martes, 29 noviembre 2022 05:40

Inmaculada Sanz tiene «antojos»: aplazadas sin fecha las oposiciones a la Policía Municipal

Las oposiciones a la Policía Municipal de Madrid siguen siendo un auténtico quebradero de cabeza, y un dardo directo a la reputación de Inmaculada Sanz. Una polémica a la que ahora se añade una nueva complicación: el retraso de las pruebas físicas del proceso selectivo, que las «malas lenguas» vinculan con los intereses personales de la cúpula del cuerpo de policía madrileño, y que han llevado a José Luis Martínez-Almeida a convertirse, una vez más, en el «portavoz» del Ayuntamiento de Madrid, saliendo cual caballero andante en ayuda de su concejala, ahogada cada vez más ante su apoyo al director general de la Policía Municipal, Pablo Enrique Rodríguez, uno de los claros salpicados por las muchas aparentes «imperfecciones» de la convocatoria de oposiciones al cuerpo.

Nada parece indicar que la Delegada de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid, Inmaculada Sanz, vaya a cambiar su aparente apoyo al director general de la Policía Municipal, Pablo Enrique Rodríguez. Silencio de la portavoz municipal que mantiene a Rodríguez en su cargo al frente de la policía madrileña, a pesar de la gran polémica que le ha salpicado en las últimas semanas sobre el escándalo de las oposiciones de la Policía Municipal, las cuales siguen generando incomodidad y enfado entre los estudiantes opositores, así como entre los agentes.

Tanto que, finalmente, el proceso selectivo ha sido «frenado», sin fecha de reactivación, mientras que el propio edil popular, José Luis Martínez-Almeida, ha tenido que salir «al rescate» de su portavoz, que ha evitado hacerse responsable de este proceso selectivo, del que también ha intentado eximir las culpas de su director general de policía, que sigue estando, al igual que la cúpula de la policía madrileña, en el punto de mira ante las presuntas «irregularidades» que acompañan al proceso selectivo.

LA POLICÍA MUNICIPAL «HUNDE» A INMACULADA SANZ

Desasosiego. Eso es lo que parece producir la gestión de la Policía Municipal de Madrid para su principal delegada dentro del Ayuntamiento de Madrid, Inmaculada Sanz, quien hasta ahora parece querer mantenerse al margen de cualquier polémica que surja alrededor de los agentes municipales. Especialmente, en el caso de las oposiciones, que salían recientemente a la luz por el escándalo en el que se han visto envueltos algunos de los máximos dirigentes de la Policía Municipal.

Así pues, el escándalo se cernía sobre el cuerpo de policía de la capital española después de conocerse que en el proceso de oposiciones, en el que se ofertaban plazas de cerca de 70.000 euros de ganancias anuales, las irregularidades se acumulaban sin que Inmaculada Sanz pareciese tener constancia de ello. En concreto, la vinculación de algunos de los aspirantes con la cúpula de la policía, así como la falta de plazas de promoción interna en la convocatoria, algo muy inusual, tal y como han confirmado a este diario fuentes sindicales de la policía. Polémica a la que recientemente se unía el retraso de las pruebas físicas de esta oposición; un suceso que, según destacan algunas fuentes, podría estar vinculado a los intereses personales de miembros de la cúpula de la policía.

Algo ante lo que, sin embargo, la responsable de la Policía Municipal en el Ayuntamiento de Madrid mantenía el silencio, asegurándose desde su departamento que estas cuestiones no pertenecen a su competencia. Un silencio que ha sido entendido como un claro apoyo al director de la policía madrileña, señalado de forma interna debido a las últimas informaciones publicadas sobre su persona, sin que esto parezca afectar a su futuro en la dirección del cuerpo. Un apoyo a Pablo Enrique Rodríguez que no estaría secundado por los opositores a estas plazas, muchos de los cuales se han visto agraviados, no sólo por los condicionantes de la convocatoria y los aparentes «favoritismos» de la cúpula, sino también por el retraso actual de las pruebas físicas; algo ante lo que las academias de preparatoria, especialmente la más vinculada con la Policía Municipal, han preferido mantener el silencio ante las preguntas de Moncloa.com.

Desconcierto ante el que Inmaculada Sanz ha vuelto a «desaparecer» del mapa, no sólo con su apoyo a Rodríguez, sino también en su decisión de paralizar las pruebas selectivas, tomada desde su departamento, pero sin contar con la «firma final» de la concejala. Algo que ha llevado incluso a José Luis Martinez-Almeida, el alcalde de la ciudad, a ser el que da explicaciones sobre estos hechos ante el resto de partidos y los medios de comunicación, ante una Inmaculada Sanz aparentemente sobrepasada por la situación.

DIVISIÓN EN EL PP ANTE EL PAPEL DE SANZ

Incómoda posición de Inmaculada Sanz ante las novedades de esta polémica oposición a la Policía Municipal, que parece no hacer otra cosa que «hundir» el futuro de la portavoz popular dentro de su propio partido. Un futuro que hasta ahora parecía incierto, pero que cada vez se tiñe más de negro, al menos, dentro del Ayuntamiento de Madrid; especialmente, ante las próximas elecciones, y tras el «batacazo» de la responsable ante las oposiciones de la Policía Municipal.

Y es que pocos son los que parecen confiar en la portavoz del Gobierno y delegada de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Madrid tras la guerra interna del Partido Popular, que demostró la clara división entre Isabel Díaz Ayuso y José Luis Martínez-Almeida. Y es que el edil y su equipo siguieron fieles a Pablo Casado, «sufriendo» posteriormente el castigo interno de Isabel Díaz Ayuso tras la dimisión del ex líder nacional de la formación y el alzamiento de Ayuso como presidenta del PP madrileño. Un castigo que no ha sufrido Inmaculada Sanz quien, en la celebración del último Congreso del PP en la capital, era «agraciada» con la confianza de Ayuso en un buen cargo dentro de la nueva Ejecutiva.

Un gesto que era entendido dentro del Ayuntamiento de Madrid como una clara «traición» de Sanz, no solo hacia el lado casadista de la formación, sino especialmente hacia José Luis Martínez-Almeida. Un recelo dentro del equipo del Ayuntamiento de Madrid hacia la portavoz popular que podría provocar que, a pesar de que el edil madrileño haya actuado en defensa de su gestión en la polémica de las oposiciones de la Policía Municipal, el futuro de Inmaculada Sanz esté más que sentenciado tras las elecciones municipales de 2023.