERAS

En particular, esta inversión debe destinarse a una serie de puntos que aparecen recogidos en este acuerdo como gastos derivados del patrullaje y vigilancia terrestre, marítima, costera y de litoral, incluyendo carburantes, aceites y otros aditivos; y gastos relacionados con el mantenimiento y reparación de infraestructuras, bienes y el material destinado a la vigilancia y control fronterizos. Así como el abono de dietas e incentivos al personal desplegado y personal comisionado para la vigilancia de fronteras, lucha contra la inmigración irregular y dispositivos de retorno de los inmigrantes. Por otra parte, también se podrá destinar a gastos asociados a los procedimientos de retorno de inmigrantes que se encuentren irregularmente en territorio marroquí, incluyendo los gastos de combustible, manutención de inmigrantes irregulares y billetes para los dispositivos de retorno.

Lo que está claro es que Fernando Grande-Marlaska prefiere lavarse las malos y externalizar las competencias en materia de seguridad de las fronteras. Y por este motivo, ha regalado hasta 30 millones de euros a Marruecos para esta cuestión. Todo ello mientras deja desamparadas Ceuta y Melilla, los principales territorios a los que intentan entrar los inmigrantes. Y es que, en estas dos ciudades autónomas llevan mucho tiempo reclamando tanto material como efectivos para poder contener los intentos de saltos de la valla que separan España de Marruecos.

Para España han aprobado una inversión de 16 millones de euros para estos territorios, lejos de los 30 millones para Marruecos. Es decir, una diferencia de 14 millones de euros y todo para que sea el país marroquí quien se encargue de controlar la entrada de inmigrantes. Además, esta no es la primera vez que han otorgado una partida de ayudas a un país africano para no tener que hacerse cargo del control de las fronteras. Así, Marlaska decidió adjudicar 5 millones de euros a Mauritania para esta cuestión y ahora ha hecho lo mismo con Marruecos, solo que esta vez la ayuda ha sido mucho más generosa.

FERNANDO GRANDE-MARLASKA YA REGALÓ 5 MILLONES DE EUROS A MAURITANIA PARA CONTROLAR LA INMIGRACIÓN

El ministro del InteriorFernando Grande Marlaska, sabe que el problema migratorio no solo viene desde Marruecos. El magistrado socialista se gastó una millonada del erario público en subvenciones a Mauritania. Cada vez que tiene ocasión, utiliza la Secretaría General de Gestión Económica y Patrimonial para regar con dinero este país que ha llenado las costas canarias de pateras con inmigrantes. El pasado martes 11 de mayo, Marlaska destinó en total 5,1 millones de euros para el gobierno mauritano. Este importe hay que sumarlo a los otros cerca de cinco millones que el Ministerio del Interior regaló a principios de 2021 a este país africano.

En este caso, el ministerio de Marlaska repartió los 5,1 millones en ayudas en cuatro paquetes. El primero son tan solo 25.000 euros justificados directamente como una «ayuda directa a Mauritania para gastos combustible y aceite patrullaje, en el ámbito de la Cooperación Policial Internacional». Vamos, para controlar la inmigración. No es la primera vez que se da ayudas a los policías mauritanos. De hecho, en otras ocasiones el ministerio se ha andado con menos rodeos y ha dejado claro en el papel que el dinero iba destinado para cortar el flujo migratorio a España.