lunes, 6 febrero 2023 18:24

La Policía Nacional tendrá nuevos cencerros y cascabeles estas Navidades

La Policía Nacional será la gran protagonista en la celebración de las Navidades 2023. Especialmente, en Madrid, donde la delegada del Gobierno, Mercedes González, ya ha anunciado la presencia de más de 1.000 agentes en las celebraciones navideñas en la región madrileña. Sin embargo, los agentes también formarán parte de estas celebraciones; al menos, en lo que se refiere a «recibir regalos» por Navidad. En concreto, la Banda Sinfónica de la Policía Nacional, que tendrá nuevos cencerros y cascabeles próximamente.

Después de dos años de pandemia, la celebración de la Navidad parece haber regresado por todo lo alto a España. Unas fiestas en las que se espera que el turismo, así como el consumo, vuelvan a niveles prepandémicos. Especialmente, en la Comunidad de Madrid, donde todo parece estar preparado para convertir las Navidades de 2022 en un evento memorable.

Un evento ante el que ya se preparan las principales administraciones públicas, que trabajan a contrarreloj para ofrecer las celebraciones que tanto esperan los madrileños, con más de 200 actos en la capital para celebrar la Navidad, con todas las garantías de seguridad posibles. Algo que llevaba a Mercedes González, la actual delegada de Gobierno en la Comunidad de Madrid, a asegurar que habrá más de 1.000 policías nacionales cuidando de los españoles en las calles de la capital durante estas fechas tan señaladas.

Sin embargo, parece que la Policía Nacional ha tenido un «regalo anticipado» de Navidad por parte de las arcas públicas del Estado: en concreto, cencerros y cascabeles.

LA POLICÍA NACIONAL SE LLENA DE MÚSICA

Así pues, tal y como ha podido saber este diario, lo cierto es que el Ministerio de Interior liderado por Fernando Grande-Marlaska, ha decidido «anticipar» un regalo de Navidad para la Policía Nacional: un regalo consistente en siete lotes de «instrumentos musicales para la banda sinfónica» del cuerpo policial, tal y como destacan los documentos oficiales. Unos documentos que también exponen que el ministro socialista invertirá más de 15.000 euros en este material.

En concreto, serán 15.935 euros los que las arcas públicas del Estado, a través del Ministerio de Interior, destinen a obtener nuevos instrumentos musicales para la banda sinfónica de la Policía Nacional. Instrumentos que, eso sí, no pasarán desapercibidos para la gran parte de la población española que en algún momento pueda tener acceso a esta banda musical.

Y es que, tal y como ha podido saber Moncloa.com, la banda está compuesta por algunos instrumentos musicales que, sin duda, no dejan indiferentes. Así pues, a los clarinetes, trompetas o flautas, se unen otros instrumentos musicales que, al menos en un primer momento, llaman la atención. Es el caso de los cascabeles, que estarán presentes en la banda, así como los cencerros, que también formarán parte de la Policía Nacional a partir de este contrato de Interior.

Del mismo modo, también se contempla la adquisición de panderetas, castañuelas, maracas, o el famoso «triángulo»; el instrumento que, sin duda, más puede destacar por ofrecer a policías y aficionados recuerdos de la infancia musical en el colegio.

CENCERROS SÍ, UNIFORMES NO

Sin embargo, esta «ofrenda musical» de Grande-Marlaska a la Policía Nacional podría no ser suficiente para que muchos agentes del cuerpo decidan «perdonar» los constantes atropellos del ministro de Interior, no sólo al cuerpo de Policía Nacional, sino a sus propias vidas. Y a la seguridad de sus compañeros y familias.

Y es que constante ha sido, en los últimos años, el enfrentamiento entre los agentes de la Policía Nacional y el ministro socialista, debido a la aparente desidia de Marlaska a la hora de gestionar el cuerpo. En concreto, su falta de actuación ante las fuertes necesidades de materiales que ha tenido la Policía Nacional en los últimos años para garantizar la seguridad de todos los españoles.

Así pues, mientras el ministro se mantenía en aparente silencio ante polémicas como el masivo salto a Melilla del pasado verano, los agentes repetían, de forma constante, que no cuentan con material ni personal suficiente para poder realizar su trabajo en condiciones de seguridad. Algo que han confirmado fuentes policiales a Moncloa.com, que han lamentado no disponer siquiera de suficientes chalecos antibalas, los cuales, en muchos cuarteles, se han convertido en objetos «calientes», pasando de un agente a otro al finalizar el turno. Algo que, sin duda, no garantiza la seguridad de los agentes.

Una precariedad a la que se unen otros elementos como la antigüedad de los coches oficiales, la falta de uniformes, o la falta de personal en algunas zonas conflictivas, y que han llevado a los principales sindicatos policiales a tener una lucha imparable contra el ministro. Un ministro que, sin embargo, parece estar más centrado en garantizar que los músicos sigan tocando mientras el «barco policial» parece hundirse sin remedio bajo su mando.