sábado, 26 noviembre 2022 10:07

El Gobierno aprende que la mejor manera de «gastar» los fondos COVID es guardarlos

Los fondos Covid se han convertido en una «pesadilla» para el Gobierno de España, debido a la clara amenaza de Bruselas de que dejará de proporcionar a España los fondos de recuperación Next Generation si no es capaz de gestionar correctamente esta gran inyección económica, de 200.000 millones de euros. Una situación ante la que el Gobierno de Pedro Sánchez ha optado por la prudencia; en concreto, el departamento de Carolina Darias, que ha decidido utilizar parte de estos fondos como «hucha» para próximos desafíos sanitarios.

La pandemia del coronavirus provocaba una brutal crisis social y económica a nivel internacional. Y es que el virus de Wuhan paralizaba gran parte de la economía mundial, haciendo que muchos países sufrieran un gran fiasco económico en sus estructuras económicas nacionales. Situación ante la que Bruselas lanzaba los Fondos de Recuperación Next Generation, destinados a potenciar las economías de los países miembros en unos momentos tan delicados. Entre ellos, España, que sufrían especialmente esta crisis del coronavirus por su gran dependencia económica del sector servicios y del turismo.

Así pues, el Gobierno de Pedro Sánchez recibía de Bruselas 200.000 millones de euros, siendo uno de los primeros países europeos en recibir parte de esta inyección económica, a cambio de prometer profundas reformas en diversos sectores de la economía nacional, como es el empleo o las pensiones. Unas reformas que, sin embargo, no sólo han tardado en llegar, haciendo a Europa vigilar muy de cerca a España, sino que muchos de los fondos COVID empleados por el Gobierno nacional parecen haber sido destinados a asuntos que poco parecen tener que ver con la recuperación de la pandemia.

EL GASTO DE LOS FONDOS COVID EN ESPAÑA

Sin duda, la inyección de los fondos de la Unión Europea a España supuso un gran alivio para la economía nacional. Y del mismo modo, un «éxito» internacional de Pedro Sánchez, que no dudaba en sacar pecho ante el éxito de sus negociaciones europeas para conseguir estos fondos. Unos fondos que eran repartidos entre las diferentes comunidades autónomas del país, y que eran invertidos, tal y como ha podido saber este diario, en distintos y sorprendentes proyectos.

En concreto, y tal y como desvelaba Moncloa.com, los fondos Covid eran utilizados en el Ayuntamiento de Madrid para pagar el coche oficial de un alto cargo de la policía municipal; una inversión que poco parece tener que ver con la recuperación económica del país tras la pandemia. Por su parte, desde Barcelona, Ada Colau utilizaba estos fondos de recuperación internacional para su «autopromoción«, financiando una campaña para mejorar la imagen de su gestión en la Ciudad Condal.

Del mismo modo, los alcaldes de diversas ciudades y provincias españolas también han invertido estos fondos en proyectos singulares, como es la celebración de las fiestas del pilar «versión online», financiadas por el alcalde de Zaragoza a través de los Fondos Covid, o la decisión del alcalde de Málaga de aprovechar este dinero para desatascar los aseos de sus playas. También señalado quedó el ex alcalde de Sevilla, Juan Espadas, que cargó a los fondos Covid de la ciudad la compra de comida para gatos.

CAROLINA DARIAS CREA UNA «HUCHA» CONTRA LA PANDEMIA

«El objetivo es preparar al Sistema Nacional de Salud para prevenir y afrontar posibles amenazas sanitarias globales, como la derivada de la pandemia de Covid-19, e incrementar las capacidades de salud pública para la respuesta ante posibles amenazas sanitarias». Con estas palabras, el Ministerio de Sanidad ha lanzado un contrato público destinado al cálculo del material sanitario en reserva necesario para poder afrontar nuevos desafíos epidemiológicos nacionales e internacionales.

Un contrato que, tal y como ha podido saber este diario, busca una «estimación del contenido de la reserva estratégica a partir de la estimación de las necesidades de contramedidas médicas para la respuesta a emergencias sanitarias derivada de la valoración del riesgo de las posibles amenazas y de los posibles escenarios en los que se podrían dar tales amenazas». Así pues, el departamento de Carolina Darias busca un estudio de las necesidades pandémicas del país, con la intención de invertir los fondos Covid en hacer una fuerte reserva médica nacional contra otras pandemias parecidas.

Eso sí, esta búsqueda de previsiones nacionales no saldrá «gratis» a los españoles. Y es que el departamento de Carolina Darias, aparentemente poco dispuesto a ser quien se responsabilice de estas previsiones sanitarias, que podrían salvar al país en el caso de una nueva emergencia epidemiológica, ha decidido contratar a una empresa externa para que gestione estos complicados cálculos de ahorro de material sanitario esencial.

En concreto, serán 50.000 euros los que el departamento de Carolina Darias destine a esta cuestión en 2023. Una cifra, pagada por todos los españoles, que será «invertida» desde Sanidad para crear una «hucha sanitaria» frente a otras pandemias internacionales. Eso sí, sin que este aparente gasto pueda evitar que otras administraciones sigan haciendo uso de este dinero de la Unión Europea para cuestiones polémicas como son la comida para gatos, o la descongestión de los baños públicos de la zona turística de Málaga. Algo que parece demostrar que, a pesar de lo sufrido durante la pandemia del Covid-19, las lecciones aún parecen estar por aprender dentro de la administración pública nacional, vigilada ahora por Europa.