lunes, 17 junio 2024

¿Legal o ilegal? Esta es la multa de la DGT que más está dando que hablar

Con la llegada del invierno, los abrigos se erigen como fieles escuderos contra las implacables bajas temperaturas. Sin embargo, la transición de la calle al automóvil podría desencadenar más que la simple necesidad de combatir el frío. La Dirección General de Tráfico (DGT) ha puesto bajo su lupa y podría caerte una multa por un hábito aparentemente inofensivo pero sorprendentemente común: conducir con el abrigo puesto.

Aunque pueda sonar como una excentricidad normativa, la DGT ha lanzado una advertencia clara sobre los riesgos asociados con esta práctica. El vaivén de las temperaturas invernales nos induce a mantener nuestros abrigos puestos incluso al abordar el vehículo, ya sea en desplazamientos cortos o tras dejar el automóvil al aire libre. A pesar de su aparente inocencia, la DGT desaconseja esta costumbre y, en circunstancias específicas, podría desplegar multas inesperadas.

Te invitamos a un viaje fascinante por las intrincadas sendas de las normas de tráfico menos conocidas, donde la moda invernal se encuentra con la rigidez de la ley. Un recordatorio de que, incluso en la estación más fría, el camino hacia la seguridad vial a menudo se teje entre capas de reglamentación.

2
Abróchate bien el cinturón: La DGT advierte sobre los peligros de conducir con abrigo

multa

El desconocimiento de la norma no exime de su cumplimiento, y la DGT está decidida a recordárnoslo cuando se trata de un hábito tan común como conducir con el abrigo puesto. Este aparentemente inofensivo acto puede acarrear sanciones, ya que, según el Reglamento General de Circulación, el conductor debe garantizar su libertad de movimientos y un campo de visión adecuado para mantener la seguridad propia y de los demás.

Conducir con un abrigo voluminoso, además de infringir la normativa, puede dificultar los movimientos necesarios para el correcto manejo del volante. Pero la preocupación no termina ahí: el grosor de la prenda también podría comprometer la eficacia del cinturón de seguridad. Así que, antes de darle rienda suelta al frío, asegúrate de abrocharte bien el cinturón y evitar que tu estilo invernal te lleve a un encuentro no deseado con la ley.