sábado, 22 junio 2024

La crisis económica es peor de lo que se ve: cada vez más familias acuden a solicitar ayuda para gastos básicos

La crisis económica que atraviesa España afecta cada vez a más personas que no llegan a fin de mes y que se ven en la obligación de acudir a organizaciones benéficas para solicitar ayuda para cubrir necesidades básicas como la alimentación o el pago de los servicios públicos, pero hasta estas organizaciones se están viendo afectadas y reconocen que con los mismos recursos de hace dos años, en la actualidad cubren las necesidades de menos personas.

Así lo dejó saber Raúl Flores, coordinador de estudios de Cáritas España, quien en una conversación con Moncloa.com reconoció que el organismo necesita aproximadamente 15% más recursos para cubrir las mismas necesidades que ayudaban a cubrir hace dos años y de hecho señaló que una de los aspectos que han observado durante el último año es que cada vez hay más familias que solicitan ayudas para poder costear los gastos del pago de la vivienda.

«Tradicionalmente en Cáritas acompañamos a las personas a cubrir sus necesidades básicas, como el pago de las facturas de los servicios. También distribuimos tarjetas monederos para la compra de alimentos, pero que antes, hace dos años, con una tarjeta de 80 euros una familia compraba lo básico para alimentarse. Ahora con esa misma cantidad de dinero no da para mucho», señaló el portavoz de Cáritas.

Esta situación se compagina con lo que han señalado desde la Federación de Bancos de Alimentos de España, que aseguran que se ha incrementado el número de personas que acuden a las organizaciones benéficas a solicitar ayuda, que las donaciones han disminuido y que que los fondos de ayuda alcanzan cada vez para menos alimentos.

Cáritas necesita aproximadamente 15% más recursos para cubrir las mismas necesidades que ayudaban a cubrir hace dos años

Esta es la misma información que manejan en la Cruz Roja española, donde han notado un incremento significativo en el número de personas que acuden al organismo a solicitar ayudas para cubrir necesidades básicas. Así lo dejó saber José Javier Sánchez, director general de Inclusión Social de la institución, que informó sobre el aumento en más de 100 mil ayudas en comparación a las cifras de 2021.

«En una comparativa entre enero y agosto de 2021 y 2022, tenemos que el año pasado hubo 330.649 demandas de ayuda, mientras que en el mismo periodo de este año hubo 436.672 demandas de ayuda, lo que significa que son más de 100 mil demandas más y esto a su vez se traduce en 90.257 personas adicionales solicitando algún tipo de ayuda», explicó el portavoz de la Cruz Roja española.

Por su parte, Flores destacó que el patrón que han observado durante los últimos meses es que hay cada vez más familias que tras pagar la vivienda, durante los primeros días del mes, ya se quedan sin recursos para cubrir gastos de alimentación o pagar los servicios básicos, y que esto está sucediendo cada vez con más frecuencia en las grandes ciudades del país.

«En Cáritas acompañamos a perfiles de familias muy diversos, familias autóctonas, inmigrantes, es lo de siempre, pero tras esta última crisis que se ha desatado por el aumento de la inflación, ha aumentado el número de familias que, a pesar de tener un trabajo, necesitan ayuda para cubrir necesidades básicas», explicó Flores a este medio.

En el caso de la Cruz Roja, los investigadores han determinado que lo que más ha afectado a las personas es el aumento del IPC y como esto se traduce la incapacidad de poder hacerle frene a los gastos básicos de un hogar, pese a tener un trabajo y un ingreso fijo mensual.

«El 65% de las ayudas que se dieron en 2021 estaban vinculadas con la alimentación y en 2022, aunque todavía no tenemos las cifras porque no se ha terminado el año, debe estar más o menos por el mismo porcentaje, pero lo que ha crecido es el número de personas que demandan este tipo de ayudas», explicó José Javier Sánchez.

En cuanto al perfil que acuden a solicitar ayudas a la Cruz Roja española, están personas con hogares monomarentales o monoparentales, con hijos pequeños o adolescentes, personas solas y personas mayores. «Hay que tener en cuenta que en muchos hogares el gasto básico se ha incrementado, porque subió la factura de la luz, del gas, del combustible, de los alimentos y de la vivienda y que esto deja a mucha gente con un déficit de hasta 800 euros mensuales.

El portavoz de la Cruz Roja indicó que la situación se ha hecho más cuesta arriba para aquellas personas que llevan años tratando de salir de la exclusión y que medio habían logrado superar la crisis de 2008, y que cuando pensaban que iban a salir adelante les llegó la pandemia ocasionada por la Covi-19 y que ahora los ha afectado el tema de la inflación y la crisis ocasionada por la guerra en Ucrania, por lo que han sido una cadena de circunstancias que han afectado la economía de un gran número de personas.

Lo más relevante que han destacado los representantes de ambas organizaciones es cómo se ven afectados los hogares que tienen que destinar la mayor parte de sus ingresos al pago de la vivienda y cómo se ven afectados los presupuestos familiares por esta situación.

Es por ello que el portavoz de Cáritas señala que es importante que desde el Gobierno haya una política de acceso a la vivienda, pues advierte que la mayoría de las familias está volcando todos sus ingresos a cubrir esta necesidad.

Al final, la situación de crisis se ha generalizado en todo el país y son cada vez más las personas que se han visto afectadas por ello, sin que desde el Gobierno haya una clara política enfocada a superarla, al menos en el corto plazo.