La AEMET nos explica qué significa cada color de las alertas meteorológicas y qué hay que hacer en cada caso

El amarillo, verde o rojo no solo representan colores, sino que también funcionan como herramientas de medición para evaluar la intensidad y peligrosidad de fenómenos meteorológicos. La Agencia Estatal de Meteorología diariamente utiliza estos colores en el mapa de España para señalar la rareza y el grado de peligro que estos fenómenos pueden representar para la población. ¿Pero cuál es su significado real y a qué fenómenos hacen referencia?

CUATRO NIVELES DE ALERTA CLASIFICADOS POR LA AEMET

paraguas Moncloa

En la página web de la Aemet, se establecen cuatro niveles de alerta que van desde el verde (sin riesgo) hasta el rojo (riesgo extremo), indicando la presencia de «fenómenos meteorológicos inusuales de intensidad excepcional» con un alto riesgo para la población.

En el espectro de alertas, encontramos el amarillo y el naranja, cuya diferencia fundamental recae en la presencia o ausencia de riesgo para la población. La alerta amarilla no implica un riesgo generalizado para la población, pero sí para actividades específicas, mientras que la alerta naranja califica el riesgo como «importante» y señala un grado de peligrosidad para las actividades habituales.