¡El secreto está en la salsa! Prepara unas patatas bravas insuperables y en media hora

Las patatas bravas, una tentadora delicia de la cocina española similar a la tortilla de patatas o las albóndigas en salsa, son mucho más que un simple plato de papas. Se trata de una experiencia culinaria arraigada en la rica tradición gastronómica del país ibérico. Desde su origen en las típicas tabernas de Madrid hasta su difusión en todo el territorio español y más allá, estas patatas han conquistado los paladares de los amantes de la buena comida.

La magia comienza con la elección de las patatas. Se prefieren variedades de pulpa firme que mantengan su forma al cocinarse, permitiendo que el exterior se torne crujiente mientras el interior permanece tierno. El proceso de cocción se convierte en un ritual, donde las patatas, después de ser cortadas en cubos uniformes, se sumergen en agua hirviendo con un toque de sal. Este paso previo a la cocción en el horno es fundamental, ya que prepara las patatas para absorber el aceite de oliva, el cual, al ser esparcido sobre ellas, crea ese dorado perfecto y esa textura crujiente que todos anhelamos.

1 22 Moncloa

La salsa brava, el alma de este plato, es una amalgama de sabores y aromas. En su preparación, se combinan tomates maduros con cebolla y ajo, creando una base que evoca el perfume de los huertos mediterráneos. Los pimentones dulces y picantes se unen para teñir la salsa con un color y un sabor que despiertan los sentidos. La adición de la harina, cuidadosamente incorporada, actúa como el aglutinante, transformando la mezcla en una salsa espesa y sedosa. El toque final, el caldo de pollo o vegetal, otorga esa profundidad y riqueza de sabor que hace que esta salsa brava sea única.

El montaje es una ceremonia en sí misma. Las patatas, recién salidas del horno, exhiben su tono dorado y su irresistible crujido. Estas cubiertas de salsa brava, generosamente vertida sobre ellas, adquieren un aspecto tentador. La salsa se mezcla con los cubos de patata, amalgamando sabores, texturas y temperaturas en un baile culinario que invita a los comensales a sumergirse en una explosión de sabores.

Servidas en una tradicional terraza española o en el calor del hogar, las patatas bravas son mucho más que un aperitivo. Son un tributo a la cultura, a la historia y al aprecio por los placeres sencillos de la vida. Este plato, sin pretensiones pero repleto de sabor, invita a disfrutar con amigos y familiares, acompañado de una buena conversación y, por supuesto, una bebida refrescante para contrastar con el toque picante de la salsa. Cada bocado de estas patatas bravas es un viaje a través de los aromas y sabores de España, donde la simplicidad se convierte en la máxima expresión del deleite gastronómico.

Ingredientes:

  • 4-5 patatas medianas
  • Aceite de oliva
  • Sal y pimienta
  • Para la salsa brava:
    • 2 tomates maduros
    • 2 dientes de ajo
    • 1 cebolla
    • 1 cucharadita de pimentón dulce
    • 1/2 cucharadita de pimentón picante
    • 1 cucharada de harina
    • 1 taza de caldo de pollo o vegetal
    • Sal y pimienta al gusto
    • Aceite de oliva

Preparación de las Patatas

2 7 Moncloa
  1. Lava bien las patatas y córtalas en cubos medianos, asegurándote de mantener un tamaño uniforme para una cocción pareja.
  2. En una olla grande, vierte agua y agrega sal. Lleva a ebullición y cocina los cubos de patata durante 8-10 minutos o hasta que estén tiernos pero firmes.
  3. Una vez cocidas, retira las patatas y escúrrelas. Déjalas reposar y secar mientras precalientas el horno a 200°C.

Horneado de las Patatas

  1. Coloca los cubos de patata en una bandeja para hornear previamente engrasada con aceite de oliva.
  2. Rocía un poco más de aceite de oliva sobre las patatas y sazona con sal y pimienta al gusto.
  3. Hornea durante 25-30 minutos o hasta que estén doradas y crujientes por fuera, asegurándote de darles la vuelta a mitad del tiempo para que se cocinen de manera uniforme.