lunes, 17 junio 2024

España vigila su ciberespacio para evitar a los hackers rusos en las elecciones europeas

El Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe), entidad dependiente del Ministerio para la Transformación Digital y de la Función Pública, a través de la Secretaría de Estado de Digitalización e Inteligencia Artificial, ha desplegado un operativo especial de cara a las elecciones europeas que se celebrarán el próximo 9 de junio.

El pasado 6 de mayo el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, presidió la reunión en la que se activó la red de coordinación para garantizar la seguridad en las próximas elecciones europeas y evitar injerencias extranjeras que podrían influir en los resultados electorales. No se dice claramente pero todos los países europeos temen el incremento de la actividad de los temidos hackers rusos.

Esta red, que desde 2019 se ha puesto en marcha en todos los procesos electorales celebrados, «sigue las recomendaciones de la Unión Europea para salvaguardar el derecho al voto de la ciudadanía en medio de un contexto internacional sujeto a nuevas amenazas sobre las comunicaciones y sistemas informáticos, además de procesos de desinformación», según publica el propio Incibe. La principal amenaza reconocida por todos los países de la Unión Europea son los hackers rusos que desplegarán una gran actividad entre el 6 y el 9 de junio, ya que durante esos días se celebran las elecciones en todos los países europeos, aunque las fecha varían dependiendo del país.

En España, además de la seguridad física garantizada por el despliegue de Policía Nacional, Guardia Civil, policías autonómicas y locales, la red del Incibe se ocupará también de la protección frente a las ciberamenazas. Una misión en la que intervendrán también los centros de respuesta ante emergencias informáticas (CERT) de la Administración, la Oficina de Coordinación de la Ciberseguridad (OCC), el Instituto Nacional de Ciberseguridad (INCIBE) y el Centro Criptológico Nacional (CCN), según el despliegue adelantado por Interior.

En concreto, el Incibe vigila durante las 24 horas desde el pasado 15 de mayo y lo hará hasta el 6 de junio para garantizar la seguridad digital de las principales entidades y empresas con papeles activos en estos comicios, como los partidos políticos, las empresas de soporte a los procesos electorales o los operadores de servicios críticos, esenciales y de interés, especialmente vinculados al sector salud, infraestructuras digitales, telecomunicaciones, transporte, suministro de aguas y residuos, químico, alimentación, servicios postales y de mensajería, energía, infraestructura bancaria y mercado financiero, proveedores de servicios digitales y proveedores de la Administración pública.

El teléfono de ayuda 017 servirá como servicio de referencia para la prevención y reacción ante problemas de ciberseguridad y activará un procedimiento especial, reforzando las capacidades y horario durante la fase crítica del proceso, con un servicio específico centrado en la gestión de incidentes relacionados con los comicios municipales, donde la ciudadanía y las empresas podrán consultar todas sus dudas o pedir ayuda ante cualquier tipo de problema simplemente llamando al 017.

ELECCIONES EUROPEAS EN LA DARK WEB

Para cumplir con los objetivos de este cometido, el Incibe realizará vigilancia digital sobre datos en fuentes abiertas y de terceros, así como datos que provengan de fuentes de inteligencia de acceso público o privado, y vigilancia digital en fuentes opacas, como en la Deep Web (redes anónimas) o la Dark Web (contenido web no indexado), que no son accesibles mediante métodos tradicionales.

Del mismo modo, prestará especial atención a la detección y seguimiento de actividad maliciosa o potencialmente maliciosa, estableciendo una priorización y clasificación de riesgos digitales, y realizará investigaciones y seguimiento de amenazas anónimas potencialmente. Para ello, Incibe generará alertas sobre amenazas específicas y globales y monitorizará nuevos dominios sospechosos e Internet, potencialmente relacionados con temática electoral o entidades involucradas, según explican desde el Instituto.

SEGURIDAD POLICIAL

Además de las amenazas cibernéticas a pie de urnas más de 95.000 agentes de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se integrarán en el dispositivo de seguridad diseñado por la Secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior para garantizar el correcto desarrollo del proceso electoral con la elección de los 61 miembros españoles del Parlamento Europeo de los 751 que componen la cámara.

Putin podría incidir en las elecciones europeas
Putin podría incidir en las elecciones europeas

La Instrucción 3/2024 del secretario de Estado de Seguridad, Rafael Pérez, atribuye a este dispositivo policial, entre otras misiones, la adopción de las medidas de prevención necesarias para detectar cualquier acción que perturbe el normal desarrollo de los comicios y la protección de actos y lugares relacionados con el proceso electoral, como las sedes de partidos políticos, federaciones, coaliciones o agrupaciones de electores que concurren a los comicios o los colegios electorales durante la jornada de reflexión y a lo largo de la jornada de votación mediante dispositivos de seguridad fijos o móviles, entre otras misiones.

El despliegue policial estará integrado por más de 95.000 miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. De ellos, 28.034 pertenecen a la Policía Nacional -a los que hay que sumar 106 agentes de la unidad adscrita a la Generalitat Valenciana- y 47.585 de la Guardia Civil.

Por su parte, y en los territorios de su competencia, los Mossos d’Esquadra desplegarán 4.700 agentes en Cataluña, la Ertzaintza 1.227 en el País Vasco, la Policía Foral de Navarra 260 en esta comunidad autónoma y la Policía Canaria otros 67. Completan el dispositivo 13.222 agentes de distintos cuerpos de policía municipal.