viernes, 9 diciembre 2022 00:38

La Xunta de Galicia compra mesas de instituto a 1.500 euros cada una

Cerca de 1.500 euros. Es lo que ha pagado la Xunta de Galicia por cada una de las mesas de laboratorio que ha comprado para los centros educativos que dependen de la Consejería de Cultura, Educación, Formación Profesional y Universidades de la Xunta liderada por Alfonso Rueda. Un gasto que asciende a los más de 120.000 euros públicos, que salen de las cuentas de la comunidad autónoma antes liderada por Alberto Núñez Feijóo, en busca de la «excelencia» dentro de los centros educativos gallegos. Algo que, sin duda, podría favorecer al candidato popular de cara a los próximos comicios autonómicos, que en Galicia tendrán lugar en 2024.

Todo parece preparado para las elecciones de 2023. Citas electorales en las que no sólo se decidirá el futuro de muchas de las comunidades autónomas españolas, sino que también se decidirá quién será el próximo inquilino del Palacio de la Moncloa. Una decisión ante las urnas ante la que todos los líderes autonómicos parecen estar dispuestos a hacer un buen papel para hacer las cosas un poco más «fáciles» a su candidato nacional. Es el caso de la Xunta de Galicia que, a pesar de no someterse a elecciones autonómicas hasta 2024, parece estar dispuesta a hacer el mejor papel posible para apoyar al candidato popular nacional, Alberto Núñez Feijóo, anteriormente presidente de la Xunta gallega.

Tanto es así, que el actual Gobierno gallego, en manos de Alfonso Rueda, ha aprobado un contrato para equipar a los centros educativos públicos de secundaria que dependen de la Xunta de materiales de alta calidad para las lecciones «prácticas». En concreto, para los laboratorios de los institutos gallegos, que contarán con nuevas mesas de investigación.

120.000 EUROS DE LA XUNTA DESTINADOS A EDUCACIÓN

Así pues, tal y como ha podido saber este diario, la Xunta de Galicia ha destinado más de 120.000 euros a la compra de «80 mesas de laboratorio con destino a los centros educativos de enseñanza secundaria» dependientes de la Consejería de Cultura, Educación, Formación Profesional y Universidades de la Xunta de Galicia. Unas mesas que costarán de forma individual, según los documentos oficiales, 1.249 euros (sin IVA), rondando los 1.500 euros por unidad con los impuestos añadidos.

Cifra que implica que estas mesas de laboratorio conseguidas por el Gobierno regional gallego son de las más valoradas del mercado. Y es que los precios por este tipo de productos parecen oscilar entre los 400 y los 2.500 euros; algo que deja claro que los materiales obtenidos por la Xunta de Galicia buscan, no sólo cumplir con su función dentro de las aulas de secundaria, sino demostrar la implicación del Ejecutivo regional por mejorar la calidad de la educación gallega.

Del mismo modo, las condiciones técnicas especificadas por la Consejería de Cultura para este mobiliario de los institutos públicos gallegos buscan, no sólo que sean versátiles, sino también que cumplan con las mayores medidas de seguridad posibles, evitando así los accidentes con los adolescentes que se encuentren en estos laboratorios.

«La capacidad mínima será de cuatro alumnos en un solo lateral» destacan desde la Xunta en las especificaciones del contrato de estas mesas de laboratorio. Meas que, además, deberán tener «alta resistencia a productos químicos agresivos, de fácil limpieza y resistente a acciones físico-mecánicas«, así como disponer de «un sistema de seguridad eléctrico».

APOYO AUTONÓMICO A NÚÑEZ FEIJÓO

Compromiso de la Xunta de Galicia, a través de la Consejería de Cultura, que muestra el interés del Ejecutivo gallego por mantener una educación de calidad en la autonomía. Una calidad que podría ser uno de los factores determinantes para mantener la mayoría absoluta del Partido Popular en la autonomía de cara a las elecciones de 2024, a pesar de la salida de Alberto Núñez-Feijóo de la presidencia de la Xunta.

Una salida del afamado presidente gallego que se producía por la necesidad del Partido Popular de buscar un candidato nacional fiable y con buen recorrido, después de la dimisión de Pablo Casado como líder del partido. Una llegada de Feijóo a la política nacional que parece gustar en las encuestas, que dan por claro favorito al candidato popular de cara a unos posibles comicios nacionales. Candidatura que los populares parecen estar dispuestos a defender desde todos los territorios autonómicos, mostrando una unidad de partido que elimine cualquier recuerdo de la lucha interna protagonizada por Pablo Casado e Isabel Díaz Ayuso hace algo más de un año.

Un plan de los populares que afecta especialmente a Galicia, que ha sido, hasta hace relativamente poco, no sólo uno de los claros bastiones populares a nivel nacional, sino también la «cuna política» de Núñez Feijóo. Una cuna que deberá demostrar la gestión del popular de cara a las elecciones de 2023, y que, a su vez, podría sufrir las consecuencias de los resultados electorales nacionales en el encuentro autonómico con las urnas en 2024.