El truco para calentar el coche rápidamente en las mañanas frías

Se acerca la temporada de frío con sus temperaturas bajo cero y heladas, donde vemos a los conductores abrigados y con guantes para enfrentar los primeros kilómetros del día. Aunque esta escena es recurrente, podemos contrarrestarla (o evitarla) con algunos trucos sencillos. Al igual que resulta incómodo conducir con los mandos del coche calientes, volante ardiente y la palanca de cambios como un hierro al rojo vivo, tampoco es agradable manejar un automóvil temblando y con las manos heladas. Es crucial aclimatar el habitáculo lo más rápido posible en estos días de frío.

Durante invierno y verano, contar con una plaza de garaje es un privilegio que no todos disfrutan. Por ello, muchos conductores se enfrentan cada mañana al hielo y la nieve que cubren el interior de sus vehículos, además del parabrisas, por supuesto. Lo primero que se debe hacer es liberar las lunas y la carrocería del hielo para circular con seguridad. Aunque no se recomienda dejar el coche parado con el motor encendido durante varios minutos, puede resultar útil ponerlo en marcha unos 30 segundos antes de emprender la marcha.

CÓMO SE ACTIVA LA CALEFACCIÓN

encender Moncloa

Antes, cuando los coches llevaban carburadores, era común dejar el coche encendido unos minutos, pero en vehículos modernos no es necesario. Sin embargo, es importante considerar que algunos aceites pueden ser más densos, por lo que calentar ligeramente el coche antes de conducir puede ser beneficioso. Esto facilita que el motor alcance la temperatura adecuada y que la calefacción comience a funcionar pronto. La calefacción empieza a emitir aire caliente cuando el motor ha alcanzado la temperatura adecuada; hasta entonces, los ventiladores solo moverán aire frío, lo cual es contraproducente si se busca calentar el interior rápidamente.