lunes, 27 mayo 2024

El truco express para aplacar la ansiedad en menos de un minuto

La ansiedad es uno de los problemas de salud mental con mayor presencia en la sociedad actual. Este trastorno provoca que tengas sensación de peligro, temor, preocupación, taquicardia, dolor de cabeza, palpitaciones, mareos, sensación de ahogo, y náuseas sin motivo aparente. Además, provoca una sensación de incapacidad de reaccionar y de encontrar una respuesta adecuada a los problemas que reproduce la mente.

Los especialistas han recomendado diversas acciones a tomar para prevenir los ataques de ansiedad, entre ellos está comer de manera balanceada y evitar alimentos saturados, con azúcar y con gluten; mantener una rutina de ejercicio diaria de al menos 30 minutos y acudir a terapia al menos dos veces al mes, dependiendo de tu requerimiento.

Truco para frenar la ansiedad

Truco para frenar la ansiedad

Los ataques de ansiedad son más fáciles de controlar si estás acompaño, sin embargo, estos pueden ocurrir en cualquier momento y sin previo aviso, por lo que es importante que estés preparado para que puedas lidiar con ellos. El truco rápido que te ayudará es la acupresión, consiste en presionar con los dedos o con algún instrumento en puntos concretos del cuerpo para tratar alguna dolencia. En el caso de la ansiedad, debes presionar con el pulgar, con firmeza pero sin que duela, entre las cejas, haciendo círculos.

Si esto no te funciona, prueba con la digitopuntura. Presiona puntos estratégicos en el cuerpo para ayudar a tu relajación, el de mayor efecto está ubicado en ambas manos, entre los dedos índice y pulgar. Estos puntos de relajación también se encuentran detrás de los gemelos y en la parte posterior del cuello.

Métodos que te ayudarán a controlar tu ansiedad

Métodos que te ayudarán a controlar tu ansiedad

Al sufrir un ataque de ansiedad, pánico o de estrés provoca que se acelere la respiración, por lo que es común hiperventilar y tener dificultad para respirar. Para combatir este síntoma, debes realizar ejercicios de respiración controlada e inhalar al ritmo de dos segundos y otros cuatro de espiración. Esta es una práctica que debes hacer diariamente para acostumbrar a tu cuerpo a entrar más fácilmente en estado de relajación.

Sumado a esto, debes tratar de tener el control de los pensamientos. Cuando un pensamiento negativo llegue a tu mente, pregúntate si tiene algún fundamento y si el temor que tienes está relacionado con hechos reales. Ayúdate con ejercicios de meditación, 20 minutos al despertar le darán claridad a tu mente y también contribuirán a que enfoques tus pensamientos ansiosos en recuerdos felices.