domingo, 14 julio 2024

15 organizaciones ecologistas piden a Ribera más protección marina en el Mediterráneo

Un total de 15 organizaciones ecologistas han pedido al Gobierno central continuar con el compromiso y redoblar los esfuerzos para conseguir la protección efectiva del 30 por ciento del Mediterráneo español para 2030.

Se trata de las entidades medioambientales ANSE, ClientEarth, Ecologistas en Acción, Fundación Marilles, GEN-GOB, GOB Mallorca, GOB Menorca, Greenpeace, OceanCare, Oceana, Save the Med, SEO/BirdLife, Tursiops, Vell Marí y WWF, las cuales se han reunido este miércoles con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

En la reunión se han reconocido los avances alcanzados hasta la fecha, con un 21 por ciento de superficie marina designada en España, y se ha insistido en la importancia de que el país siga avanzando en el cumplimiento de sus compromisos internacionales para proteger el medio marino.

Durante el encuentro, representantes de las diferentes organizaciones han hecho especial referencia a la importancia de los espacios marinos protegidos (EMP) para la conservación del mar.

«Es urgente que España cumpla con los acuerdos internacionales de protección del medio marino. Estos acuerdos establecen la necesidad de alcanzar un 30 por ciento de los mares bajo protección y gestión eficaces, así como garantizar que el diez por ciento del mar quede bajo protección estricta, libre de actividades antrópicas que puedan comprometer su salud ambiental», han indicado.

Asimismo, han subrayado la importancia de que el Ministerio elabore planes de gestión ambiciosos y participativos, y que destine «los recursos necesarios para su implementación, de modo que esta protección sea real y efectiva».

La propuesta ‘Acuerdo marino entre organizaciones ambientales para la protección de un 30 por ciento del Mediterráneo español’ incluye acciones para garantizar una gestión adecuada de los EMP.

El documento insiste en la importancia de elaborar e implementar planes de gestión efectivos, y subraya la necesidad de designar nuevas zonas protegidas y asignar los recursos necesarios para identificar nuevos enclaves de biodiversidad adicionales más allá del 30 por ciento, si fuera oportuno.

También detalla acciones para la restauración de ecosistemas y la recuperación de especies vulnerables. Por eso, entre los objetivos propuestos se encuentran el desarrollo, publicación e implementación de los planes de recuperación de especies vulnerables o en peligro de extinción como el angelote (‘Squatina sp’), la nacra (‘Pinna nobilis’), la pardela balear (‘Puffinus mauretanicus’) o la tortuga boba (‘Caretta caretta’).

Cabe destacar que algunos de estos planes están en proceso de tramitación, «lo que demuestra el compromiso activo de todas las partes interesadas en la conservación de la biodiversidad marina», han remarcado las entidades.

PLANES APROBADOS O REVISADOS Y CON OBJETIVOS AMBICIOSOS

Las organizaciones han avisado, además, que la protección solamente será efectiva si cuenta con los recursos necesarios para garantizar una gestión adecuada de estos espacios, además de un seguimiento y una vigilancia eficaz.

Sin olvidar la divulgación de los valores de los EMP entre la población para concienciar e implicar en la protección de estas, han solicitado que en 2030 todos los EMP designados hasta 2025 dispongan de planes de gestión aprobados o revisados, y con objetivos ambiciosos y medidas concretas.

Los ecologistas reclaman a Teresa Ribera más protección con el medio ambiente marino del Mediterráneo.
Los ecologistas reclaman a Teresa Ribera más protección con el medio ambiente marino del Mediterráneo.

Entre otras medidas, el acuerdo propone actuaciones para minimizar el impacto de las capturas accidentales en artes de pesca, la pesca de arrastre y la pesca fantasma; adoptar medidas para reducir el ruido submarino producido por el tráfico marino y otras actividades civiles y militares; tomar medidas eficaces que eviten la muerte de las ballenas y otras especies de fauna marina por culpa de las colisiones con barcos o mejorar la calidad de las aguas costeras, persiguiendo el vertido cero y mejorando los sistemas de saneamiento.

Por último, la propuesta insiste en apostar por una gobernanza participativa para la designación, elaboración, puesta en marcha y evaluación de los planes de gestión de los espacios marinos protegidos como base metodológica para alcanzar los objetivos de protección y conservación.

UNA GRAN BIODIVERSIDAD AMENAZADA

Las organizaciones ecologistas han señalado que «la doble crisis actual –climática y de pérdida de biodiversidad– supone una grave amenaza para el mar Mediterráneo».

Con más de 17.000 especies marinas –el 18 por ciento de las conocidas en todo el mundo–, el Mediterráneo es una de las zonas con más biodiversidad del planeta pero también una de las más amenazadas. «Las temperaturas medias de toda la cuenca ya están 1.5°C por encima del nivel preindustrial y el declive de sus ecosistemas, como las praderas de plantas marinas, ya es una realidad», han añadido.

Del mismo modo, han sostenido que el Mediterráneo «es un mar que sufre grandes impactos derivados del turismo masificado, del intenso tráfico marítimo o del crecimiento urbanístico del litoral y es uno de los más sobreexplotados del mundo».

El documento presentado este miércoles parte de la convicción de que las políticas ambientales propuestas serán fundamentales para sentar las bases de un futuro en que el Mediterráneo prospere y pueda seguir siendo una fuente de vida, bienestar y cultura para nuestra sociedad», han concluido.