jueves, 1 diciembre 2022 17:44

Varios partidos políticos organiza una reunión a puerta cerrada con prostitutas

Todo parece indicar que pese a los esfuerzos que han hecho las trabajadoras sexuales españolas, los partidos políticos están decididos a sacar adelante la ley que busca abolir la prostitución, a pesar de los argumentos ofrecidos por este colectivo que la tarde de este martes volvieron a concentrarse a las puertas del Congreso de los Diputados para exigir que sus propuestas sean escuchadas.

La semana pasada fueron recibidas por miembros del Partido Popular, este miércoles se reunirán con una delegación del PSOE, el viernes las recibirá Ciudadanos y el próximo lunes tendrán una cita con la ex diputada de VOX, Macarena Olona, pero todas estas reuniones son solo para que quede por sentado que sí fueron escuchadas, cuando la sensación que tienen la trabajadoras sexuales es que la aprobación de la ley se dará de un momento a otro.

Susana Pastor, portavoz de la Asociación de Trabajadoras Sexuales asegura que los políticos que han acordado recibirlas, señalan que la ley saldrá adelante, porque lo que se busca es erradicar la trata de personas y el proxenetismo, pero son dos temas con los que las trabajadoras sexuales no están de acuerdo, además de que el texto, presentado por el PSOE, plantea penalizar a quienes consuman prostitución, lo cual es criticado por las propias trabajadoras sexuales, quienes se defienden señalando que ellas prestan un servicio a la sociedad.

«Yo creo que es por puro moralismo que van a aprobar la ley, porque lo que les hemos dicho, una y otra vez, es que hay más trata de personas en los campos y contra eso no hacen nada. Así que los políticos tienen que enfocarse en lo que es la realidad y no pensar que con esa ley se va a abolir la prostitución en España, porque aprobar esa ley lo único que hará será llevar la prostitución a la clandestinidad y generará precariedad para las trabajadoras sexuales», expresó Pastor en conversación con Moncloa.com

De acuerdo con el texto que presentó el PSOE ante el Congreso de los Diputados, plantea, de entrada, la modificación del artículo 187 del Código Penal con la cual «se pretende articular la necesaria respuesta penal, optándose por castigar el proxenetismo de manera general, sin exigir la relación de explotación, que conduce a una restricción indeseada del alcance del tipo», según el texto elaborado por el partido socialista.

Otro de los aspectos que plantea la ley es ubicar a las trabajadoras sexuales en condición de víctima, lo cual es rechazado por estos colectivos, pues aseguran que ellas trabajan porque quieren y que defienden que la prostitución es un trabajo como cualquier otro, que mueve la economía del país, genera empleos, por lo que aseguran que no descansarán hasta que sus consideraciones sean tomadas en cuenta antes de la aprobación de ley.

«Estamos muy decepcionadas, porque al final no nos dan opciones y Podemos es el único partido político que no nos ha tomado en cuenta, pero nosotros sabemos que a lo interno, ellos están divididos. Esperamos no tener que llamar a las puertas de todos y que todos nos reciban, porque ellos no pueden legislar sin conocer la realidad de un tema que desconocen, porque una cosa es lo que la gente piensa de la prostitución y otra lo que la gente realmente conoce», expresó Pastor.

Esta protesta frente al Congreso de los Diputados ya se han hecho en oportunidades anteriores, desde que el PSOE introdujo el proyecto para su aprobación, pero las trabajadoras sexuales se han quejado de que los medios de comunicación no les han dado espacio y que muchos políticos, que hasta son sus clientes, pasan de ellas, por un tema de moral, pero que al final, en la sociedad española hay muchísimas personas que consumen prostitución y que de aprobarse este proyecto de ley, serán penalizados por ello.

«No pueden hablar de unos datos que no tienen. A las trabajadoras sexuales nadie les ha preguntado nada. Estos políticos no conocen los números, no conocen cuántas mujeres están trabajando en este mundo y toda la gente que se vería afectada en el caso de que se intente abolir la prostitución, pues no es solo las mujeres que se dedican a ello, sino todos los negocios que forman parte de este mundo, como los salones de belleza, los hoteles, los taxis y la gente que libremente decide pagar por el servicio», dijo la portavoz de ASTRAS.

Las trabajadoras sexuales lo que piden es que si los diputados quieren legislar sobre esta actividad, tomen en cuenta los beneficios laborales que no tienen quienes se dedican a esta labor y con los que sí cuentan personas que de dedican a otras actividades laborales, por lo que piden que se aborden estos temas que son los que realmente les interesan a ellas y a los dueños de los negocios donde ellas suelen trabajar.