jueves, 8 diciembre 2022 21:59

Plus Ultra saca del Consejo de Administración al venezolano implicado en los ‘Panama Papers’

La aerolínea Plus Ultra ha hecho el cuarto movimiento dentro de su Consejo de Administración en menos de dos años, y en este caso le ha tocado salir al venezolano Flavio-Pedro Antonio Borquez Tarff, quien entró dentro de la empresa en 2018, tras inyectar 1,2 millones de euros, con la intención de reflotar la compañía.

De acuerdo con las investigaciones que hicieron desde el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés), este personaje supuestamente formaba parte de una compañía que fue constituida en Barbados en el año 2009, pero el empresario entró en juego a partir de 2015, como parte de la directiva de la compañía off shore.

En Moncloa.com intentamos conocer la versión de la compañía para saber a qué se debía la salida del venezolano del Consejo de Administración, cuando la línea aérea había decidido que haría parte de la organización al menos hasta 2024, tras las reuniones que se celebraron en 2018, cuando se le permitió ingresar a través de la participación económica y la respuesta fue que supuestamente el empresario venezolano había solicitado la baja de manera voluntaria, alegando que había sido por motivos personales, según Santiago Fernández Lena, secretario del Consejo de Administración de la aerolínea.

Plus Ultra no ha parado de estar envuelta en escándalos de índole financiero desde que recibió el rescate de los 53 millones de euros por parte del Gobierno de Pedro Sánchez, a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), lo que originó la investigación y la imputación de la compañía, como persona jurídica, pues las autoridades no quedaron convencidas del todo convencidas del por qué el Estado español había decidido invertir recursos en esta compañía, como una de las empresas afectadas tras la pandemia ocasionadas por la Covid-19.

El escándalo de los Panama Papers explotó en el año 2016 cuando salió a la luz pública una cantidad de nombres de empresarios que gestionaron la constitución de compañías off shore mediante el bufete panameño Mossack Fonseca, para ser utilizadas en operaciones de presuntos casos de lavado de dinero o para evasión fiscal, sin embargo, desde la aerolínea señalan que no están seguros de que la salida del empresario se deba al hecho de que su nombre haya sido mencionado en ese escándalo, pues esa información se había filtrado mucho antes.

Ya en enero la compañía aérea sacó del Consejo de Administración al empresario español Fernando González Enfedaque y todos los movimientos que han hecho dentro de la empresa han sido con la intención de rendir cuentas ante los organismos españoles que están fiscalizando los movimientos de la compañía que buscan justificar las razones que han utilizado como argumentos para defenderse de los señalamientos que se hicieron contra Plus Ultra diversos partidos políticos que cuestionaron la legitimidad del salvamento económico que hizo el Gobierno de España a través de la SEPI.

Los escándalos de Plus Ultra han estado a la orden del día. Durante varios episodios la compañía dejó varados a pasajeros en el aeropuerto de Barajas, sin previa notificación a los afectados, bajo el argumento de que las autoridades venezolanas no habían autorizado el aterrizaje en Venezuela, a consecuencia de las medidas restrictivas que se habían aplicado por la Covid-19, pero además, los episodios de incidencias en los que sus pasajeros se han quedado varados en los aeropuertos a los que vuelan también se han repetido en Caracas, Venezuela, y en Lima, Perú.

En la actualidad, esta aerolínea ofrece vuelos entre y Santo Domingo, Cartagena, Bogotá, Caracas, Lima y Tenerife. En el verano pasado tuvieron una amenaza de huelga por parte de sus trabajadores, quienes presionaron a la directiva de la compañía, a quienes pedían un incremento de salarios, con el argumento de que tras haber recibido el rescate de 53 millones por parte del Gobierno español, a través de la SEPI, más la reactivación de los vuelos comerciales a todos los destinos que han incluido en su oferta, era necesario que la mejoría económica se reflejara en los sueldos de sus trabajadores.

La imputación que le hicieron a la compañía, por la investigación que se le abrió, fue a propósito de las sospechas que habían sobre el estado financiero de la empresa, pues para el momento en el que se aprobaron los fondos de rescate que se le dieron a Plus Ultra, se llegó a decir que estaba al borde del cierre, justo cuando se aprobaron los recursos del Estado español.

De momento, la opacidad informativa en relación con todo lo que ha sucedido con la compañía, y todas las versiones que señalan la presunta vinculación de la aerolínea con el régimen venezolano, han hecho que Plus Ultra sea percibida por los usuarios como una empresa con una reputación trastocada y cuestionada en reiteradas oportunidades.